Salvan a ballena que se quedó varada en la desembocadura de un río

Serguéi Dolia
El animal de 13 metros se quedó atascado en un río del Ártico ruso y consiguió salir gracias a la ayuda de la gente.

¿Alguna vez te ha pasado que intentabas meterte en un hueco o te ponías unos pantaloes y solo después te dabas cuenta de que eras demasiado grande? Eso es lo que le pasó a la una ballena de Groenlandia que se vio atrapada entre una roca y una hueco en la desembocadura de un río en la gran isla de Shantar en la región de Jabárovsk, en el este de Rusia.

La desembocadura se encuentra en el Parque Nacional de Priamuria y los trabajadores trabajaron desesperadamente de devolver la ballena al océano. Echaron agua sobre el cuerpo de 13 metros del animal varado en el río, que finalmente pudo nadar hacia fuera después de estar atrapada durante casi 24 horas.

El cetáceo es tan grande que simplemente no podía girarse y salir. Los expertos creen que quizá nadó hasta el rio tratando de huir de unas orcas asesinas.

Se cree que hay unas 10.000 ballenas de Groenlandia en estado salvaje y que unas 400 de ellas viven en las aguas del Ártico, lo que incluye en mar de Ojotsk. A menudo pasan cerca de las islas Shantar, una área protegida con numerosos animales, desde los osos pasando por martas y aves marinas.