Moscú augura fracaso en investigación de ataque al avión malasio MH17

La investigación internacional dirigida por Holanda sobre el ataque al Boeing-777 de Malaysia Airlinesde pasajeros derribado cuando cubría el vuelo comercial MH17 en el este de Ucrania está condenado al fracaso si parte del paradigma de que Rusia es culpable, dijo hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

"No se puede llevar a cabo una investigación cuando minutos después de la tragedia algunos países declaran a nivel oficial que Rusia tiene la culpa. Si la investigación parte de ese paradigma, está condenada al fracaso", dijo Peskov en una entrevista al Canal Uno de la televisión estatal rusa.

El informe de la comisión de investigación internacional difundido hace tres días considera probado que el misil que alcanzó el avión malasio fue lanzado desde una zona controlada por los separatistas prorrusos y que la lanzadera Buk desde la que fue disparado llegó al este de Ucrania desde Rusia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha llamado a comparecer el próximo lunes al embajador de Holanda en Moscú para explicarle las razones por las que Rusia rechaza tanto los métodos de trabajo como las conclusiones de la comisión de investigación internacional.

Rusia ha acusado al Equipo de Investigación Conjunto de admitir a expertos de Ucrania, parte implicada en el suceso ocurrido en la región de Donetsk en julio de 2014, pero ignorar las aportaciones de Moscú, que ha apuntado a Kiev como responsable del ataque al avión de pasajeros.

Las autoridades rusas presentaron este lunes las conclusiones de su propia investigación de la tragedia, que indican que el misil no fue lanzado desde zonas controladas por rebeldes.

El sistema de radares ruso ubicado en la región de Rostov del Don -muy próxima a la zona de la tragedia que costó la vida a 298 personas- "no detectó el acercamiento de objetos voladores al avión en los momentos previos al siniestro", aseguró a los medios el comandante de las fuerzas radiotécnicas rusas, Andréi Koban.

En cambio, el oficial ruso también dijo tener pruebas que apuntarían a que las fuerzas de Kiev contaban con sistemas de defensa antiaérea en la zona del siniestro e insinuó que podían haberlos usado contra el avión de pasajeros que cubría la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur.

En el Boeing-777 viajaban 298 personas, de los que 196 eran holandeses, otros 27 australianos, 44 malasios y un neozelandés, entre otras nacionalidades.

Un total de 33 familiares de víctimas de Australia, Malasia y Nueva Zelanda, representados por un abogado australiano, han presentado una denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo y piden una indemnización de 10 millones de dólares por persona al Estado ruso.

Lea más: "Nunca sabremos la verdad", concluyen expertos sobre la catástrofe del MH17

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies