Ofensiva militar sirio-rusa reduce capacidad de bandas terroristas

Con la irrupción de la flotilla rusa del mar Caspio y la ofensiva terrestre emprendida por el ejército sirio, la campaña antiterrorista da un nuevo giro, después que las bandas armadas perdieron el 40 por ciento de su infraestructura.

 

El lanzamiento de 26 misiles crucero Kalibr desde unidades navales rusas asentadas en el mar Caspio sorprendió a muchos que pensaban que Rusia se limitaría al uso de sus aviones de combate.

 

Casi una docena de objetivos fueron abatidos en las provincias de Idleb, Raqqa y Alepo, todos a más de mil 500 kilómetros de los colimadores navales rusos, quedando fuera de combate una fábrica de explosivos, depósitos de armas, municiones y combustible, y un campo de entrenamiento del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

 

Ahora las unidades navales rusas del mar Caspio -incluso se habla de la posible incorporación de la Flota del mar Negro-, junto a los aviones militares de la Fuerza Aeroespacial, incrementan el poderío bélico del apoyo de Moscú, que desde el 30 de septiembre ha atacado con efectividad 112 objetivos terroristas en Siria.

 

Por su parte, el ejército nacional sirio comenzó a ejecutar una gran ofensiva terrestre contra las bandas del EI y el Frente al-Nusra en la provincia de Hama, en coordinación con la aviación rusa, que cierra el cerco aún más a los extremistas armados.

 

Para muchos expertos, la participación de las fuerzas armadas del gigante euroasiático en el conflicto sirio, cumpliendo con una solicitud de ayuda del gobierno de Damasco, incluye un despliegue tecnológico que evidencia el poderío militar de Moscú.

 

Según el canal de televisión ruso Zvezda, en Siria se están desplegando los complejos móviles de guerra electrónica Krassuja-4, que permite interferir las señales de radar de los aviones enemigos y crear una burbuja electrónica impermeable a las señales del GPS y a los equipos de detección adversarios.

 

Este sistema impide también el funcionamiento de los misiles crucero y las bombas guiadas por sistemas de localización electrónica.

 

Su radio de acción se extiende desde 150 a 300 kilómetros y el sistema puede ser empleado especialmente contra drones de reconocimiento, los que intercepta o saca del aire tras perder la comunicación con sus operadores.

 

A este despliegue se unen los misiles antiaéreos S-300, a bordo de buques de guerra próximos a la costa de la provincia de Latakia, en el Mediterráneo, que permitirán proteger el espacio aéreo de gran parte de Siria.

 

Mientras esto ocurre, los yihadistas siguen acumulando odio y desprecio sobre la población civil, y continúan saliendo a la luz pública hechos violentos que atentan contra la integridad de los ciudadanos sirios.

 

La brutalidad de las bandas terroristas que operan aquí llegó al límite de torturar salvajemente a un niño de 12 años, y después crucificarlo junto a su padre, por negarse a abandonar su fe cristiana y convertirse al Islam.

 

El dantesco hecho ocurrió el pasado 28 de agosto, en la ciudad de Alepo, a unos 350 kilómetros al noreste de esta capital, y fue dado a conocer el martes por el sitio digital Christian Aid Mission, que ofreció detalles de las macabras prácticas de los miembros del (EI).

 

Según el sitio web, los takfiristas de ese grupo golpearon salvajemente al menor, delante de su padre, un ministro cristiano sirio que fundó nueve iglesias en este país árabe, para que renegara de sus creencias y se convirtiera al islamismo.

 

Al negarse, los verdugos del EI fueron cortando las puntas de los dedos del niño, mientras continuaban golpeándolo, y advirtiendo al padre que solo dejarían de torturarlo si renunciaba a sus creencias.

 

El pastor cristiano también fue golpeado y torturado, junto a otros dos misioneros que estaban con él, y después crucificado junto a su hijo. El hecho ocurrió ante la mirada de los familiares del pastor y otros vecinos de la localidad, que presenciaron además la decapitación de dos mujeres -después de ser violadas en público-, y ocho hombres, integrantes de la comunidad cristiana de Alepo, que tampoco aceptaron convertirse al Islam.

 

Lea más

 

¿Planea Rusia una ofensiva terrestre en Siria? >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies