Medvédev aplaza la presentación del plan anticrisis ruso

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, dio hoy otros diez días a su Gobierno para ultimar el plan de medidas urgentes para hacer frente a la recesión económica que atraviesa el país, agravada por el desplome de los precios del petróleo.

"Una serie de propuestas concretas aún deben ser incluidas en el proyecto. Vamos a dejar prácticamente una semana para hacerlo", dijo Medvédev en la reunión del Gobierno dedicada al plan anticrisis.

Mientras, al ministro de Economía, Alexéi Uliukáev, informó al gabinete de que el proyecto estará listo el próximo 29 de febrero y que costará a las arcas del Estado un total de 880.000 millones de rublos (10.470 millones de euros al cambio de hoy).

La cifra ofrecida hoy por Uliukáev difiere en 53.000 millones de rublos (630 millones de euros) de la adelantada la semana pasada por la agencia oficial TASS, que accedió entonces al borrador inicial del plan anticrisis.

A su vez, el diario económico Kommersant, que cuenta con todos los borradores del documento, estimó en al menos un 20 por ciento el encarecimiento que ha sufrido el plan en los últimos diez días.

En un artículo publicado hoy, el diario advierte además de que aún con todos los recursos asignados, incluidos aquellos que saldrán de varios fondos de reservas, al Gobierno le faltan al menos 160.000 millones de rublos (1.903 millones de euros) para poner en marcha todas las medidas que ha previsto.

El borrador del ministerio de Economía, señala Kommersant, indica que "el volumen y la fuente de financiación" de algunas medidas "serán determinados durante la ejecución de los presupuestos" estatales.

En la práctica esto significa que la financiación podría salir de los ingresos imprevistos en las cuentas para este año o bien de los fondos de reserva, un extremo que el Gobierno prefiere evitar.

Pese a la ambición del plan, la mayoría de los expertos coincide en que aunque puede suavizar el impacto de la caída de los ingresos por la exportación de petróleo y gas, no revertirá la tendencia a la baja de la economía.

La agencia de calificación estadounidense Moody's ha empeorado el pronóstico para Rusia y estima que el PIB ruso caerá este año un 2,5 por ciento tras retroceder otro 3,7 por ciento en 2015.

La recesión de la economía rusa dura ya un año y medio, motivada por el desplome del precio del crudo, la devaluación del rublo, las sanciones de Occidente por el papel de Moscú en la crisis ucraniana, pero también por la falta de reformas estructurales.

 

Lea más

 

¿Cómo afecta la crisis económica a la política exterior de Rusia? >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.