¿A qué mujeres extranjeras querían parecerse las soviéticas?

Shidlovski/RIA Novosti
Algunas estrellas europeas eran tan queridas en la URSS que las mujeres les ponían sus nombres a sus hijas.

Estas cinco estrellas de cine extranjeras europeas disfrutaron de una enorme popularidad entre las mujeres soviéticas y ayudaron a formar gustos en una época en que la información era escasa y la comunicación internacional difícil.

Michele Mercier

Michele Mercier no era tan famosa en la URSS. Sin embargo, como Angelique, la aventurera protagonista de una serie novelas románticas históricas se convirtió en una saga de películas, se hizo tremendamente popular. Con sus y comportamiento audaz, Angelique encarnó la imagen de la mujer perfecta. Era una esposa devota, una amante apasionada y una buena madre. Estas características tocaban el corazón de las mujeres soviéticas.

Michele Mercier. Fuente: ZUMA Press/Global Look PressMichele Mercier. Fuente: ZUMA Press/Global Look Press

La película tenía una serie de escenas eróticas en una época en que el sexo era un tabú en el cine soviético. A pesar de la censura, que eliminó las escenas más explícitas, un cierto toque erótico permaneció, proporcionando feminidad adicional a su imagen. Esto aumentó la popularidad de la película entre adolescentes.

Fuente: kinopoisk.ruFuente: kinopoisk.ru

Pocas películas eran tan populares en la URSS como las de Angelique. Más de 43 millones de personas en la Unión Soviética vieron Angelique, Marquesa de los Ángeles, que era un líder en la taquilla. El magnetismo del personaje era tan grande que las familias soviéticas comenzaron a nombrar a sus hijos Anzhelika en masa, y las mujeres se hicieron cortes de pelo al igual que Mercier. Incluso un sujetador popular en la URSS en la década de 1960 (Balconette o Demi Cup) recibió el nombre de "Angelique".

Sophia Loren

El amor del público soviético por otra estrella extranjera, Sophia Loren, era igual de grande. Las películas con Loren, especialmente aquellas en las que protagonizó con Marcello Mastroianni, como en Matrimonio a la italiana, tuvieron un notable éxito en la Unión Soviética.

Sophia Loren y Marchello Mastroianni en la película de Vittorio de Sica "Matrimonio a la italiana". Fuente: Global Look PressSophia Loren y Marchello Mastroianni en la película de Vittorio de Sica "Matrimonio a la italiana". Fuente: Global Look Press

Muchas mujeres soviéticas la veían como uno de los principales símbolos de belleza de Occidente. En una comedia soviética, un personaje femenino pregunta a su marido, que viajó recientemente al extranjero, si vio a Sophia Loren y bebió Coca-Cola. Hay historias sobre que en las cantinas del ejército aparecían consignas escritas a mano diciendo, "¡Coma zanahorias, cebolla y rábano picante y usted parecerá Sophia Loren!" (En ruso rima bien).

Loren visitó la URSS varias veces, y hay una famosa foto de ella en el Kremlin con una estatua de Lenin en el fondo. La fotografía fue tomada durante su primera visita a la Unión Soviética en 1965, cuando ganó un premio en el Festival de Cine de Moscú por su papel en Matrimonio a la italiana.

Sophia Loren y Marchello Mastroianni en la película "Los Girasoles". Fuente: Kinopoisk.ruSophia Loren y Marchello Mastroianni en la película "Los Girasoles". Fuente: Kinopoisk.ru

Ella volvió a la URSS cuatro años más adelante para lanzar Los Girasoles, una coproducción italiano-soviética donde ella aparecía otra vez con Mastroianni. Pasaron dos meses en la URSS, pero esta vez las mujeres llegaron a ver a su ídolo en la gran pantalla porque la película no llegó a las salas de cine. A la censura no le gustaron ciertas partes de esta historia en la que un soldado italiano que estaba en la URSS durante la Segunda Guerra Mundial se quedaba en el país.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot. Fuente: AFPBrigitte Bardot. Fuente: AFP

El público soviético no podía ver muchas de las películas de Brigitte Bardot. El censor consideraba la imagen de la estrella francesa como retratada en películas como Y Dios creó a la mujer por ser demasiado frívola e inapropiada. Por lo tanto, permitieron que sólo se mostrara una película en la URSS, Babette se va a la guerra.

Brigitte Bardot en la película "Babette se va a la guerra". Fuente: kinopoisk.ruBrigitte Bardot en la película "Babette se va a la guerra". Fuente: kinopoisk.ru

Esto no obstaculizó la popularidad de BB en la URSS, y el "babetta" se convirtió en un corte de pelo popular durante mucho tiempo. Lo mismo se refiere al bikini. Bardot hizo mucho para popularizar este traje de baño después de que lo llevara en una playa de Cannes a principios de 1950 en un momento en que su marido Roger Vadim la describió como "sexo con piernas". Aunque no era oficialmente posible comprar bikinis en tiendas soviéticas, Las estaciones de esquí del país estaban llenas de mujeres que los llevaban.

Marina Vlady

Una actriz francesa de origen ruso (sus dos padres eran emigrados rusos), Marina Vlady fue amada por las audiencias y consiguió una cálida recepción de las autoridades soviéticas. Sin embargo, se convirtió en un icono para las mujeres de la URSS sólo cuando en 1969 se casó con el cantante más famoso del país, Vladímir Vysotski.

Marina Vlady. Fuente: APMarina Vlady. Fuente: AP

Para obtener una visa de entrada ilimitada a la Unión Soviética, se unió al Partido Comunista de Francia. Tal vez parte de su popularidad en la URSS estaba vinculada al hecho de que antes de Vysotski estuvo casada con el actor Robert Hossein que interpretaba al marido de Angelique en la serie anteriormente comentada.

Marina Vladi con Vladímir Vysotski. Fuente: Getty ImagesMarina Vladi con Vladímir Vysotski. Fuente: Getty Images

Mucha atención fue dada a Vysotski, y lo mismo le pasó a Vlady cuando estaba con él. La forma en que se vestía nunca pasaba desapercibida. Había cotilleos sobre que sus vestidos a veces eran demasiado abiertos y explícitos pero aun así  muchas mujeres copiaron su estilo. En la URSS le atribuyeron poner de moda unos pantalones vaqueros apretados y el un pelo suelto.

Bárbara Brylska

Bárbara Brylska en la película "La ironía del destino". Fuente: V. Alísov/RIA NovostiBárbara Brylska en la película "La ironía del destino". Fuente: V. Alísov/RIA Novosti

Otro ídolo de culto para las mujeres soviéticas fue la actriz polaca Bárbara Brylska, que interpretó a una maestra llamada Nadia en una comedia soviética muy popular: La ironía del destino. Dijo que ninguna otra película (y protagonizó más de 70) la hizo tan popular. "Todo el país [la URSS] se enamoró de mí durante la noche", confesó al respecto.

Bárbara Brylska en la película "La ironía del destino". Fuente: kinopoisk.ruBárbara Brylska en la película "La ironía del destino". Fuente: kinopoisk.ru