La puesta a punto del Sarmat, el nuevo misil intercontinental ruso que vuela por el Polo Sur

Misil balístico intercontinental RS-18 "Stilet" en cosmodromo Baikonur

Misil balístico intercontinental RS-18 "Stilet" en cosmodromo Baikonur

Serguéi Kazak/TASS
El Satán 2 acaba de completar una serie de tests de fábrica y está listo para un lanzamiento de prueba, que posiblemente tenga lugar en octubre de este año.

Conoce al nuevo 'Satán'

Un par de cosas sobre la nueva arma: tiene un peso de 100 toneladas y transporta una carga de 10 toneladas, lo que significa que puede ir equipado con 15 misiles balísticos MIRV, cada uno con una carga que va de los 150 a los 300 kilotones.

Las cabezas nucleares estarán colocadas en una especie de “racimo”, y en el momento en el que vuelvan a entrar en la atmósfera cada vehículo se separará para continuar hacia su objetivo, según el algoritmo programado en el misil.

Estas innovaciones convierten al Sarmat en el misil más grande y más pesado del mundo, y también en uno de los más devastadores. Es un efectivo disuasor nuclear que ayudará a promover la estabilidad en el mundo.

El misil es capaz de destruir objetivos situados a 17.000 km de distancia y será capaz de golpearlos en el otro lado del planeta, volando a través del Polo Sur.

“Un potencial adversario no esperará un golpe de Rusia por el Polo Sur. De modo que lo obligaremos a gastar una cantidad considerable de dinero para construir una nueva línea defensiva que seguirá siendo poco eficiente. Esto le permitirá a Rusia sentirse más libre en su política exterior”, declara Vladímir Evséiev, director del Centro de Estudios Sociales y Políticos. Añade que esta arma es necesaria para remplazar al R-36M2 Voievoda, que ya se ha quedado anticuado.

“Este misil balísitico intercontinental ha pasado los últimos 30 años previniendo posibles conflictos y dándonos unos cielos pacíficos”, continúa el experto. “Ya es hora de retirarse para este vehículo y de pasar el testigo a una nueva generación”.

Aunque no todos los expertos son tan optimistas ya que creen que todavía falta tiempo para que se pueda ver un lanzamiento de prueba en la base militar de Plesetsk.

“Este años las pruebas se han retrasado varias veces y podrían volver a retrasarse. El desarrollo de este tipo de proyectos es el resultado de la cercana cooperación entre unas 500 compañías, de modo que es necesario realizar el máximo número posible de pruebas sobre el terreno, y me parece que todavía no se han completado”, declara Vladímir Kozulin, profesor en la Academia de Ciencias Militares.

Cuando el misil balísitico intercontinental Sarmat se incorporé a la estrategia militar se desplegará en el Oriente de Siberia, cerca de la ciudad de Chitá, lo que garantiza que no pueda ser interceptado desde el mar, lo que asegura un lanzamiento seguro.

“El número total de misiles Sarmat llegará a los 154, lo que equivale al número de silos que el Voievoda ha dejado durante sus 30 años como salvaguarda de la paz”, añade Kozulin.

Lea más:

¿Por qué Rusia construye un nuevo misil nuclear a toda prisa?

El hijo de “Satán”: el nuevo misil balístico intercontinental Sarmat

Para qué construye Rusia el mayor portaaviones del mundo

Jinetes del Apocalipsis: las 4 armas rusas más mortíferas