Derribo del Su-24: el rescate del piloto y la respuesta militar de Moscú

Ria Novosti/Ramil Sitdikov
Uno de los dos pilotos del bombardero ruso Su-24 derribado por las Fuerzas Aéreas turcas fue rescatado por unas unidades especiales rusas y sirias, según declara el ministro de Defensa de Rusia. El comandante de la tripulación ha sido nombrado a título póstumo Héroe de la Federación de Rusia. Mientras tanto, Moscú prepara una respuesta militar a las acciones de Ankara.

Un grupo de unidades especiales rusas y sirias localizó al piloto del bombardero ruso Su-24, derribado el 24 de noviembre por cazas turcos, y lo evacuó a la base aérea rusa de Jmeimim, según informaba el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. El ministro explicó que la operación duró unas 12 horas.

“La operación finalizó con éxito. El piloto ha sido evacuado a nuestra base. Se encuentra sano y salvo. Quiero dar las gracias a todos nuestros muchachos, que trabajaron durante toda la noche arriesgando sus vidas y terminaron su misión a las 03:40 hora de Moscú”, comentaba Shoigú.

Anteriormente, el embajador de Rusia en Francia, Alexander Orlov, informó del rescate de uno de los pilotos en una entrevista para la emisora de radio francesa Europe1.

Durante la entrevista, el embajador también declaró que el segundo piloto, el comandante de la tripulación Oleg Pushkov, “había resultado herido durante su descenso en paracaídas y una vez en tierra lo mataron los yihadistas…”.

Según informaba el presidente ruso, Vladímir Putin, el piloto ha recibido a título póstumo la Estrella del Héroe de la Federación Rusa, una de las más altas condecoraciones estatales.

“Actos criminales de Turquía”

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso citó al embajador de Turquía en Rusia, Ümit Yardım, para pedirle explicaciones. El incidente del bombardero ruso volvió a comentarse el miércoles en el Kremlin y en la sede del Gobierno.

Putin comentó las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores, que ha aconsejado a los rusos que se abstengan de viajar a Turquía. El presidente ruso apoya esta medida y la vincula a las acciones del Gobierno turco que, según él, lleva a cabo “una política interna de islamización de su país”. Putin se refería al apoyo de los movimientos islamistas más radicales de Turquía.

El presidente ruso también declaraba que, debido al incidente del avión militar ruso, “no podemos descartar cualquier otro incidente. Y si esto sucede, de un modo u otro tendremos que reaccionar. Y los ciudadanos rusos que se encuentran en Turquía podrían estar en peligro…”.

Por su parte, el primer ministro, Dmitri Medvédev, ha calificado el proceder de Turquía de acto irracional y criminal con serias consecuencias.

Ankara ha creado “un peligroso agravamiento de las relaciones entre la Federación Rusa y la OTAN que no beneficiaría a los intereses de nadie, incluyendo el ámbito de la protección de las fronteras”. Las acciones de Ankara ponen de manifiesto su apoyo a los extremistas del Estado Islámico y han echado por tierra “las prolongadas relaciones de buena vecindad entre Rusia y Turquía en ámbitos como el económico y el humanitario”, declaraba Medvédev.

Según este, Rusia podría ahora cancelar “una serie de importantes proyectos conjuntos” y las compañías turcas podrían perder sus posiciones en el mercado ruso.

La respuesta militar

Haz click en la imagen para cambiarla. Fuente: TASS, Dmitry Vinogradov/RIA Novosti

El gobierno ha informado de las medidas militares que tomará Rusia como respuesta a las acciones de Turquía. Moscú desplegará en su base aérea de Jmeimim, en Siria, los sistemas de misiles antiaéreos S-400, declaraba el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú.

El ministro también ha anunciado la incorporación del nuevo crucero de misiles Moskvá. Este crucero está equipado con un sistema antiaéreo Fort, análogo al sistema S-300. El buque ha ocupado las aguas frente a la costa de Latakia y “es capaz de destruir cualquier objetivo aéreo que presente una potencial amenaza para nuestra aviación”.

Además, según Shoigú, las futuras acciones de la aviación de ataque de Rusia y Siria se llevarán a cabo con el apoyo de cazas. Los pasos anunciados por Shoigú se corresponden con las “severas medidas” que anteriormente había prometido el Estado Mayor General en cuanto se informó del suceso del bombardero ruso. El ministro ha vuelto a confirmar que los contactos militares con Turquía se han interrumpido.

Muerte de un soldado de la infantería marina

Durante estos días también se ha informado de la muerte de un soldado de la infantería marina que fue abatido durante las tareas de rescate el 24 de noviembre. Según información revelada por representantes del ministerio ruso de Defensa, uno de los helicópteros Mi-8 que participaban en la operación de búsqueda y rescate fue atacado con fuego de artillería y realizó un aterrizaje de emergencia, después de lo cual fue destruido por los rebeldes.

Los hombres que participaban en la misión de rescate pudieron ser evacuados a la base aérea rusa, pero durante la operación murió un soldado de la infantería marina. Según los medios de comunicación, el helicóptero fue destruido con la ayuda de un sistema antitanques estadounidense BGM-71 TOW.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies