El exótico hidroavión supersónico soviético que era capaz de transportar armas nucleares

 Oficina de diseño de Miasishchev

Oficina de diseño de Miasishchev

Al comienzo de la Guerra Fría, la oficina de diseño experimental soviético Miasishchev desarrolló un hidroavión con características que eran casi increíbles para su época. Podía portar armas nucleares y era supersónico.

Los hidroaviones eran considerados los reyes del cielo a principios del siglo XX. Fueron utilizados activamente en la Segunda Guerra Mundial para operaciones de reconocimiento, coordinación del fuego de artillería y rescate. Tras 1945, estos vehículos fueron reemplazados lentamente por reactores que disponían de un radio mayor de acción.

En la URSS, el proyecto M-70, presentado por la Oficina de Diseño y Experimentación Mjasischev, no solo era un hidroavión-bombardero capaz de transportar armas nucleares, sino también un aparato supersónico que alcanzaba velocidades de Mach 1,7 a 2,4. Una de las versiones del avión debería ser capaz de disparar misiles de crucero desde una altura de 21 kilómetros y otra desde una altura de 15 kilómetros.

En el libro escrito pot Jefim Gordon y Sergueé Komisarov, Soviet and Russian Testbed Aircraft, sobre proyectos de aviones que no llegaron a buen puerto durante el período de 1925 a 2010, pueden verse las misiones que estaban destinadas al M-70. Así, el avión debía realizar ataques con misiles de crucero o bombas convencionales contra barcos enemigos en todo tiempo y desde varias alturas, así como realizar reconocimientos y fijar objetivos para submarinos. Cabe señalar que el hidroavión tenía la capacidad de repostar desde submarinos.

La construcción del M-70 era muy sofisticada: un avión aerodinámico con dos motores en la parte superior del ala. Lo más curioso era su forma de amerizaje, con tres hidroesquíes retráctiles, uno en la parte delantera, dos debajo del ala, así como un ala submarina retráctil debajo del casco. La tripulación del avión estaba formada por tres miembros.

El desarrollo del proyecto se vio obstaculizado por el desarrollo de bombarderos supersónicos terrestres, que tuvo lugar en la oficina de diseño Miasishchev. Además, la necesidad de bombarderos anfibios estratégicos, como en muchos otros proyectos de aviones exóticos, desapareció con la llegada de los misiles balísticos.

LEE MÁS: Cuando la URSS diseñó un submarino volador para usarlo en la Segunda Guerra Mundial 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies