Sanciones contra Rusia buscan desestabilización y descontento

Las sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea contra Rusia persiguen el máximo de daños a la economía y problemas socio-políticos internos con vistas a un escenario de descontento masivo, alertaron hoy expertos.

Uno de los objetivos de la política estadounidense es asestar el máximo de perjuicios a la economía rusa que enfrenta tiempos muy difíciles, declaró a Prensa Latina Andrei Fursov, director del Instituto de análisis sistémico y estratégico.

Observó el experto que las dificultades económicas y los problemas socio-políticos al gobierno del presidente Vladimir Putin deberían conducir "inexorablemente a un descontento social generalizado", al reflexionar sobre la estrategia de los partidarios en Occidente del régimen de sanciones contra Moscú.

En Washington, amplió Fursov, suponen que la prolongación de las restricciones acarreará asimismo contradicciones entre Putin y los círculos empresariales más cercanos al Kremlin.

Recientemente el presidente Barack Obama ratificó la extensión del plazo de las sanciones a Rusia que afectan a un grupo de políticos, empresarios; unido a sectores estratégicos como el energético, financiero y la industria de armamentos.

Para el también miembro corresponsal de la Academia Internacional de Ciencias de Insbruk, Austria, la incoherencia de la retórica de Estados Unidos con la política real no es motivo de asombro, pues exterioriza una conducta reiterada en los asuntos de la política exterior.

Alertó el analista a renglón seguido que por cuanto la estrategia pasa por la desestabilización de Rusia y de toda la región de Euroasia, reforzada en los últimos años, no cabe esperar una cooperación seria y mucho menos un descongelamiento en las relaciones ruso-estadounidenses.

Hasta reputados políticos y militares norteamericanos -subrayó Fursov- hablan abiertamente que las tensiones entre los dos países tienen una perspectiva lejana, inclusive en el período "post Putin", después de 2018.

La profesora emérita del Instituto de Relaciones Internacionales, adscrito al Ministerio de Asuntos Exteriores, Elena Ponomariova, dijo a esta agencia no dudar que la Casa Blanca proseguirá con su política de presiones contra Rusia, como parte de la estrategia de dominación global.

De acuerdo con la lógica del establisment, Estados Unidos es el único país en el mundo "con intereses en todas las regiones que puede usar cualquier método para obtener sus objetivos", glosó Ponomariova a una consulta de Prensa Latina.

Aludió también la doctora en Ciencias Políticas el accionar de Washington mediante chantajes políticos, sanciones y hasta las intervenciones militares en Estados soberanos. Muchos son los ejemplos después de Yugoslavia, Afganistán e Iraq, sostuvo la politóloga rusa.

Opinó la experta que en razón de la imposibilidad de arremeter contra nuestro país una intromisión militar, son usados otros métodos para debilitar a Rusia, generar descontento y socavar la estabilidad del régimen político.

El portavoz del Kremlin Dmitri Peskov catalogó este miércoles de inadmisible cualquier intromisión externa en los procesos judiciales, y en particular en el caso de la ucraniana Sávchenko.

Peskov deploró el llamado de un grupo de eurodiputados de imponer sanciones al presidente Vladimir Putin por el juicio a la piloto y oficial Nadezhda Savchenko como responsable de la muerte de periodistas rusos en la región de Lugansk, en julio de 2014, cuando cubrían los bombardeos del ejército ucraniano en Donbass.

Lea más

Todo lo que hay que saber sobre las sanciones occidentales contra Rusia >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies