El Ejército ruso revelará a la OTAN datos sobre sus maniobras

La medida es un gesto de buena voluntad, señalan los expertos.

La medida es un gesto de buena voluntad, señalan los expertos.

Ígor Zarembo / RIA Novosti
El Mando del Ministerio de Defensa de Rusia ruso proporcionará a la Alianza información adicional sobre la cantidad de soldados, armamento y objetivos de las inspecciones sorpresa que se llevan a cabo para establecer la capacidad de combate del ejército. En opinión de los expertos, esta medida contribuirá a reducir el nivel de tensión en las relaciones con Occidente.

“De forma unilateral, Rusia comenzará a informar más detalladamente a la OTAN sobre las inspecciones sorpresa de sus fuerzas armadas”, afirmó Franz Klintsevich,  vicepresidente del Comité de Defensa del Consejo de la Federación, según informó el diario Izvestia.

Según Klintsevich, Moscú pretende realizar un gesto de buena voluntad y proporcionará no solo la información prevista por el Documento de Viena de la OSCE sobre medidas de confianza y seguridad en Europa, ratificado en 2011.

Se realizarán sesiones informativas para los agregados militares extranjeros sobre las maniobras: incluirán datos sobre la cantidad de personal y armamento, los planes y objetivos así como del lugar  y otras cuestiones.

Según señala Klintsevich, estas medidas adicionales deberán reducir la tensión en las relaciones con la OTAN y mostrar a la Alianza que sus recelos hacia Moscú son infundados.

Acusaciones de Occidente

En los últimos años las maniobras militares de Rusia han provocado una airada ola de desaprobación por parte de los países de la OTAN.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha declarado que Rusia socava la “transparencia y previsibilidad en Europa cuando realiza maniobras militares en su territorio”.

Según explicó a RBTH el decano de la facultad de Economía y Política Mundial de la Universidad Nacional de Investigación – Escuela Superior de Economía, Serguéi Karaganov, el intercambio de información se realizará a partir de ahora de forma bilateral.

“El Documento de Viena y los anteriores acuerdos se redactaron en condiciones geopolíticas totalmente distintas, con otro tipo de tecnologías y, sobre todo, cuando existía otro nivel de confianza. En los años 80 y 90, el entendimiento mutuo era muy superior. Me parece que no es necesario modificar documentos antiguos, sino crear documentos nuevos que se adecuen a las condiciones actuales”, señaló el experto.

En su opinión, los rivales geopolíticos deben negociar entre bastidores y solo después formalizar los resultados sobre el papel.

“El diálogo entre Rusia y la OTAN en su formato político, tal como éste era antes, no tiene sentido. Solo puede ser efectivo el contacto directo entre militares, cuando el gobierno del país asigna tareas concretas para buscar soluciones sobre una cuestión u otra. Estas conversaciones deben hacerse a puerta cerrada y deben tratar sobre asuntos reales, en vez de realizarse mediante métodos político-propagandísticos delante de la pantalla de televisión”, añadió Karaganov.

Un paso más en la normalización de las relaciones será la activación de los transpondedores (sistemas de identificación para distinguir entre aeronaves propias y ajenas) a bordo de los aviones militares de la Alianza y de Rusia que patrullen sobre aguas internacionales y cerca de las fronteras.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies