La paz, todavía lejos de Donbass

Encuentro de los ministros de Exteriores de los miembros del Cuarteto de Normandía, compuesto por Alemania, Francia, Ucrania y Rusia, en Berlín.

Encuentro de los ministros de Exteriores de los miembros del Cuarteto de Normandía, compuesto por Alemania, Francia, Ucrania y Rusia, en Berlín.

Reuters
Los ministros de Exteriores de Alemania, Rusia, Francia y Ucrania se reúnen en Berlín para tratar de implementar los acuerdos de Minsk y resolver el conflicto en el este de Ucrania. Según el alemán Frank-Walter Steinmeier, no se han producido grandes avances y las “posiciones de las partes están todavía lejos”.

El conflicto en el este de Ucrania está lejos de estabilizarse. Tal y como ocurrió en la reunión anterior, celebrada el pasado 3 de marzo en París entre los ministros del cuarteto de Normandía, se mantienen las discrepancias, sobre todo en relación a la celebración de elecciones en la región separatista de Donbass.

Los comicios son parte de una serie de medidas acordadas den los acuerdos de Minsk, establecidos en febrero del año pasado. Se presupone que si Kiev reconoce la celebración de estas elecciones comenzará un proceso político que tiene como objetivo establecer mecanismos para que haya una coexistencia pacífica del Donbass con el resto de Ucrania. Berlín, Moscú y París apoyan la celebración de elecciones.

La posición de Rusia

Solamente Ucrania carece de voluntad para negociar las elecciones en Donbass, explicó el ministro Serguéi Lavrov al comentar el resultado de la reunión. Según él, Kiev y Donbass deberían negociar directamente sobre las elecciones, pero hasta ahora "no vemos un gran deseo por parte de Kiev para unirse al diálogo".

Lavrov señaló que en las negociaciones se habló de la importancia de implementar todos los puntos de los acuerdos de Minsk. Además de la celebración de los comicios preocupa la adopción de una ley acerca del estatus especial de la región, la aprobación de las reformas constitucionales en Ucrania y la amnistía de los prisioneros. 

Moscú cree que Kiev pone trabas a la implementación de estos acuerdos. El pasado verano aprobó las enmiendas constitucionales en primera lectura pero posteriormente el proceso se paralizó a causa de los radicales.

La posición de Ucrania

Por su parte, Kiev culpa a Moscú de la situación. Las autoridades ucranianas creen que antes de tratar la celebración de elecciones deben abordarse cuestiones relacionadas con la seguridad. "No podemos hablar de elecciones si ahora no podemos ofrecer seguridad a la región", declaró el ministro ucraniano Pavlo Klimkin. "Si no hay seguridad, no puede haber un periodo para preparar las elecciones".

Según Kiev, esto implica que haya una retirada de las tropas rusas del este de Ucrania. Las autoridades ucranianas insisten en que hay miles de soldados rusos en la región. Las cifras que citan varían de manera considerable. El presidente Poroshenko declaró que hay alrededor de 200.000 soldados rusos, mientras que el Ministerio de Asuntos Exteriores hablaba de 34.000. Moscú niega categóricamente la presencia de estas tropas y pide a Kiev que aporte pruebas.

Además, Kiev solicita que se cierre la frontera entre Rusia y Donbass, como parte integral para poder resolver las cuestiones de seguridad. Esta medida debería prevenir los suministros al supuesto contingente ruso. Todas estas medidas deben ser anteriores a la celebración de los comicios, declara Kiev, que también afirma que las celebrará bajo la legislación ucraniana.

Moscú considera que esta secuenciación, así como la falta de voluntad para garantizar una amnistía, contradice los acuerdos de Kiev. En Rusia afirman que el control fronterizo debería ser posterior a las elecciones. Lavrov considera que los miedos de Kiev acerca de la seguridad en las elecciones son "artificiales".

Los acuerdos de Minsk y las repúblicas del Donbass

En esta situación, Klimkin declaró que el proceso de paz de Minsk puede quedar congelado debido a la falta de acuerdo entre los representantes del cuarteto de Normandía. Sin embargo, para Evgueni Minchenko, del Instituto Internacional de Conocimiento Político, la congelación del proceso de paz significará que las repúblicas autoproclamadas se muevan paulatinamente hacia la independencia. En este caso Ucrania perderá la capacidad para que volver a tener a estas regiones bajo su control.

 

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies