Los hijos de la élite rusa, obligados a volver al país

Liza Peskova, hija del secretario de prensa del presidente.

Liza Peskova, hija del secretario de prensa del presidente.

Ekaterina Chesnokova/RIA Novosti
La administración del Presidente ha recomendado que los hijos de los funcionarios y diputados rusos que estudian en universidades extranjeras vuelvan a estudiar a Rusia. También recomienda que regresen a Rusia otros familiares con residencia en el extranjero, informa el periódico Znak.com citando a fuentes anónimas en la administración.

Los hijos de los funcionarios deberían volver a Rusia inmediatamente, afirma el medio, sin esperar a que finalice el curso y trasladando sus expedientes a universidades rusas.

“Los que no cumplan de inmediato con esta petición tácita, se acordarán de que se han dado casos en los que la estancia en el extranjero de un familiar se ha convertido en un factor restrictivo a la hora de hacer carrera en el sector público”, escribe el periódico citando a sus fuentes en el departamento.

Sin embargo, el Kremlin no ha confirmado esta información. Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente, ha declarado que desconoce la existencia de esta recomendación.

El tema de la prohibición de la formación académica en el extranjero para los hijos de los funcionarios rusos no es nuevo.

En 2012 la Duma Estatal de Rusia ya estudió un proyecto de ley que establecía que los hijos de los funcionarios públicos estaban obligados a estudiar en Rusia. Esta ley no fue aprobada. Sin embargo, en 2013 se prohibió a los funcionarios poseer cuentas bancarias en el extranjero.

En 2014, debido al empeoramiento de las relaciones con Occidente, se comenzó a debatir la prohibición de la posesión de bienes inmuebles en el extranjero, aunque la mayoría de los políticos cumplieron con este requisito únicamente de forma oficial. Los inmuebles pasaron a estar a nombre de sus cónyuges y de otros familiares, o se empezaron a comprar en paraísos fiscales legales o semilegales.

El año pasado volvió a levantarse la cuestión de prohibir a los funcionarios enviar a sus hijos a estudiar al extranjero. El diputado de la Duma Estatal de Rusia Unida Shamsaíl Saralíev, en una entrevista para el periódico Izvestia, razonaba la necesidad de tomar esta medida del siguiente modo: “Los hijos de los funcionarios pueden convertirse en blancos fáciles de los servicios de inteligencia occidentales, pueden caer en manos de terroristas o ser reclutados por otras organizaciones”. Saralíev añadía que “quienes estudian en el extranjero acaban adquiriendo una concepción del mundo totalmente distinta”.

Occidente como primera opción

No existen datos concretos sobre cuántos hijos de funcionarios rusos estudian en el extranjero. Algunos periódicos destacan más bien el puesto que ocupan sus padres. Ekaterina Vinokurova, corresponsal del periódico Znak.com, aporta los siguientes ejemplos: la hija de Serguéi Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores, estudió en Estados Unidos (actualmente vive en Rusia). El hijo del antiguo defensor de los derechos de los niños, Pável Astájov, que en su momento se declaró a favor de prohibir la adopción de niños rusos por parte de familias de otros países, también estudia en el extranjero. Además, la hija del secretario de prensa del Kremlin, Liza Peskova, estudia en Francia.

No obstante, no todos los altos cargos del gobierno envían a sus hijos a universidades occidentales. Iliá Medvédev, el hijo del primer ministro, Dmitri Medvédev, estudia en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú. (MGIMO) En esta misma universidad estudia Ksenia Shoigú, la hija del ministro de Defensa ruso.

¿Volverán?

El politólogo Mijaíl Komin cree que no cabe esperar que todos los familiares de los altos funcionarios rusos vayan a volver a Rusia inmediatamente. Sin embargo, según el experto, existen muchos funcionarios de menor nivel que tienen a familiares cercanos viviendo en el extranjero y la recomendación de la administración del presidente está dirigida precisamente contra ellos, que deberán escoger entre continuar su carrera en el sector público o cambiar de ámbito de actividad.

“Lo importante es cómo pretende aprovechar este instrumento la élite. Creo que este será un modo de favorecer la rotación y descargar los ascensores sociales” –comenta el politólogo.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies