La lucha contra la corrupción en Rusia se estanca

El país ocupa uno de los tres últimos puestos del Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. Fuente: Ramil Sítdikov / Ria Novosti

El país ocupa uno de los tres últimos puestos del Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. Fuente: Ramil Sítdikov / Ria Novosti

Rusia figura en la 136ª posición del Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional y comparte este puesto, entre otros, con Nigeria y Camerún. Los autores del índice señalan que la situación es grave, aunque estable.

Transparencia Internacional ha publicado su vigésimo Índice de Percepción de la Corrupción en Rusia. Según el índice, Rusia ha perdido nueve puestos respecto al año pasado y comparte puesto con Nigeria, Camerún, Líbano, Irán y Kirguistán (todos ellos ocupan la posición número 136 de un índice de 175).

El momento de la publicación del índice ha coincidido con una nueva iniciativa anticorrupción en el país llevada a cabo por el Ministerio de Trabajo y Protección Social, que proponía llevar a cabo exámenes psicológicos a los funcionarios para verificar si estos tienen inclinación hacia la corrupción.

Anteriormente se aprobó una ley en Rusia que prohíbe a los funcionarios poseer activos y cuentas en el extranjero. Otra decisión notable fue la introducción de multas por soborno desde 25 veces hasta 50 veces la cantidad de este.

En este contexto de actividad legislativa durante los últimos años, el empeoramiento en el índice de Transparencia Internacional ha sido recibido con sospechas y se ha denunciado su carácter no objetivo. La vicepresidenta de Transparencia Internacional en Rusia, Elena Panfílova, ha aclarado a RBTH que esta “irritación” era una reacción ya prevista, ya que “la idea consiste en estimular” que “los órganos estatales se enojen y comiencen a hacer algo”.

Panfílova opina que durante los últimos años no ha cambiado prácticamente nada. “La situación se mantiene estable, pero es grave, - señala la experta. – Es una buena noticia que China y Turquía, que por varias razones han perdido mucho este año, no hayan descendido en el índice”.

Falta de voluntad

Según señala un comunicado de prensa de Transparencia Internacional, Rusia sigue figurando entre los tres últimos puestos del Índice de Percepción de la Corrupción en parte debido a su falta de determinación en la persecución de los delitos de corrupción.

La vicepresidenta del centro anticorrupción señala que últimamente se han hecho públicos muy pocos procesos relevantes y, además, este tipo de casos suelen investigarse de mal grado.

“Existen casos sin investigar relacionados con el soborno en territorio de Rusia de compañías extranjeras. En particular, figuran los casos de Daimler AG y de Hewlett-Packard. Estos últimos reconocieron en sus juicios que daban sobornos a la Fiscalía General de Rusia a mediados de la década del 2000. Pero por nuestra parte no ha habido más que silencio. Después de esto es difícil esperar que alguien crea que en nuestro país existe una seria batalla contra la corrupción”, comenta Panfílova.

El presidente del Comité Nacional Anticorrupción y miembro del Consejo del Presidente de la Federación de Rusia para el desarrollo de la sociedad civil y los derechos humanos, Kirill Kabanov, ha comentado a RBTH que duda de que Rusia se encuentre realmente al mismo nivel que Camerún o Nigeria.

No obstante, el experto reconoce que “la situación de la corrupción es muy grave, es una amenaza contra la seguridad nacional”. Según Kabanov, el estado real de la situación es diferentes al modo en que se percibe, ya que los ciudadanos reciben muy poca información sobre el trabajo que se lleva a cabo en este ámbito. “Existe un plan nacional para la lucha contra la corrupción durante los años 2014-2015, es un buen plan, pero nadie lo conoce. Tenemos “Gobierno abierto” (un sistema para las cuestiones de la lucha contra la corrupción creado por iniciativa del presidente en 2012), que controla los contratos estatales más importantes, - enumera Kabanov. – Pero no tenemos un recurso especial que explique constantemente el trabajo que desempeña el Estado”, - añade Kabanov. 

La ciudadanía ante el problema

Según las encuestas del independiente Centro Levada, con los años la corrupción va adquiriendo mayor importancia para la población. Si en 2008 era motivo de preocupación para un 27% de los rusos, en 2013 este porcentaje se incrementó hasta un 39%, y ocupa el tercer puesto por debajo de los precios del petróleo y la pobreza.

Sin embargo, los últimos estudios insisten en la tendencia contraria: el número de ciudadanos convencido de que la corrupción ha crecido durante los últimos años es cada vez menor. Una de las versiones es la pérdida de interés, probablemente condicionada por el cambio de la atención hacia la situación internacional.

Otra versión es el crecimiento de la conciencia cívica. Según el presidente de la Fundación de Estudios Políticos Aplicados, INDEM, el sociólogo Gueorgui Satárov, la corrupción cotidiana se ha reducido durante los últimos años. “Esto es en parte mérito del Gobierno, pero la razón principal es que los ciudadanos de a pie han comenzado a cansarse de alimentar a los funcionarios, - opina Satárov. – En cuanto a la corrupción empresarial, se desconoce lo que sucede en este ámbito”.

Gueorgui Alburov, director de la sección de investigación de la ONG Fundación de la lucha contra la corrupción (fundada por el opositor Alexéi Navalni), asegura que la situación no tiene visos de mejorar.

Según este abogado, los miembros del gobierno se imponen a sí mismos unas restricciones que, evidentemente, no serán capaces de cumplir. Por ejemplo, la prohibición a los funcionarios de poseer cuentas y activos en el extranjero. “No creo de ningún modo que esta prohibición fuera necesaria, pero ya que lo han querido, nosotros los 'pillaremos' en base a ella”, añade Alburov.

No obstante, todos los expertos encuestados por RBTH coinciden en la opinión de que el principal problema de Rusia no reside en los defectos de la base legal, sino en el cumplimiento de la propia ley. La ausencia de una voluntad política y de transparencia en la investigación anula prácticamente todos los intentos de resolver la situación.  

Acceda al Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. 

Lea más: Apuntes para extranjeros sobre la corrupción en Rusia>>>