El brasileño Michel Temer se reúne en Moscú con Vladímir Putin

"A pesar de las diferencias culturales, históricas y lingüísticas, Rusia y Brasil tienen mucho en común".

"A pesar de las diferencias culturales, históricas y lingüísticas, Rusia y Brasil tienen mucho en común".

Reuters
En vísperas de la llegada del presidente de Brasil a Rusia, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, habla con el diario ruso Rossiyskaya Gazeta sobre el estado actual y el futuro de relaciones ruso-brasileñas. El ministro adelanta también las cuestiones que discutirán ambos presidente durante el encuentro.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, concedió una entrevista al diario ruso Rossiyskaya Gazeta en vísperas del viaje del presidente de Brasil a Moscú.

“Nuestras relaciones con Rusia son muy positivas. Realizamos diversos encuentros bilaterales de alto nivel, el presidente Michel Temer ya representó a Brasil en esos eventos. Existe el Consejo Empresarial, cuya próxima reunión se celebrará durante la visita del presidente. Esperamos que cerca de 120 representantes de las empresas participen en esta reunión”, dijo Nunes.

Según Aloysio Nunes, a pesar de las diferencias culturales, históricas y lingüísticas, Rusia y Brasil tienen mucho en común.

“Compartimos las ideas de la defensa de la multipolaridad, y en muchos otros asuntos nuestras posiciones son similares, por ejemplo, en relación a las cuestiones climáticas o las resoluciones pacíficas de conflictos. Apreciamos el apoyo de Rusia durante el proceso de adhesión a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU”, afirmó el canciller brasileño.

No obstante, en el campo económico la relación entre ambos países no pasar por su mejor momento. El canciller brasileño reconoce que el volumen de intercambio comercial sigue siendo bajo y que hay un amplio margen de mejora.

“Actualmente la balanza comercial es de 4.000 millones de dólares y, según los expertos, puede llegar hasta los 10.000 millones de dólares en 2020. Es una estimación muy ambiciosa, pero realizable. No solo los gobiernos de los dos países, sino también los representantes de la comunidad empresarial deben intensificar el trabajo para alcanzar ese indicado”.

Para Nunes, acelerar la cooperación entre los empresarios rusos y brasileños es una tarea difícil, y los factores que difucultan los negocios son variados.

“Hay una serie de razones objetivas para ello: la desaceleración de la economía global, [...] la crisis financiera en Brasil que provocó la caída del PIB hasta casi un 10%. Rusia también tiene sus propios problemas de carácter internacional, que afectan las relaciones comerciales con los socios”, dijo Nunes.

Según el canciller brasileño, los gobiernos de ambos países deben apoyar y ayudar a los empresarios. “En países que tienen una economía de mercado las relaciones se basan en las personas, las empresas y algunas organizaciones específicas. Los gobiernos deben cumplir su papel y preparar acuerdos que faciliten esta interacción, promover la inversión mutua. En nuestro entendimiento, los socios rusos están interesados no solo en industrias tradicionales, como el petróleo y gas, sino también en energía nuclear, telecomunicaciones y nanotecnologías”, declaró Nunes.

Aloysio Nunes también reveló que durante la visita oficial de Michel Temer a Moscú, los presidentes deben firmar acuerdos sobre facilitación del comercio y protección de las inversiones, además de debatir temas de política internacional.

“Los presidentes discutirán diversas cuestiones que afectan a las actividades de BRICS, que es un importante mecanismo de cooperación y coordinación política, [...] sobre la preservación de la paz, la lucha contra el terrorismo internacional, la situación en Corea del Norte y Siria”, agregó el canciller.