Los FRANCOTIRADORES de la POLICÍA RUSA reciben un poderoso NUEVO RIFLE

Vitali V. Kuzmín/www.vitalykuzmin.net
Esta arma de fuego puede dar contra objetivos detrás de cualquier obstáculo y protegido por cualquier blindaje moderno a distancias cortas, gracias al cartucho de 12,7 mm de alta resistencia.

Las unidades policiales rusas han sido equipadas con un nuevo rifle de francotirador silencioso superpotente para objetivos de corta distancia (hasta 600 metros).

El ingenio (nombre en clave VKS) se basa en el sistema US bullpup (cuando los mecanismos y el cargador están detrás del gatillo) para reducir las dimensiones del rifle y permitir que el francotirador opere cómodamente en espacios urbanos estrechos.

“Se trata de ergonomía. La policía quería un rifle compacto para eliminar a terroristas que lleven el equipo de protección más sofisticado. ¡Y no delatar la posición del francotirador al mismo tiempo! Así que optamos por la munición subsónica más potente, diseñamos un rifle corto y desarrollamos un silenciador especial para este, que apaga el destello de descarga”, contó Iliá Sídorov, ingeniero de la Oficina de Diseño de JSC A.G. Shipunov, a Russia Beyond.

De hecho, el silenciador resultó ser del mismo tamaño que el cañón. En total, el rifle más su accesorio alcanza un poco más de 112 cm de longitud. El peso del arma es comparable al de otras de su clase: 6,5 kg con el cargador vacío. Este último, por cierto, está diseñado para cinco cartuchos de alta resistencia de calibre 12,7x55 mm.

Ventajas competitivas: no ver el mal, no oír el mal

Cuando se les pregunta sobre las ventajas sobre sus competidores en el mercado de rifles de corto alcance, los diseñadores responden que su arma realiza disparos silenciosos, pero la competencia no.

“Otros calibres que operan a estas distancias, por ejemplo, el .308 Win de la OTAN, son supersónicos. Esto significa que el francotirador no puede hacer un disparo silencioso, y el fogonazo del rifle revelará su posición y pondrá en peligro toda la operación”, explicó Sídorov.

Además, añadió que la bala de su cartucho es tan pesada que, aunque el chaleco antibalas del enemigo la detuviera milagrosamente de alguna manera, este moriría de todos modos “por el tremendo efecto de ‘golpe de ariete’”.

“Nuestra munición tiene un núcleo de tungsteno. Es varias veces más potente que la munición del Ejército con un núcleo de acero, por no hablar de los cartuchos de caza llenos de plomo”, señaló.

El arma puede acabar con el enemigo aunque esté escondido detrás de un muro de ladrillos.

“El enemigo puede estar oculto detrás de una pared de dos ladrillos de espesor, pero nuestra arma de fuego seguirá atravesándola y eliminando el objetivo”, afirmó el ingeniero de diseño.

Entre las deficiencias del rifle se encuentra su precisión operativa. La desviación de la bala al disparar a 100 m es de 3,5 cm. Esto puede parecer insignificante, pero, en el fragor de la batalla, los segundos que el francotirador emplea en volver a apuntar el arma al blanco cuando dispara a 600 m pueden costar la vida de rehenes o colegas. Por lo tanto, el rifle está diseñado para un tiro mortal de alta precisión.

Según los diseñadores, el arma ha sido enviada “a todas las agencias de seguridad que luchan contra los terroristas en suelo ruso”. Sin embargo, declarando que la información es secreto de Estado, se negaron a confirmar si el rifle había sido probado en vivo en Siria.

Pincha aquí para leer sobre el SVD, un fusil de francotirador insustituible

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies