El vehículo de infantería más potente de Rusia multiplica por cuatro sus capacidades de ataque

Uralvagonzavod
El BMP-2M obtiene nuevos lanzagranadas y cañones antitanque.

La modernización del vehículo de infantería ruso BMP-2M debería estar terminada para finales de este año. Se llevará a cabo la instalación del último módulo de combate Berezhok en la vieja máquina soviética para que pueda competir con los modernos monstruos blindados en el campo de batalla.

Qué se ha actualizado

La principal novedad es el sistema de control de incendios, en el que el ordenador de a bordo se encarga de todas las funciones de guiado y bloqueo de objetivos. La única decisión que ahora toma el operador humano es cuándo abrir fuego.

Además se instalarán dos lanzamisiles guiados antitanque Kornet. Esto permitirá al BMP-2M destruir vehículos blindados enemigos a una distancia de hasta 5 km.

También se instalará un módulo de combate Berezhok en el vehículo, que, según el fabricante, cuadruplicará sus capacidades de combate.

La nueva torreta supone una importante mejora de la clásica ametralladora del BMP-2. Ahora cuenta con un sistema automático de control de incendios que funciona día y noche en condiciones de frío, lluvia intensa y ventisca, algo que el modelo anterior no podía hacer.

Además cuenta con un cañón automático de calibre 30 mm (como los montados en aviones interceptores), así como un lanzagranadas automático AG-30, que, junto con cuatro misiles antitanque Kornet, permite a la máquina alcanzar objetivos fuertemente blindados a un alcance de hasta 10 km.

Planes para el futuro

Una comisión del Ministerio de Defensa ruso está considerando actualmente opciones para robotizar los vehículos de combate de infantería BMP, que son del a época soviética. La más prometedora es una variante con un módulo de combate AU-220M de 57 mm no tripulado.

Según una fuente de Russia Beyond en el complejo militar-industrial, gracias a estas actualizaciones el BMP se convertirá en una “torreta sobre ruedas” automática y en un vehículo importante de primera línea.

“Los fabricantes de armas están probando un cañón de 57 mm y proyectiles. Por ejemplo, el módulo de combate AU-220M proporciona a la máquina una velocidad de disparo de hasta 80 disparos por minuto y un alcance de hasta 12 km”, dijo la fuente a Russia Beyond.

Las modernas tecnologías robotizadas permiten a los fabricantes de armas crear nuevos tipos de munición para armas de calibre 57 mm.

“La máquina será capaz de lanzar diez proyectiles al objetivo usando un mecanismo de control remoto así como detonar todas las cargas a la vez. Una serie de proyectiles maniobrables también entrarán en servicio, lo que permitirá ajustar la trayectoria de vuelo en el camino hacia el objetivo”, agregó.

Al igual que el último tanque T-14 Armata, el módulo está configurado para funcionar sin tripulación. Esto permitirá a quienes operan la máquina permanecer en la parte más blindada del vehículo y llevar a cabo los ataques a través de las pantallas de los ordenadores de a bordo.

El vehículo podrá disparar no solo en reposo, sino en movimiento e incluso en el agua. Y gracias al módulo totalmente teledirigido, el personal podrá controlar la máquina mediante un joystick y librar una batalla mientras está sentado frente al monitor de un ordenador en la zona más protegida.

Así de temible será el vehículo de combate de infantería BMP-3 actualizado

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies