El cubano que, con un MiG-23, es el único piloto latinoamericano que ha derribado un caza ‘Mirage’

Dominio público
Fue en un combate librado en 1987, durante la guerra de Angola.

Entre el 9 de septiembre y el 7 de octubre de 1987, las Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola (FAPLA), en un intento de someter finalmente al movimiento insurgente angoleño UNITA en el sureste de Angola, fue repelido de manera decisiva en una serie de combates en el río Lomba por la intervención de las SADF (Fuerzas de Defensa de Sudáfrica).​ Con las FAPLA en retirada hasta el punto de partida de su ofensiva, en Cuito Cuanavale (un municipio en el sureste de Angola, región fronteriza con Namibia y Zambia) el SADF y la UNITA lanzaron una ofensiva y comenzó el asedio con bombardeos con artillería de largo alcance, el 14 de octubre. Ante la posibilidad de ser derrotados​, Angola pidió ayuda a Cuba.

MiG vs Mirage

El 27 de setiembre de 1987, una pareja de MiG-23ML cubanos liderados por era el Mayor Alberto Ley Rivas, despegó para cubrir una misión de rescate de helicópteros por la zona de Cuito Cuanavale, cuando recibieron un aviso del radar terrestre: dos cazas sudafricanos penetraban en el espacio aéreo angolano y se dirigían hacia el norte.

Los MiG-23ML siguieron la las indicaciones del radar y se dirigieron en rumbo de interceptación hacia los Mirages, aproximándose de frente. Eran dos Mirage F1CZ del 3° Escuadrón de la SAAF, pilotados por el Comandante Carlo Gaggiano y el Capitán Arthur Piercy.

El radar del MiG-23ML de Chávez fijó al primer Mirage F1 a 12 km, pero no pudo disparar su misil R-24 de mediano alcance. Los cazas giraron, y desde su posición el MiG-23ML de Rivas quedó delante, Rivas llevaba sólo misiles de corto alcance R-60MK (clave OTAN AA-8 Aphid).

Vista aérea de la parte inferior de un avión MiG-23 armado con R-60MK en las estaciones del fuselaje

Las dos parejas de cazas se cruzaron de frente, y giraron en la horizontal intentando colocarse en la cola del enemigo. Los MiG-23ML eran más maniobrables y lograron colocarse en la cola de los aparatos franceses. Disparando contra ellos. Un R-60MK explotó en la cola de unos de los Mirage. Eran las 14:36 horas. El otro Mirage, al ver la suerte de su compañero, picó hacia tierra bruscamente, y abandonó el combate en vuelo rasante hacia Namibia.

Los MiG-23ML intentaron perseguir al segundo avión, pero estaban ya al límite de combustible, y regresaron a su base. El Mayor Alberto Ley Rivas, de 32 años y que cumplía aquel 1987 su tercera campaña en Angola, aterrizo feliz celebrando su victoria.

Arthur Piercy pudo salir del combate, pero averiado, picó a tierra para escapar, y a toda velocidad se dirigió a su aeródromo de Rundu, en Namibia. El misil R-60MK había explotado cerca de la tobera, dañando las alas y timones. El paracaídas de frenado se había desprendido, pero lo peor era que el sistema hidráulico, había quedado seriamente dañado y comenzó a fallar. Piercy apenas controlaba su Mirage F1CZ, y al intentar aterrizar se salió de la pista, estrellándose y perdiendo el tren de aterrizaje. Debido al golpe, la catapulta se disparó, pero el paracaídas de Piercy no tuvo tiempo de abrirse, y chocó contra tierra. Como consecuencia Piercy se dañó seriamente la columna y quedó inválido.

Durante años Sudáfrica ocultó la pérdida por combate de este Mirage, calificándola de accidente, aunque hoy reconoce que la causa de su pérdida fue el combate con Rivas.

De los demás combates librados entre los aviones cubanos y los sudafricanos la información es muy vaga por ambos bandos. La victoria de Rivas fue la única victoria detallada abiertamente en fuentes cubanas, aunque el Jefe de la DAAFAR (Defensa Antiaérea de las Fuerzas Armadas revolucionarias) en 1987-1999, General de División Rubén Martínez Puentes declaró que las victorias fueron varias: “No fueron pocas las naves sudafricanas derribadas por nuestros pilotos”. Por ejemplo, el piloto de MiG-23 Teniente Coronel Eduardo Gonzáles Sarría, reclamó un Mirage derribado.

Según relató Juan Ariel Toledo en dos artículos publicados en la web de la cubana Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas las fuentes rusas y polacas también hablaron de varias victorias de los MiG-23 cubanos. Vladímir Ilin, especialista de aviación del TsAGI de Rusia (Instituto Central Aerohidrodinámico), adjudicó a los MiG-23 en Angola 3 victorias aéreas: 2 Mirage y 1 Impala y 1 Mirage que regresó averiado, pero se estrelló al aterrizar, posiblemente el Piercy, sumando un total 4 victorias entre 1987-1988. Lass fuentes sudafricanas, por siu lado, negaron estas posibles victorias cubanas en combates aéreos, aunque tampoco se adjudicaron MiG-23 derribados en tales combates.

LEE MÁS: Cuando un piloto cubano y su MiG-21 salvaron la vida de 16 compatriotas en plena Guerra de Angola

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies