Ruso huye del ELN colombiano al más puro estilo Rambo

El armenio estuvo cautivo durante más de seis meses.

El armenio estuvo cautivo durante más de seis meses.

Reuters
Arsén Voskanián fue capturado por el ELN en noviembre de 2016 cuando buscaba contactos para conseguir ranas doradas, muy apreciadas en el mercado negro internacional. Cuando iba a ser liberado se lió a tiros con sus captores y huyó. Actualmente se encuentra en paradero desconocido.

El ciudadano ruso-armenio Arsén Voskanián, secuestrado por el ELN en Colombia, consiguió huir el pasado 19 de abril en una acción al más puro estilo de Rambo, informa Voces de Colombia, la página oficial de los guerrilleros.

Voskanián fue capturado el pasado 5 de noviembre de 2016 en la región del Chocó mientras recolectaba ranas doradas para traficarlas en el mercado internacional. La semana pasada se hizo con una pistola y disparó a sus captores, hiriendo a cinco, antes de huir al bosque.

La embajada rusa en Bogotá solicitó a los rebeldes su liberación. El ELN se encontraba en proceso de entregarlo al Comité Internacional de la Cruz Roja cuando el traficante de ranas consiguió huir.

“El Comando Central lamenta no haber podido concluir exitosamente esta liberación y este trágico suceso”, dicen los miembros de la guerrilla colombiana en un comunicado, y añaden que Voskanián fue herido en la refriega. Se desconoce su paradero actual.

Según el diario El Tiempo, miembros del ejército de Colombia, junto con la ayuda de indígenas embera, continúan las labores de búsqueda.

¿Quién es este ‘Rambo’?

Voskanián, de origen armenio, era taxista en Moscú, según informa RIA Novosti. En otoño de 2016 voló a Colombia con el objetivo de encontrar y vender las caras ranas doradas. Todavía es un misterio y se desconocen las razones por las que abandonó su empleo y arriesgó su vida para ir a remotas áreas de Colombia, donde el gobierno todavía lucha contra los insurgentes.

Las ranas venenosas Lehmann son bastante raras. Fuente: Arco Images/Global Look PressLas ranas venenosas Lehmann son bastante raras. Fuente: Arco Images/Global Look Press

Un portavoz de la embajada rusa en Bogotá declaró al diario Moskovski Komsomólets que Voskanián no se había registrado en su oficina y que conocieron las noticias de su desaparición por los medios de comunicación locales.

El pasado 21 de enero, la Cruz Roja informó de que se había liberado con éxito un extranjero capturado por el ELN.

Según El Tiempo, este cautivo fue raptado junto con Voskanián.

Tres meses después el ruso-armenio iba a ser liberado. Cuando lo trasladaban al sur de la región del Chocó, decidió rebelarse contra el convoy. El tiroteo tuvo lugar entre las regiones de Pizarro y Nuquí. Hay pocos asentamientos en la zona por lo que “sobrevivir en las condiciones locales resulta complicado”, declara un portavoz de la embajada a Moskovski Komsomólets.

Por su parte, la agencia EFE informa de que el pasado 23 de abril la Armada colombiana hayó a otro taxista ruso,  identificado como Serguéi Donets, durante la búsqueda de Voskanián.

Donets, de 43 años de edad, estaba en la playa de Litoral de San Juan y se desconoce qué hacía en el país. Fue transportado a dependencias médicas y se encuentra en buen estado de salud. Según su relato, “el pasado 26 de marzo salió hacia Jordania en autobús, de ahí tomó un vuelo hasta Cuba y luego otro hacia Caracas”, informa Efe sobre el confuso suceso.

Posteriormente ingresó en Colombia por Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela, y siguió hasta Bogotá, luego a Turbo (noroeste) y Chocó, “donde al parecer abordó una lancha y como no tenía más dinero lo abandonaron en una playa, donde fue localizado por las tropas de la Armada que realizaban operaciones en esta zona del país”, señaló la institución.

Ranas doradas y caras

Nadie sabe por qué Voskanián decidió huir. Quizá supo que iba a ser liberado y luchó con sus captores para tratar de caer en manos del gobierno.

En el mejor de los casos habría sido deportado, mientras que también podrían haberlo condenado por el tráfico de una especie endémica de ranas venenosas.

Según el experto del zoo de Moscú, Alexander Gatílov, la ley colombiana solo prohíbe recoger ranas en zonas protegidas. “No se dice directamente que la recogida de ranas sea legal, solamente están en la jungla”. Añade que para poder transportarlas legalmente son necesarios gran cantidad de documentos y dos meses de cuarentena, que pueden ser caros y muy largos.

Por lo que Gatílov cree que Voskanián se estaba preparando para transportarlas ilegalmente a Rusia. Las ranas venenosas Lehmann (Oophaga lehmanni) son bastante raras. “En el mercado negro europero pueden costar entre 500 y 5.000 dólares”, añade.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.