Lavrov y Putin reciben a Tillerson: así fueron las conversaciones

Serguéi Lavrov con Rex Tillerson, el 12 de abril de 2017.

Serguéi Lavrov con Rex Tillerson, el 12 de abril de 2017.

Reuters
La primera visita del nuevo Secretario de Estado de EE UU a Moscú no supuso ningún avance significativo en las relaciones bilaterales. Moscú y Washington mantienen demasiadas discrepancias para que ello fuera posible. Por otro lado, los analistas señalan la importancia de restablecer los canales de comunicación entre las dos potencias nucleares.

Rex Tillerson y Serguéi Lavrov, el 12 de abril de 2017. Fuente: ReutersRex Tillerson y Serguéi Lavrov, el 12 de abril de 2017. Fuente: Reuters

Las relaciones entre Rusia y EE UU se encuentran en un estado negativo, según reconoció Vladímir Putin en la víspera del encuentro entre el Ministro Ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y el Secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, en Moscú.

En una entrevista para el canal «Mir 24», el presidente ruso afirmó que el nivel de confianza entre Moscú y Washington al cabo de estos meses de presidencia de Donald Trump «más bien se ha degradado», incluso en comparación con el último período de Barack Obama, cuando los politólogos hablaban del retorno de ambos países a la retórica y el espíritu de la Guerra Fría.

De Lavrov a Putin

Las declaraciones que intercambiaron ambas partes antes de la visita de Tillerson también tuvieron un tono duro. El secretario de Estado instó a Rusia a elegir de qué lado está en el conflicto sirio, a lo cual desde el ministerio de Exteriores ruso respondieron que «es inútil venir a Rusia con ultimátums».

EE UU publicó un informe según el cual Rusia habría intentado ocultar la implicación del gobierno sirio en el ataque con armas químicas del 4 de abril. El secretario de prensa del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó las acusaciones de infundadas.

Aún el día anterior a la visita no estaba claro si el secretario de Estado sería recibido por Putin en el Kremlin o tendría que limitarse a hablar con Serguéi Lavrov. El 11 de abril, Dmitri Peskov dijo que el encuentro con Tillerson no estaba en la agenda de Putin. Finalmente, el presidente sí se reunió con el diplomático estadounidense. Fue el 12 de abril, tras las negociaciones con Lavrov.

Fuente: ZUMA Press/Global Look PressFuente: ZUMA Press/Global Look Press

Discrepancias en cuanto a Siria y las armas químicas

«Kommersant», citando fuentes conocedoras de la marcha de las negociaciones, explica que la atención de los políticos se centró principalmente en la cuestión siria. A juzgar por las intervenciones de Lavrov y Tillerson en la conferencia de prensa realizada tras la reunión, las discrepancias en cuanto al enfoque de la cuestión se mantienen, pero ambas partes están dispuestas a debatirlas.

Tillerson repitió que el gobierno de Bashar al Asad está llegando a su final, y que la función de Rusia es explicar a su socio sirio esta realidad. Por su parte, Lavrov, expresó sus dudas respecto a que EE UU estén luchando de forma efectiva contra los islamistas de «Jabhat al-Nusra».

«Existe la firme sospecha de que siguen protegiendo a “al-Nusra” con el fin de utilizarlo en cualquier momento para derrocar a Asad por la fuerza», afirmó el ministro.

También son distintas las valoraciones sobre el ataque con armas químicas del 4 de abril: EE UU están convencidos de que su autor fue el gobierno de Asad, mientras que Rusia insta a respetar la presunción de inocencia y esperar el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

«Bajo nivel de confianza»

No obstante, los dos diplomáticos calificaron de productivas las conversaciones mantenidas entre ambos. Lavrov declaró que Rusia está dispuesta a restablecer el memorándum para evitar incidentes aéreos en Siria (Moscú suspendió la vigencia del documento tras al ataque de EE UU a la base de las Fuerzas Aéreas sirias el 7 de abril).

Además, el ministro ruso anunció que ambos países crearán un grupo especial de trabajo formado por representantes del Ministerio del Exterior ruso y la Secretaría de Estado americana para analizar los problemas existentes en las relaciones mutuas.

Por su parte, Rex Tillerson señaló que las relaciones entre ambos países se encuentran muy dañadas, y que esto es  ecesario arreglarlo. «Hay un bajo nivel de confianza entre nuestros países», dijo el secretario de Estado. «Las dos potencias nucleares más poderosas del mundo no pueden tener esta clase de relación».

Fuente: ReutersFuente: Reuters

El editor jefe de la revista «Rusia en la política global», el politólogo Fiódor Lukiánov, considera que un resultado positivo de las conversaciones es la recuperación de los mecanismos de comunicación.

«En cuanto al resto, no percibo ningún acercamiento. Creo que la parte estadounidense está optando por la táctica más dura posible», explicó Lukiánov a RBTH. «Y no solo en relación con Rusia, sino en general. Para la administración de Trump, lo importante es demostrar que América es quien manda».

La reacción de Trump

Además de Siria, Lavrov y Tillerson hablaron sobre el problema de la península coreana, confirmando su adhesión al principio de que Corea del Norte debería renunciar a su estatus de país con armas nucleares.

También trataron el tema de Ucrania, subrayando la necesidad de respetar los acuerdos de Minsk, y cuestiones de cooperación bilateral. «Tillerson no me amenazó con sanciones», señaló Lavrov en la conferencia de prensa. Tampoco hablaron del levantamiento de las sanciones ya existentes contra Rusia.

Las negociaciones de Tillerson en Moscú tuvieron una reacción por parte de Donald Trump, que el 12 de abril mantenía una reunión con el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg. Trump calificó de impresionante el trabajo de Tillerson y volvió a declarar que sería bueno normalizar las relaciones con Rusia, aunque no está claro si esto será posible. «Sería maravilloso si la OTAN y nuestro país pudiera llevarse bien con Rusia», dijo Trump. «Ahora mismo, no nos llevamos bien».

Las declaraciones contradictorias que llegan desde Washington (la semana anterior, Trump criticó duramente a Rusia) indican que es difícil hablar sobre un único enfoque de la administración de Trump en cuanto a la política exterior, en opinión de Timoféi Bordachov. «Esta administración aún se encuentra en proceso de formación. Hay muchos conflictos internos entre grupos y entre individuos», explicó Bordachov a RBTH. «Por ahora no se aprecia ninguna imagen de conjunto».

Lea más:

¿Qué pasó el viernes 7 de abril?

¿Retirará Rusia su apoyo a Bashar al Asad?

Cómo responderá Rusia al ataque de EE UU contra la base aérea siria