El meteorito de Cheliábinsk inspira a artistas, empresarios y estudiantes

Cuadros, viajes, películas y hasta un perfume basados en el superbólido caído hace año y medio. Fuente: Aleksandr Kontatiuk / Ria Novosti

Cuadros, viajes, películas y hasta un perfume basados en el superbólido caído hace año y medio. Fuente: Aleksandr Kontatiuk / Ria Novosti

El meteorito que cayó hace un año y medio a las afueras de Cheliábinsk sigue inspirando a los rusos en la realización de obras creativas. Hace poco el publicista Albert Rastyapin terminó un tríptico de 4 metros de largo dedicado a la caída del meteorito. Se está rodando una película y el turismo aumenta en la región.Se he llegado a crear hasta un perfume basándose en el meteorito.

El 15 de febrero de 2013 todo el mundo estaba atento a lo ocurrido en la pequeña cuidad rusa de Chebarkul, en la región de Cheliábinsk, en los Urales, a 1700 km de Moscú. A  pocos kilómetros de la ciudad se encuentra un lago donde cayó un súperbólido,  uno de los mayores cuerpos celestes que han chocado contra la Tierra después del famoso meteorito de Tunguska.  Este hecho ha despertado la imaginación de los habitantes nativos de los Urales.

“¡Qué bien que cayó aquí, y no en Kazajistán!”, se alegraban los habitantes de Cheliábinsk después de recobrarse del primer susto. En Chebarkul erigieron un monumento al meteorito y abrieron también un parque dedicado a los deportes extremos. Hay incluso quien propone introducir la imagen del meteorito en el escudo de la región. 

 Un tríptico, una película fantástica y una cuenta en Twitter

Los protagonistas del tríptico de Albert Rastyapin son los ciudadanos de Cheliábinsk en el momento del acontecimiento. En la obra aparecen una docena de conocidos suyos. En el cuadro se puede ver a un socorrista audaz, a gente herida por el vidrio de las ventanas rotas, a despistados con sus móviles, a un hombre recién despertado que salió corriendo de su casa. El pintor tardó casi un año en terminar el cuadro, pues trabajaba en su tiempo libre, quedándose con el caballete cada noche, hasta muy tarde.

Por otro lado, un grupo de entusiastas de un pequeño estudio en Moscú empezó el rodaje de una película fantástica sobre la caída del famoso meteorito. Será un largometraje de bajo presupuesto, que cuenta una versión alternativa de lo que pasó hace un año y medio, el día de la caída del súperbólido.

Algunos usuarios crearon un microblog en Twitter con el nombre del súperbólido (@Che_meteorit) tan solo un par de horas después del acontecimiento. “Me desgarro. Caí por los Urales, estoy ahí tumbado”, dice el primer mensaje. En estos momentos “el meteorito de Cheliábinsk” continúa con su microblog, y cuenta con 1.035 seguidores.

A un escolar de 14 años de Cheliábinsk llamado Matvei Grevtsov la caída del meteorito le ayudó a crear una solución del problema global de las fuentes alternativas de energía eléctrica. El joven llegó a participar en un concurso internacional de Google llamado “La ciencia en acción”. Después de la caída del meteorito un flujo de aire más potente rompió numerosas ventanas y el joven pensó que este método – la enorme potencia de la presión – se puede utilizar para producir energía eléctrica.

Un perfume con olor a meteorito, una marca comercial y turismo

Las primeras semanas después de la caída del objeto espacial algunos empresarios registraron marcas comerciales como “El meteorito de Cheliábinsk”, “El meteorito de los Urales”, “El meteorito de Chebarkul” y “El misterioso meteorito”. Los empresarios también empezaron a producir los artículos más variados con el símbolo del meteorito; desde confitería y productos de panadería, hasta artículos de oficina, té y café.

Uno de los empresarios de Chebarkul también creó una línea de perfumes con el “olor a bólido”. Las autoridades locales apoyaron la idea y le regalaron un pedazo de meteorito al empresario para poder “sacar” el olor. El hombre quería inmortalizar un perfume que recuerda el poder del ser humano para sobrevivir a los cataclismos. En el envase aparece resplandeciente la imagen del lago donde cayó el meteorito.

Además, como era de esperar, en la zona de la caída del meteorito ha empezado a prosperar el turismo. Si antes Chebarkul llamaba la atención de los turistas como “la tierra de los cosacos de Oremburgo”, ahora ha cambiado su orientación. “Nos llegan distintos encargos: turistas solitarios que quieren visitar el lugar de la caída o grupos turísticos de hasta 48 personas. El mayor interés lo demuestran los japoneses”, declara la dueña de la agencia turística Akbest Tur Marina Alexéieva en una entrevista a RIA Novosti.

Los funcionarios también decidieron formar parte del entusiasmo general. La administración de la región de Cheliábinsk produjo souvenirs en forma de meteorito y dirigió una solicitud a Rospatent (Agencia de patentes en Rusia) para registrar la marca: “Cheliábinsk: la capital de los meteoritos en Rusia”.

En Chebarkul, lugar cerca del cual los científicos encontraron la mayor cantidad de fragmentos, crearon una comisión ciudadana de “branding” del meteorito. “Ahora tenemos que aprovecharnos y hacer todo bien”, escribió el alcalde de Chebarkul y antiguo empresario, Andréi Orlov, cinco días después de la caída del meteorito. “A las afueras de la ciudad hay una docena de sanatorios y podríamos organizar excursiones al lugar de la caída para los visitantes. ¿Qué ideas hay? ¡Para la mejor regalaremos un trocito del meteorito!”, escribió el creativo alcalde en su blog. Tal y como hicieron otros,  él mismo buceó en el lago de Chebarkul, donde poco antes había caído el superbólido.

Lea más: Buscando los orígenes del bólido de Cheliábinsk>>>