¿Quieren los jóvenes rusos abandonar su país?

Expertos difieren sobre los datos de emigración.

Expertos difieren sobre los datos de emigración.

Artyom Geodakyán/TASS
Los autores de un estudio reciente aseguran que en los últimos años la emigración crece en Rusia y se vuelve cada vez más peligrosa. ¿Es esto cierto? RBTH intenta averiguar hasta qué punto es grave la situación, teniendo en cuenta que Rusia sigue siendo atractiva para millones de emigrantes de las repúblicas de la antigua URSS.

Los expertos del Comité de Iniciativas Ciudadanas (KGI por sus siglas en ruso) han preparado un informe sobre la emigración desde Rusia en la que aseguran que durante los últimos cinco años el número de emigrantes se ha incrementado considerablemente.

Según el informe, entre 500.000 y 600.000 personas han emigrado desde Rusia a los países de Europa Occidental, EE UU e Israel. En su mayoría, se trata de personas con formación académica, por lo que Rusia se enfrenta a una grave “pérdida de capital demográfico, socioeconómico e intelectual”.

En el informe se critica la estadística oficial sobre emigración, cuyas cifras, según los investigadores, muestran unos resultados entre tres y cuatro veces menores. El hecho de que la estadística muestre unos datos reducidos sobre emigración no ha recibido críticas de la comunidad de expertos, que aseguran que es complejo calcular el número de emigrantes. Al mismo tiempo, los especialistas aseguran que aunque la estadística oficial no es muy exacta, esta expresa una dinámica cambiante en este ámbito.

“No es un problema demasiado agudo”

A pesar de que en la actualidad es imposible encontrar datos fiables sobre el número de personas que se marchan del país, los especialistas no son partidarios de dramatizar la situación de la emigración masiva.

Según Viktoria Ledeneva, directora del Centro de Estudio de Políticas de Migración de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, el problema no es demasiado agudo. La analista cita un estudio sociológico realizado por su academia el año pasado sobre el número de personas que se proponía irse de Rusia para siempre. Solo el 1,5 % (en 2013 este porcentaje ascendía al doble, a un 3,2 %) se decanta por esa opción. Otro 6 % corresponde al número de personas que desearían marcharse pero que carecen de los medios necesarios. De este modo, concluye la experta, en Rusia únicamente piensa en la emigración un 7-8 %.

Más allá de los jóvenes

El deseo de emigrar no es solamente característico de los jóvenes. Según Ledeneva, entre los emigrantes, pese a las dificultades para establecer su número, se cuentan realmente personas con formación académica de entre 30 y 45 años. Estas personas abandonan Rusia generalmente debido a razones socioeconómicas: salarios bajos, impuestos demasiado elevados y corrupción. En esto también ha influido la crisis económica de los últimos años

La experta señala también una tendencia opuesta: en los últimos han comenzado a volver a Rusia quienes se fueron del país tras la caída de la URSS a principios de los años 90.

Los emigrantes rusos escogen principalmente los países de Europa Occidental, Estados Unidos e Israel. Los expertos señalan que a estos típicos destinos de la emigración rusa se han añadido países hasta ahora exóticos, como Australia y Nueva Zelanda.

Quién emigra a Rusia

En la actualidad en Rusia viven permanentemente, según la ONU, 11,6 millones de inmigrantes.

Según Vladímir Mukomel, director del Centro de Estudios Etnopolíticos y Regionales del Instituto de Sociología de la Academia Rusa de Ciencias, estos datos son parcialmente correctos. Mukomel asegura que estos 11,6 millones incluyen a todos los extranjeros que se encuentran actualmente en Rusia: tanto los turistas como los que se encuentran en tránsito por el territorio del país. Según el experto, en Rusia viven unos 6,5 millones de inmigrantes laborales.

Entre ellos figuran principalmente personas procedentes de tres repúblicas de la antigua URSS: Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán (más del 70 % de los inmigrantes de Rusia en total). También se ha registrado un gran número de inmigrantes ucranianos. Ledeneva señala, entre otras nacionalidades, a moldavos y a personas procedentes de países del Sudeste Asiático, como Vietnam.

La mayoría de estos inmigrantes ocupan puestos poco cualificados, aunque no todos ellos carecen de formación. Según el estudio de unos especialistas de la Escuela Superior de Economía, cerca de un 17 % de los inmigrantes tiene educación superior, y una cuarta parte tiene formación profesional media o especializada. Un 75% de ellos tiene menos de 40 años.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies