Los rusos celebran la Epifanía bajo aguas heladas

La Epifanía del Señor es una de las festividades más importantes para los cristianos. Marca el día del bautismo de Cristo en el río Jordán. Según la tradición rusa, la Epifanía se celebra el 19 de enero, es decir, 12 días después de la Navidad Ortodoxa.

A pesar de las frías temperaturas, cada años cerca de 100.000 rusos se sumergen en las aguas heladas. Se cree que este día las reservas de agua adquieren una propiedad sanadora y son capaces de limpiar el pecado.

 

Los rusos se toman muy seriamente el acto de sumergirse en aguas heladas y creen que es necesario practicar con antelación. Algunos sugieren correr un poco antes para calentar el cuerpo.

Algunos de los más valientes se acostumbran al frío dándose un revolcón en la nieve.

Nadie quiere perderse la oportunidad de purificar su alma. Incluso los oficiales de los submarinos estacionados en el Polo Norte se echan un baño.

Video by YouTube / News.Rambler

En Moscú las autoridades preparan áreas especiales para poder zambullirse en diferentes lugares. Hay piscinas para bañarse hasta en el centro de la ciudad. Cada año se instalan piscinas bautismales en la Plaza de la Revolución.

 

 

La mandre Rusia es vasta y diversa y algunos rusos prefieren celebrar este día bajo exóticas palmeras...incluso aunque sean artificiales, como estas de la región de Udmurtia, no lejos de los Urales.

Además de sumergirse, miles de personas van a misa para conseguir agua bendita. Se cree que el agua bendecida este día nunca pierde sus propiedades. Por ello hay gente que se pasa horas en la cola.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.