Competición brutal: soldados de las fuerzas especiales rusas “batallan” para ser los mejores (Fotos)

Servicio de prensa de la Universidad de las Fuerzas Especiales de Rusia
Echa un vistazo a los 500 mejores oficiales de operaciones especiales rusos y de la CEI que luchan contra los “enemigos”. Los ejercicios tuvieron lugar en Chechenia. Los participantes superan obstáculos naturales y pasan duras pruebas con el objetivo de obtener el título de mejor equipo antiterrorista

Biatlón. Los mejores combatientes de los destacamentos del SOBR (Unidad Especial de Respuesta Rápida), del FSB (Servicio de Seguridad Federal) y del Ministerio de Defensa se enfrentan a siete kilómetros de obstáculos, antes de pasar al tiro al blanco, una prueba contra los “terroristas”, en la que se utilizan pistolas, rifles de asalto, ametralladoras y escopetas.

Examen individual para los ametralladores. Se lleva al combatiente de operaciones especiales a un lugar desconocido en las montañas. Tiene que eliminar cuatro objetivos con disparos ininterrumpidos, después tiene que huir y esconderse en un campamento cercano y descargar el resto del cargador contra los enemigos situados a distancia.

El conductor abandona el buggy junto con el artillero, toma su carabina y se traslada a un lugar a la izquierda para disparar contra los objetivos.

Examen individual para los francotiradores. Después de una señal, el francotirador debe subir las escaleras hasta el último piso de un edificio de siete pisos, vigilar los alrededores y eliminar al “terrorista”, ubicado a medio kilómetro del edificio.

Examen individual para los tiradores de subfusil. El combatiente debe eliminar los objetivos mientras conduce un buggy.

Después de que un soldado llega al lugar de reunión, tiene que irrumpir en el edificio con el objetivo de matar al resto de los objetivos y liberar al “rehén”.

Asalto de un edificio. Un equipo que utiliza un quad dron debe acercarse al segundo piso y eliminar sus “vigías”, mientras encuentra un lugar seguro para colocar y lanzar el dron. Al terminar, el comandante da la orden de que salgan el artillero y el grupo que cubre.

Mientras tanto, el francotirador se traslada a la azotea del edificio adyacente. Tras ver a un vigía, debe eliminar a un combatiente enemigo que se esconde en una “residencia privada", detrás de una ventana. 

Entonces el grupo de asalto irrumpe en la residencia privada.

LEE MÁS: Desmontamos los mitos que rodean a un francotirador profesional

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies