Ruso diseña un autobús eléctrico en el que se facilita el distanciamiento social

Arrival
Mientras el Covid-19 sigue causando estragos en el transporte en todo el mundo, un empresario ruso ha propuesto soluciones innovadoras y ecológicas para nuestra crisis de transporte.

Una de las industrias más afectadas por la pandemia de coronavirus es el transporte. Las aerolíneas se han visto obligadas a cerrar la mayoría de las rutas, las estaciones de metro están operando con servicios limitados y el uso del transporte público en general nos tiene a todos ansiosos. Esta situación ha hecho que muchos investigadores, líderes comunitarios y jefes de empresa se pregunten: ¿cómo tenemos que repensar nuestro futuro? 

El ruso Denís Sverdlov, fundador de la compañía británica Arrival, ha dado una respuesta convincente. Ya se habla de esta compañía que en el negocio de los vehículos eléctricos ha diseñado autobuses de transporte público, que no solo prometen reducir las emisiones de carbono, sino también proteger a los pasajeros mediante el empleo de medidas de distanciamiento social en el interior de los vehículos.

¿Cómo lo hace?

El autobús

Anunciado en junio, el Arrival Bus está diseñado con un interior ajustable para permitir a los pasajeros seguir las medidas de protección mientras viajan y minimizar el riesgo de contraer o propagar el coronavirus.

La adaptación de la cantidad de pasajeros, y el espacio entre ellos, es clave para el acercamiento y es lo que hace que el Arrival Bus sea diferente a otros vehículos. Los asientos pueden cambiarse en diferentes configuraciones para permitir un espacio adicional entre los pasajeros o retirarlos por completo. Una serie de barreras de plexiglás ofrecen protección adicional, así como señales que no se tocan permiten a los conductores saber que se ha solicitado una parada. El autobús también cuenta con asientos sin costuras, que ayudan a limpiar y desinfectar el interior con mayor eficacia.

Esta flexibilidad es una ventaja importante ya que, aunque las restricciones se están reduciendo en Rusia y en todo el mundo, ciertas medidas de distanciamiento social pueden estar en vigor hasta 2021 o incluso 2022.

Pero incluso sin tener en cuenta el virus, hay una serie de características que realmente hacen del Arrival Bus sea el autobús del futuro. Estará equipado con tecnología inteligente, que permitirá a los pasajeros seleccionar su parada desde sus teléfonos inteligentes (incluso antes de subir al vehículo). También podrán ver cuántas personas hay en el autobús, permitiéndoles elegir entre subirse o esperar al siguiente.

El hombre

Denís Sverdlov

Aunque actualmente vive en Londres, el fundador de Arrival, Denís Sverdlov, ha tenido una larga historia de éxitos en Rusia. Fue cofundador de la empresa de telefonía móvil Yota en 2007, uno de los primeros proveedores de Internet móvil de banda ancha. Fue crucial para el desarrollo de la primera red 4G en funcionamiento del país, que comenzó en las capitales de provincia como Kazán, Novosibirsk y Krasnodar en 2011, antes de expandirse a la capital. Poco después, Sverdlov vendió la empresa al famoso multimillonario ruso Alisher Usmanov por aproximadamente 1.500 millones de dólares y se puso a trabajar en el gobierno, llegando a ocupar el puesto de viceministro de comunicaciones.

Sin embargo, esto no iba a durar mucho tiempo, ya que las nuevas regulaciones introducidas en 2013 exigían a los funcionarios, junto con sus familias, que cerraran las cuentas bancarias extranjeras y desautorizaran las propiedades fuera del país. Eligiendo los negocios por encima de su carrera política, Sverdlov se trasladó a Londres y finalmente fundó Arrival en 2015.

La empresa

La llegada tuvo unos comienzos relativamente humildes. Su misión original era crear furgonetas eléctricas de baja emisión que pudieran ser utilizadas dentro de las ciudades en rutas de mensajería cortas. Desde entonces se ha expandido y ahora es una compañía con más de 800 empleados con centros de desarrollo en los EE UU, el Reino Unido, Alemania, Rusia e Israel.

Antes de que se anunciara el autobús de transporte público este verano, Arrival hizo rondas de financiación en enero, cuando se anunció que sus primeras furgonetas saldrían a las calles de París, Londres y varias ciudades estadounidenses a finales de 2020 y, en el proceso, ha conseguido algunos inversores importantes.

Sverdlov fue el único accionista hasta 2020, pero en enero se le unieron los gigantes manufactureros Hyundai y Kia, dando un salto inicial con una valoración de 3.300 millones de dólares. Poco después, la empresa de reparto UPS decidió encargar 10.000 furgonetas eléctricas para competir nada menos que con el gigante Amazon. Esta misma empresa  compró recientemente 100.000 furgonetas eléctricas a Rivian, un fabricante de automóviles estadounidense, provocando lo que podría ser el equivalente a una “carrera armamentística” de vehículos ecológicos que Sverdlov seguramente utilizará para impulsar su empresa aún más hacia el estrellato tecnológico.

El mercado

Los éxitos de Sverdlov están allanando el camino para que la gente adquiera más vehículos eléctricos, una tendencia que se está abriendo camino en todo el mundo. La creación de vehículos que nos ayuden a navegar en el futuro de la pandemia, como el Arrival Bus,  contribuirá a aumentar el alcance y la relevancia de la compañía.

Pero, aunque el mercado de los vehículos eléctricos está aumentando, hay una serie de obstáculos presentes en Rusia que los pioneros como Sverdlov todavía tienen que superar.

No es que el mercado ruso sea ajeno a los coches eléctricos: el multimillonario Mijaíl Projov introdujo el Yo-móvil en 2010, que obtuvo más de 210.000 pedidos antes de comenzar a fabricarse e incluso una prueba de conducción por parte de Vladímir Putin. Pero la crisis de 2014 hizo que la empresa cerrara sus puertas y el mercado de vehículos eléctricos sigue luchando por recuperarse. Según la agencia de análisis Autostat, en 2019, solo se vendieron 353 coches eléctricos en todo el país - las ventas de coches de gasolina, por otro lado, llegaron a 1,72 millones. EE UU, China y Europa ofrecen programas de reducción de impuestos para ayudar a la compra de vehículos ecológicos, y hay un programa similar que se está discutiendo en la Duma. Pero, hasta ahora, este tipo de apoyo aún no se ha implementado.

Esto no quiere decir que no haya ningún progreso. Hyundai, uno de los inversores de Arrival, está trabajando en el desarrollo de coches sin conductor con el gigante de la tecnología rusa Yandex, y Sverdlov sigue trabajando en la introducción de sus nuevos vehículos en el mercado. Tal vez la pandemia acelere el proceso, ya que sus autobuses de distanciamiento social ofrecen una solución local a una crisis sanitaria internacional. Además, Arrival afirma que sus autobuses costarán lo mismo que las alternativas tradicionales que funcionan con gasolina.

LEE MÁS: ¿Cuál es el medio de transporte más peligroso según los rusos? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies