Putin exige cumplimiento Acuerdos de Minsk y cese el fuego en Donbass

El presidente ruso, Vladímir Putin, exigió hoy durante un intercambio telefónico entre líderes del cuarteto de Normandía el cumplimiento de los puntos clave de los acuerdos de Minsk y un verdadero alto el fuego en el Donbass.
Putin conversó esta madrugada con los pares de Alemania, Francia y Ucrania acerca del proceso de solución política del conflicto ucraniano.

Los líderes subrayaron los elementos medulares para un arreglo de la crisis, entre ellos un diálogo directo entre Kiev y las regiones de Donetsk y Lugansk, comunicó el servicio de prensa del Kremlin.

Indicó la fuente que Moscú trasladó al resto del cuarteto un paquete de propuestas conciliadas con las regiones de Donbass acerca de las elecciones locales, el estatus especial a esos territorios, la amnistía y la descentralización de las regiones, a fin de que sean evaluadas por el Grupo de Contacto, creado bajo la égida de la OSCE y Rusia .

Coincidieron las partes en una implementación integral y plena de las avenencias suscritas el 12 de febrero de 2015 con el acompañamiento internacional de los líderes del cuarteto de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) y del Grupo de Contacto de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

De acuerdo con la nota del Kremlin, fue subrayada durante la conferencia telefónica la importancia de un estricto régimen de alto el fuego y un mejoramiento de la efectividad del monitoreo de la OSCE en la zona de conflicto con nuevas prerrogativas al igual que el Centro de control y coordinación del armisticio con participación rusa.

En Kiev, el servicio de prensa presidencial citó declaraciones formuladas por el presidente Petro Poroshenko a la sazón del intercambio telefónico, durante el cual, según afirmó el mandatario los "líderes de Normandía" apoyaron el despliegue de una misión policial armada de la OSCE en la zona de conflicto, en lo que insisten las autoridades ucranianas.

Aseguró Poroshenko -según la nota de prensa- que comenzaron las consultas sobre ese asunto, el cual no fue mencionado por el resto de las partes. Rusia aclaró con anterioridad que el tema de la presencia de una fuerza extrarregional debía conciliarse con las regiones rebeldes, que rechazaron el golpe de Estado en Kiev en febrero de 2014.

Durante la cita ministerial celebrada en Berlín el 11 de mayo en el formato de Normandía, el canciller Serguei Lavrov no coincidió en la necesidad de ampliar el mandato de la misión de la OSCE, mucho menos para garantizar supuestamente la celebración de elecciones en esos territorios con militares extranjeros.

Tampoco ocurrieron en esa reunión cambios esenciales en la posición de los países garantes del proceso político ucraniano ni de Kiev en torno a las cuestiones políticas clave en los Acuerdos de Minsk como las elecciones y el estatus especial al Donbass, con los cuales se comprometieron las autoridades ucranianas.

Lea más

La paz, todavía lejos de Donbass >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.