Rusia celebra el Día del Defensor de la Patria

En muchas ciudades del país este día tienen lugar procesiones conmemorativas, certámenes y conciertos.

En muchas ciudades del país este día tienen lugar procesiones conmemorativas, certámenes y conciertos.

ITAR-TASS
El 23 de febrero se conoce popularmente como el Día de los Hombres.

Hay varias versiones para explicar por qué se escogió precisamente el 23 de febrero para esta festividad. Según el punto de vista oficial, el que había en los años 20 en la URSS, fue precisamente un 23 de febrero de 1918 cuando el Ejército Rojo derrotó a las fuerzas alemanas en las cercanías de Pskov y Narva.

 

Sin embargo, tras estudiar en detalle documentos de la época, los historiadores lo refutaron. De acuerdo con los datos del archivo, la tarde del 23 de febrero los alemanes se encontraban a 55 km de Pskov y 170 km de Narva, y ese día no se registró ninguna contienda ni en los archivos alemanes ni en los rusos. No obstante, en algo menos de veinte años este mito caló y durante la Segunda Guerra Mundial el 23 de febrero se celebraban precisamente las primeras victorias del Ejército Rojo sobre los alemanes. 

 

Desde entonces la fecha de la festividad ha permanecido inmutable, si bien se le ha cambiado el nombre varias veces. Hasta 1949 en la Unión Soviética se estuvo celebrando el Día del Ejército Rojo, pero entre 1949 y 1993 la fiesta pasó a recibir el nombre oficial de Día del Ejército Soviético y la Flota. Más tarde, se le dio el nombre de Día del Ejército Ruso, y dos años después, Día del Defensor de la Patria.

 

Tras la caída de la URSS en 1991, algunas antiguas repúblicas soviéticas se negaron a celebrar el 23 de febrero. Actualmente esta festividad se celebra solo en Rusia, Bielorrusia, Ucrania y Kirguistán.

 

A pesar de que en un principio esta fiesta no estaba relacionada de ninguna manera con el Día Internacional de la Mujer, con el paso del tiempo, el 23 de febrero se convirtió para los rusos en “la fiesta de todos los hombres”, la antítesis del 8 de marzo, que se celebra tradicionalmente en toda Rusia.

 

Asimismo, la celebración oficial del 23 de febrero tiene un aire marcadamente militar. En muchas ciudades del país este día tienen lugar procesiones conmemorativas, certámenes y conciertos, y en Moscú hay fuegos artificiales.

 

Al igual que en el 8 de marzo, el 23 de febrero se tiene la costumbre de hacer regalos a los 'protagonistas de la fiesta'. Aun así, y a pesar de que según las encuestas a la mayoría de los hombres le gustaría recibir algo hecho a mano o de utilidad, los regalos más populares son calcetines y enseres para la ducha y el afeitado. Por eso algunos le echan humor y llaman a estad fiesta el 'día de la espuma de afeitar'. Últimamente algunos hombres han empezado a organizar 'actos de protesta' y compran ellos mismos enseres para el afeitado el día anterior a la fiesta, dejando a las mujeres en un callejón sin salida.