Putin: "La solución a la crisis de refugiados depende del arreglo en Siria"

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró que la solución a la crisis de los refugiados en la Unión Europea depende del arreglo político de conflictos como los de Siria y Libia.

"Para solucionar el problema de los refugiados, es necesario en primer lugar lograr el arreglo definitivo de los conflictos en Siria, Libia y otros países", dijo Putin en rueda de prensa tras reunirse con el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán.

Putin subrayó que para que los refugiados regresen a sus lugares de origen, antes es necesario restablecer las instituciones estatales y la economía de esos países en conflicto.

"Esa es la tarea número uno", subrayó el líder ruso, quien subrayó también la importancia de "combatir el terrorismo de manera conjunta" para que las regiones afectadas recuperen la paz y sus habitantes puedan llevar una vida normal.

Y recordó que "el motivo principal de los problemas con los inmigrantes está en la desestabilización de los países en regiones enteras" desde Oriente Medio al Norte de África y Afganistán.

Putin alabó la política migratoria de Hungría, que se ha caracterizado por sus duras críticas contra Bruselas por abrir las puertas al flujo de inmigrantes procedentes de las zonas en conflicto.

"Simpatizamos con la postura del primer ministro de Hungría, que se basa en defender la identidad europea, la identidad de su país, de su pueblo", dijo.

Por otra parte, Putin tachó de "sinsentido" vincular el posible levantamiento de las sanciones europeas contra Rusia con el cumplimiento de los Acuerdos de Paz de Minsk en el conflicto en el este de Ucrania.

"Es un sinsentido, ya que, insisto, la pelota no está en nuestro tejado", señaló el presidente ruso.

Putin, quien ha acusado a Kiev de retrasar la adopción de reformas constitucionales, aspecto crucial para el éxito del proceso de paz, expresó su confianza en que Ucrania supere la actual crisis política y cumpla de una vez por todas dichos acuerdos.

A su vez, se mostró convencido de que "tarde o temprano" las relaciones entre Rusia y la UE se normalizarán.

Orbán, considerado uno de los pocos aliados de Putin en el seno de la UE, aseguró que "ya pasó" el tiempo en que las sanciones contra Rusia "se prolongaban automáticamente".

Resaltó que "el crecimiento económico en la UE es muy lento", por lo que los Veintiocho "no pueden permitirse el lujo de no cooperar con todos".

El jefe del Gobierno húngaro se ha pronunciado en numerosas ocasiones a favor del levantamiento de las sanciones a Rusia, que según Budapest ya han causado a ese país pérdidas de miles de millones de dólares.

"Sin contactos económicos con Rusia, la industria húngara no será competitiva. Estoy seguro de que Rusia no es un enemigo, sino un socio", dijo Orbán.

En el plano bilateral, Putin adelantó que la agencia nuclear rusa, Rosatom, procederá a modernizar la central nuclear de Paks con la instalación de dos nuevos bloques, una de las prioridades de Hungría en sus relaciones con Rusia.

"Esto duplicará el potencial de generación eléctrica del país y fortalecerá la seguridad energética de Hungría", destacó Putin, quien pronosticó que el proyecto creará miles de puestos de trabajo.

Además, subrayó que, pese a la recesión económica, el Gobierno ruso mantiene su compromiso de conceder a Budapest un crédito por valor de 10.000 millones de euros, el 80 por ciento del coste de la ampliación de Paks.

Lea más

La estrategia rusa en Siria para 2016 >>>

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.