¿Cinco años de prisión por cazar pokémons en una iglesia?

Ruslán Sokolovski

Ruslán Sokolovski

Private Archive
Le acusan de incitar al odio y atentar contra los sentimientos de los creyentes.

Ruslán Sokolovski, un joven bloguero de 22 años procedente de Ekaterimburgo, fue detenido el pasado 2 de septiembre acusado de incitar al odio y atentar contra los sentimientos de los creyentes. El motivo de su detención fue un vídeo, al que posteriormente se le añadieron comentarios en audio, publicado en su canal de YouTube en el que aparece andando por la Iglesia sobre la Sangre de Ekaterimburgo mientras juega a Pokémon Go.

El acusado decidió grabar un vídeo en la iglesia después de que ver por televisión que jugar al famoso videojuego la iglesia podría constituir un delito contra los sentimientos de los creyentes.

Sokolovski es un ateo convencido. En sus numerosos vídeos critica a la iglesia y se pronuncia contra la educación religiosa en Rusia. Desde principios de 2016, también publica una en una web en la que se burla de la religión.

La causa penal iniciada contra el bloguero incluye dos delitos: incitación al odio y atentado contra los sentimientos de los creyentes.

El tribunal del distrito Kirovski de Ekaterimburgo dictó una orden de prisión provisional de dos meses contra Sokolovski. Según su abogado, el juez se negó a dejarlo en libertad bajo fianza, a pesar de que se encuentra al cuidado de su madre discapacitada. Según el artículo 282, sobre la  incitación al odio, Sokolovski podría ser condenado hasta a cinco años de prisión, mientras que por atentar contra los sentimientos de los creyentes la condena podría llegar a ser de hasta tres años o recibir una sanción económica de hasta medio millón de rublos (unos 6.900 euros).

Reacción de la sociedad y de la iglesia

El director del departamento sinodal del Patriarcado de Moscú, Vladímir Legoida, opina que Sokolovski actúa en el estilo de Charlie Hebdo, la revista satírica francesa famosa por sus provocadoras caricaturas y que sufrió un atentado terrorista. Legoida escribió en su Facebook: “Este joven de Ekaterimburgo fue detenido (…) no por cazar pokémons en la iglesia, sino por el vídeo que grabó (posiblemente, con otras personas), en el que muestra y comenta todo ese proceso de un modo muy específico”.

El protoiereo Dimitri Smírnov propuso castigar al bloguero de forma ejemplar. En la radio Govorit Moskvá bromeó acerca de que Sokolovski debía ser empalado. “Los pokémons los cazas en tu escritorio o en un lavabo público. La iglesia es la casa de la oración. En la iglesia no se puede ni jugar al fútbol, ni beber café, ni charlar, ni cazar pokémons. Este es un sitio especial, solo para la oración y realizar los oficios religiosos”, afirmó.

Por su parte, el alcalde de Ekterimburgo, Yevguéni Roisman, salió en defensa del joven. En Facebook dejo escrito: “Es una barbaridad. Claro que el chico lo hizo para provocar, ¡pero no se puede detener a una persona por su estupidez, falta de educación o ganas de dar la nota!”. Roisman invitó a los sacerdotes, y en concreto al Patriarca Kirill, a salir en defensa del insensato bloguero.

La opinión pública está dividida, según se puede observar en los comentarios a las publicaciones de Roisman y Legoida en Facebook. Una parte de la sociedad considera que Sokolovski debe asumir una responsabilidad penal por lo que hizo, mientras que otra no ve nada delictivo en sus actos y pide su liberación.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies