Rusia vincula a su Mundial de fútbol los denuncias de dopaje de Estado

El ministro de Deportes de Rusia, Vitali Mutkó, insinuó este jueves que una de las razones de tantas revelaciones en Occidente que apuntan a una trama de dopaje de Estado en el deporte ruso es el deseo de algunos de privar a este país de su Mundial de fútbol en 2018.

"Una de las razones de los escándalos de dopaje es el deseo de torpedear el Mundial de fútbol de 2018. Primero lo intentaron por medio de la FIFA, pero no resultó. Ahora lo intentan por otro lado", dijo Mutkó tras el documental emitido anoche por la televisión alemana ARD, que acusó al ministro de encubrir el positivo por dopaje de un futbolista ruso.

Según ARD, Mutkó intervino directamente para que no se publicaran las pruebas de un futbolista de la primera división rusa que había dado positivo por la sustancia prohibida Hexarelin en un análisis realizado en agosto de 2014.

La cadena de televisión esgrimió un correo electrónico interno que se cruzó entre el ministerio y el responsable de los controles de dopaje, que llevan las iniciales VL, que se corresponden al nombre de pila y el patronímico del ministro -Vitali Leontijewitch.

"Es muy difícil (comentar) cuando alguien del laboratorio le escribe a otro 'hay que hacer no se qué con VL'. Mañana se sacarán otro VL, nombrarán a otro deportista. No saldremos nunca de este tema. Así podemos concluir que no podemos acoger ninguna competición", respondió Mutkó a las acusaciones.

El ministro, miembro del Consejo Ejecutivo de la FIFA y presidente del comité de Organización del Mundial de 2018, también cargó contra el antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Ródchenkov, en cuyas declaraciones se sustentan las acusaciones más graves del documental de ARD.

El exfuncionario -destituido en 2015 tras ser acusado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de manipular muestras de dopaje- denunció presuntos pagos de sobornos a cargos de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) para mantener en secreto los análisis de deportistas rusos que dieron positivo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

"Ródchenkov está acusado de destruir análisis a cambio de dinero y en su propio interés. Ahora intenta cargar la culpa sobre otros y dice que le habían obligado", subrayó Mutkó.

Agregó que el exdirigente del laboratorio antidopaje, que emigró a Estados Unidos tras ser despedido, "está ganándose el dinero que le pagan aquellos que le han acogido, que le han dado un techo".

"Ha llegado a decir que le daban órdenes en el Kremlin. Se trata de una acción absolutamente política y antirrusa", se quejó Mutkó.

A principios de mayo, en una entrevista con el diario "New York Times" Ródchenkov destapó lo que podría ser una de las tramas de dopaje más intrincadas de la historia justo cuando la AMA había suavizado su postura en relación con el consumo de meldonium, un fármaco cardiovascular utilizado por muchos atletas rusos.

Ródchenkov aseguró que decenas de atletas rusos, incluido al menos 15 medallistas, fueron dopados por las propias autoridades del país anfitrión durante los Juegos de Sochi.

También relató que presuntos agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) manipularon durante el transcurso de los Juegos Olímpicos las muestras de orina para evitar que los atletas rusos fueron descubiertos.  

Lea más

Rusia expulsada del mundo del atletismo por dopaje >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies