Rusia y los Estados Unidos miden sus fuerzas nucleares

Dibujado por Tatiana Perelíguina

Dibujado por Tatiana Perelíguina

La semana pasada medios de comunicación rusos informaron que se había alcanzado la paridad entre Rusia y Estados Unidos en cuanto al número de portadores de armas nucleares. Pero, según los expertos, aún es muy pronto para afirmar que hay paridad nuclear entre ambas potencias. Rusia sigue rezagada con respecto a los Estados Unidos, pero mantiene sus fuerzas estratégicas de contención en estado de alerta.

A principios de octubre el Departamento de Estado de los Estados Unidos hizo pública información con relación al estado de las fuerzas nucleares estratégicas de Moscú y Washington, obtenida en el intercambio de datos entre ambos países conforme a lo estipulado en el acuerdo de Praga (2010) sobre las medidas para la reducción y limitación de armas estratégicas ofensivas (SNV-3). Una serie de medios de comunicación nacionales informó que Rusia había alcanzado la paridad con Washington en cuanto al número de portadores de armas nucleares.

Esta afirmación no es del todo correcta. Víktor Yesin, exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Misiles Estratégicos comentó a una agencia de noticias rusa: “Por número de misiles balísticos intercontinentales desplegados, misiles balísticos en submarinos y bombarderos pesados, que, en resumidas cuentas, también conforman la capacidad militar de las fuerzas nucleares estratégicas, Rusia sigue estando por detrás de los Estados Unidos”, dijo a la prensa. “Rusia posee 528 de estas armas nucleares, y Estados Unidos 266 unidades más”. 

Si se leen con atención los datos oficiales, resulta que a partir del 1 de septiembre de este año a los Estados Unidos se le atribuyen 794 misiles balísticos intercontinentales (ICMB), misiles balísticos en submarinos y bombarderos pesados, mientras que a Rusia se le atribuyen únicamente 528.

Además, el número de ojivas nucleares en portadores con los que cuenta Washington es de 1.642, mientras que en el caso de Rusia, la cifra asciende a 1.643. Por lo que respecta al número de instalaciones desplegadas y no desplegadas, Estados Unidos suma 912, y Rusia, 911.

Simple aritmética

Para comprender las cifras citadas, hay que recordar que, en virtud de lo estipulado por el Tratado SNV-3, para 2018 cada una de las partes debe tener 700 portadores estratégicos de armas nucleares desplegados y 100 más no desplegados, es decir, alojados en los almacenes. Al mismo tiempo una y otra parte deben limitar a 1.550 las ojivas en su arsenal.

Resulta claro que los Estados Unidos deben continuar reduciendo sus fuerzas nucleares estratégicas -en primer lugar, el número de misiles estratégicos desplegados-, mientras que Rusia puede aumentar la cantidad de sus lanzadores estratégicos.

La casi paridad de los bloques nucleares de combate en cuanto a lanzadores estratégicos entre Rusia y Estados Unidos se explica por la circunstancia de que los misiles balísticos intercontinentales de lanzamiento terrestre “Minuteman” de Washington tienen, por regla, entre una y tres ojivas nucleares. Los Estados Unidos tienen cerca de 450 de estos misiles.

Y las principales capacidades nucleares están instaladas en los misiles balísticos intercontinentales para submarinos Trident II, con una capacidad de carga de ocho cabezas MIRV (vehículos de reentrada múltiples independientes).

Los Estados Unidos cuentan con 14 submarinos de la clase Ohio, cuyo armamento consiste en 24 misiles balísticos. Hay aproximadamente mil armas nucleares ocultas en las profundidades de los océanos. Además, existen 230 bombarderos estratégicos de tres tipos: B-52N, B-1B y B-2A (50 unidades de estos modelos están guardados en hangares).

Y cada uno de estos bombarderos, de acuerdo a lo estipulado en el Tratado SNV-3, se cuenta como un único misil, aunque un avión puede transportar muchos misiles de crucero con ojivas nucleares y bombas atómicas. 

El mantenimiento de la seguridad nacional

Rusia cuenta con importantes capacidades nucleares estratégicas en sus Fuerzas Nucleares Estratégicas: en complejos de misiles monobloque (de una ojiva) móviles Tópol y Tópol-M -el 1 de enero del presente año se registraban 186-, en complejos móviles Yars equipado con ojivas MIRV; sobre ruedas, etc.

También en los complejos R-36M UTTH / R-36M2 Voevoda con 10 ojivas MIRV y UR-100N UTTH “Stilet” con 6 ojivas MIRV. DE estos misiles hay 96 desplegados. En total, “en tierra” Rusia tiene 311 misiles y 1.078 ojivas nucleares. En ocho submarinos estratégicos rusos, en el mismo periodo -por ahora no han entrado en misión de combate los nuevos submarinos nucleares estratégicos de clase Boréi con misiles “Bulavá”-, se contabilizan 112 misiles R-29R y R-29M (Sineva) y Lainer con 416 obuses. Y además 66 bombarderos estratégicos Tu-95MS y Tu-160.

La aritmética citada indica no la paridad nuclear entre Rusia y Estados Unidos, sino el equilibrio estratégico que obliga a Washington a suscribir en Moscú un acuerdo sobre medidas para la reducción y limitación de armas estratégicas ofensivas.

Rusia no tiene previsto alcanzar la paridad en cuanto a armas estratégicas nucleares con ningún Estado. Cumple a rajatabla lo estipulado en el Tratado SNV-3 y, como muestran recientes estudios de las Fuerzas Nucleares Estratégicas rusas, mantiene sus fuerzas estratégicas de contención en estado de alerta. No porque constituyan una amenaza contra alguien en particular, sino por el derecho soberano a garantizar la seguridad nacional y la de sus aliados.

Lea más: EE UU acusa a Rusia de violar acuerdo sobre misiles de la guerra fría>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.