El arte ruso se vuelve criptográfico: ¿puede la tecnología ‘blockchain’ inspirar la creatividad?

Alexánder Avílov/Moskva Agency
La Galería Tretiakov, uno de los principales museos de arte de Rusia, anunció recientemente un nuevo proyecto de ‘blockchain’ para facilitar las donaciones. Asimismo, la Sociedad de Autores de Rusia (OAR) lanza una plataforma basada en esta tecnología para gestionar préstamos garantizados por la propiedad intelectual. ¿Es la criptografía una nueva esperanza para la escena artística rusa?

Gracias a la blockchain, la información sobre una obra de arte y su procedencia ahora puede ser más segura y transparente. Museos, casas de subastas, galerías privadas y coleccionistas están explorando cómo utilizar esta nueva tecnología, pero los primeros en adoptarla en Rusia fueron los propios artistas.

En 2017, en la exposición contemporánea CryptoArt, Svetlana Smírnova presentó sus pinturas con un certificado digital abierto emitido por VerisArt. Este protege sus derechos de autor rastreando la historia de su arte mediante blockchain. Algunos museos rusos y galerías de arte privadas también están listos para abrazar la criptografía.

Recientemente, la Galería Tretiakov decidió utilizar la tecnología blockchain para atraer capital privado con el que ejecutar la digitalización de su colección. Fundado a mediados del siglo XIX, el museo exhibe actualmente más de 190.000 obras de artistas rusos modernos y contemporáneos.

La Galería Tretiakov está desarrollando una aplicación que funciona con blockchain, My Tretyakov, que permitirá a particulares y empresas donar dinero al museo. A cambio, los donantes se convertirán en mecenas de obras de arte y podrán crear sus propias colecciones en Internet. Cada vez que la obra de arte se muestre digitalmente, My Tretyakov mostrará el nombre del patrocinador.

La aplicación implementará soluciones de la empresa austriaca Ruddle & Code, lo que garantizará la transparencia y la responsabilidad respecto a la utilización del dinero de los patrocinadores.

El museo también prometió digitalizar obras maestras, como La chica de los melocotones de Serov y Cuadrado negro de Malévich. El objetivo principal, según el museo, es permitir a cualquier amante del arte transferir obras de arte a un formato digital, permitiendo así que cualquier persona en cualquier parte del mundo las vea en el registro distribuido.

La blockchain también ayudará al museo a estudiar los intereses de los usuarios de My Tretyakov en sus perfiles, según RDI Digital, un laboratorio tecnológico que participa en el proyecto. En el futuro, la plataforma podría convertirse en una base para el desarrollo de inteligencia artificial (IA) que tenga en cuenta los intereses de los clientes.

La Sociedad de Autores Rusa (OAR) también está tratando de ayudar a las mentes creativas a recaudar fondos con blockchain: la asociación está preparando una plataforma financiera basada en esta tecnología, aplicada a préstamos que estarán garantizados con patentes y otros tipos de propiedad intelectual.

El proyecto se pondrá en marcha en el primer trimestre de 2019, según Alexánder Sujotin, director general de la OAR, y su plataforma permitirá la concesión de patentes de música, artes visuales y otros tipos de propiedad intelectual.

Gracias a la blockchain, el mercado del arte ruso, que se ha visto afectado por la baja demanda en los últimos años, puede finalmente desarrollar un sistema con el que artistas e inversores puedan comunicarse directamente.

¿Sabías que Ferrocarriles Rusos se ha pasado al blockchain? Pincha aquí para leer más sobre ello.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies