Mosul y Alepo, en la primera línea del frente de la guerra informativa

Un grupo de kurdos sirios sale de Alepo.

Un grupo de kurdos sirios sale de Alepo.

AP
EE UU acusa a Rusia de la muerte de población civil en Alepo, mientras Rusia reprocha a Washington que no reconoce la liberación de decenas de miles de habitantes en esta ciudad siria. Moscú también critica a EE UU el desprecio por las vidas de los civiles durante el combate por la ciudad iraquí de Mosul. RBTH investiga hasta qué punto estas acusaciones tienen motivos propagandísticos y forman parte de la llamada guerra de información entre Occidente y Rusia.

La situación en Alepo ha dado un giro radical, informaba el pasado 29 de noviembre un representante del Ministerio de Defensa ruso mientras comentaba los éxitos obtenidos por el ejército sirio en su ataque y lamentaba la “sorprendente ceguera de nuestros colegas occidentales”. 

Según el representante del Ministerio de Defensa, en Occidente no se ha informado de la liberación de 80.000 sirios que vivían en las zonas que las tropas del ejército del gobierno han tomado bajo control.

Las acusaciones mutuas entre Rusia y Occidente de ignorar el destino de la población civil se han convertido en un rasgo característico de los conflictos actuales en Oriente Próximo. Occidente, y sobre todo EE UU, critican a Moscú por la muerte de sirios en Alepo. Rusia, como respuesta, acusa a EE UU de ignorar las vidas de los ciudadanos de la ciudad iraquí de Mosul, que la coalición internacional liderada por Washington intenta liberar de manos de los extremistas del Estado Islámico. Rusia ha criticado en numerosas ocasiones a EE UU por organizar un “bloqueo informativo” alrededor de la batalla por Mosul.

“Deseo de matar a niños”

El hecho de que exista un bloqueo informativo no es del todo cierto, ya que los medios de comunicación occidentales dan bastante cobertura al curso de las operaciones alrededor de Mosul. Sin embargo, algunos observadores señalan que los mismos medios no muestran del mismo modo lo que sucede en Mosul que las acciones de las tropas rusas y sirias en la operación en Alepo. 
El periodista estadounidense Robert Parry ha analizado las publicaciones sobre las dos operaciones militares que han aparecido en The New York Times. Según Parry, en el caso de Mosul, el mensaje del periódico a sus lectores es el siguiente: si durante el ataque apoyado por EE UU se producen víctimas entre la población civil, incluidos niños, estas deben considerarse como “pérdidas colaterales” inevitables, el pago necesario por “liberar la ciudad de los violentos extremistas”. 

Al mismo tiempo, el periódico muestra la batalla por la parte oriental de Alepo como un deseo “de los barbáricos líderes rusos y sirios de bombardear los barrios con población civil sin tener en cuenta las pérdidas humanas siguiendo un evidente deseo de matar a niños”.

En un intento de explicar los motivos que pueden llevar a uno de los principales periódicos del mundo a mostrar una misma realidad de formas tan distintas, los expertos aluden a la relación entre los medios de comunicación y los gobiernos. 
Según el historiador estadounidense Nicolai Petro, creer que los medios de comunicación son imparciales es un error.

El experto subraya que las directivas de los medios de comunicación a menudo adoptan la visión del gobierno como la interpretación verídica de los acontecimientos mundiales. Esto se debe a dos circunstancias. En primer lugar, temen que si actúan de otro modo podrían verse privados del acceso a los recursos del gobierno. Por otro lado, en EE UU adoptar la visión del gobierno tiende a considerarse “una manifestación democrática”. 

“Nada sobrenatural”

Los expertos rusos opinan que el gobierno ruso actúa del mismo modo que el estadounidense en el trato que se da a los conflictos en Oriente Próximo y la manera de mostrarlos en los medios de comunicación.

“En todo esto no hay nada sobrenatural: no hay ningún país en todo el mundo dispuesto a acusarse a sí mismo de ningún acto ilegal que vaya en contra de las normas del derecho internacional”, declara a RBTH el arabista Leonid Isáyev, profesor del departamento de politología de la Escuela Superior de Economía. 

Sin embargo, tampoco se trata de mentiras intencionadas: “la gente suele restar importancia a sus propios errores y exagerar los de sus adversarios”. La realidad es la siguiente: “la población civil muere a causa de nuestros bombardeos en Alepo y a causa de los bombardeos de EE UU en Mosul”.

Al mismo tiempo, los expertos consideran que en la mayor parte del mundo las acciones de Rusia en Siria se perciben peor que las de EE UU en Irak. Grigori Kosach, profesor del departamento de estudios orientales modernos de la Universidad Estatal Rusa de Humanidades, asegura que esta es la visión de quienes no ven tras los ataques de Moscú en Siria una lucha contra los terroristas, sino el deseo de destruir a los enemigos del presidente sirio Bashar al Asad, los llamados “rebeldes moderados”. Sin embargo, quienes critican la política de Washington en Siria señalan que la imagen de estos combatientes “moderados” es en gran parte una invención de los medios de comunicación.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies