¿Por qué Rusia desarrolló un “minitanque” que nunca entró en servicio?

Vitali V. Kuzmín
A principios de los años sesenta, la Unión Soviética desarrolló uno de los tanques de menor estatura del mundo, armado con los primeros misiles.

El tanque, cuyo nombre en clave era Objeto 775, vio la luz en 1964, en un momento en que los ejércitos del mundo intentaban desarrollar una serie de monstruos fuertemente armados que portasen misiles.

Lo que hizo el oso ruso mediante un experimento fue integrar dos sistemas de misiles de defensa aérea, el Rubin y el Astra, en un tanque. El resultado fue el Objeto 775.

Diseño

El nuevo modelo se diferenciaba de los tanques "clásicos" en que la tripulación de dos hombres se sentaba en una cabina aislada en la torreta. Además, cuando la torreta giraba, la tripulación rotaba con ella.

El nuevo diseño para acomodar a la tripulación "aplanó" el perfil del nuevo tanque. Los ingenieros consiguieron bajar su altura hasta 170 cm (alrededor de 1 metro más bajo que otros blindados de la época), mejorando así, como se suponía inicialmente, su capacidad de supervivencia en el campo de batalla.

Pero el bajo perfil reducía considerablemente la visibilidad de la tripulación y cualquier obstrucción se convertía en una seria molestia para aquel tanque de poco más de metro y medio de altura.

Los misiles del minitanque

La principal ventaja del tanque residía en sus armamentos. El Object-775 estaba equipado con una torreta de acero fundido con un cañón lanzador de 125 mm que podía disparar misiles tanto guiados como no guiados.

"Los misiles guiados estaban equipados con ojivas de carga hueva dirigidos por un sistema de puntería por infrarrojos. Los misiles podrían alcanzar objetivos a una distancia de 4 km y penetrar 250 mm de blindaje de acero", contó a RB el experto Litovkin

Añadió que el tanque tenía un sistema de carga automatizado y que el disparo (o más bien el lanzamiento de misiles) se llevaba a cabo a través de un panel de control por parte del comandante-operador.

"Además, los misiles sin guía del tanque tenían ojivas de fragmentación altamente explosivas que, al alcanzar su objetivo, dispersaban metralla en un radio de docenas de metros y eran un arma efectiva contra las tropas enemigas", comentó el especialista.

Este tipo de proyectil podía golpear al enemigo a una distancia de 9 km, lo que es comparable a las capacidades de los tanques actuales.

Además, el Object-775 podía transportar 24 misiles teledirigidos y 48 no teledirigidos. Su carga total de munición fue de 72 proyectiles.

Pero este tanque, a primera vista avanzado y formidable, tenía grandes defectos.

Deficiencias

La principal deficiencia del objeto 775, que significaba el fin de cualquier producción posterior, residía en su haz infrarrojo para la selección de blancos.

"Cualquier obstáculo, incluso una cortina de humo, cegaba completamente a los misiles guiados del tanque. En efecto, la característica que supuestamente era su principal fortaleza se convirtió en su mayor debilidad", agregó el experto.

Además, los sistemas de misiles son mucho más caros que las municiones de tanque estándar, y esto hizo que el costo del tanque fuera sustancialmente más alto. Y la mala visibilidad causada por la torreta de "bajo nivel" anuló completamente todas las posibles ventajas de integrar los sistemas de misiles en el tanque.

Así que el mando de las fuerzas armadas descartó cualquier nuevo desarrollo del proyecto y vetó la producción en serie del tanque. Actualmente sólo existe un tanque del Proyecto 775 en el mundo y se encuentra en un museo de la región de Moscú.

¿Sabías que en Rusia existen impresionantes cementerios de tanques? Pincha aquí para ver algunos.

 

 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies