Rusia instala en el Ártico un tercer radar capaz de detectar cohetes hipersónicos

dfnc.ru
El tercer radar Rezonans-N se pondrá en servicio de combate en noviembre de 2019 en el Ártico ruso, en el archipiélago de Nueva Zembla. La instalación tendrá la capacidad de detectar objetivos “furtivos”, misiles de crucero, objetivos balísticos e hipersónicos.

Según el director del Centro de Investigación de Resonancia, Iván Nazarenko, citado por la agencia TASS, la estación encargada ya está lista para su uso en combate, y que su construcción fue supervisada por el Ejército y la Flota del Norte.

Según él, hasta la fecha, el Ejército ruso ha recibido cuatro estaciones Rezonans-N, y la quinta se encuentra en la etapa final de construcción. Dos estaciones ya están en servicio. “El trabajo de todos los radares es cubrir la zona norte en el Ártico”, dijo Nazarenko.

El alcance del medidor de la estación permite la detección de tecnologías de vuelo sigiloso y objetivos hipersónicos, que cruzan los cielos a velocidades de hasta Mach 20, porque el dispositivo aumenta el efecto de las ondas reflejadas contra la superficie del objetivo, agregó el director general del centro de investigación. La estación de radiolocalización es capaz de proporcionar datos para batir objetivos aerodinámicos a una distancia de hasta 600 km, siendo de hasta 1.200 km y 100 km de altura para objetivos balísticos. La primera estación Rezonans-N en condiciones de servicio de combate fue puesta en funcionamiento en Rusia hace cinco años.

¿Sabías que Rusia ha creado un radar invisible para aviones y drones? Pincha aquí para leer sobre este invento

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies