Reunión entre Putin y Erdogan: la economía por encima de la política

Los resultados del encuentro sorprenden a los expertos.

Los resultados del encuentro sorprenden a los expertos.

Konstantín Zavrazhin / RG
Según los expertos, en las negociaciones mantenidas en San Petersburgo entre los presidentes de Rusia y Turquía se han alcanzado unos resultados sorprendentes en cuanto a las cuestiones económicas. Al mismo tiempo, los analistas advierten que las relaciones entre Moscú y Ankara dependen en gran medida de la resolución de los problemas políticos, en primer lugar en lo referente a Siria.

La reunión personal entre Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, la primera después de que las Fuerzas Aéreas de Turquía derribaran en noviembre del año pasado un bombardero ruso, se celebró en San Petersburgo el 9 de agosto. Los analistas, que pronosticaban importantes avances en las cuestiones económicas entre Rusia y Turquía tras las negociaciones, estaban en lo cierto.

Durante la rueda de prensa conjunta tras la parte central de las negociaciones, los dos líderes anunciaron un progreso en relación a los dos proyectos ruso-turcos más importantes en el sector energético: la construcción por parte de especialistas rusos de la central nuclear de Akkuyu y la construcción por el lecho del mar Negro del gasoducto Turk Stream. Según Erdogan, ambos proyectos se reanudarán y se desarrollarán hasta el final. Putin señala que se trata de decenas de miles de millones de dólares.


Los expertos se muestran asombrados por las negociaciones


Rusia está especialmente interesada en la construcción del Turk Stream. Esta opción se contempla como una posible alternativa a la ruta ucraniana del tránsito del gas ruso a Europa. Sin embargo, por ahora se está negociando la construcción de dos ramales de los cuatro previstos inicialmente. Estos suministrarían el gas únicamente a Turquía, no a los países europeos.


Putin también anunció su intención de anular de forma permanente las restricciones introducidas a la actividad en Rusia de las empresas turcas. El presidente ruso dio a entender que próximamente se reemprenderán los vuelos chárter a Turquía, un punto de especial interés para el sector turístico de Turquía.


Según Elena Supónina, consejera del director del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, todo esto es la prueba de que “la reanudación de las relaciones económicas avanza a un ritmo mucho mayor del que parecía posible dadas las circunstancias actuales”.

“Sin ilusión ni romanticismo”


Al mismo tiempo, los expertos indican que la reanudación a gran escala de las relaciones podría llevar mucho tiempo.

Según señala Víktor Nadein-Rayevski, del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia Rusa de Ciencias, únicamente en el sector de la construcción Turquía ha perdido contratos por valor de entre 40.000 y 45.000 millones de dólares, muchos de los cuales no podrá recuperar.


Además, es muy poco probable que vuelva a alcanzarse nunca el nivel de las relaciones que unían a Moscú y Ankara antes de noviembre de 2015. Según opina Vladímir Avatkov, especialista en Turquía y director del Centro de Estudios Orientales de Relaciones Internacionales y Diplomacia Pública, después del incidente del avión ruso, en las relaciones entre los dos países ya no volverá a haber la “ilusión y el romanticismo” del pasado por parte de Moscú en lo que respecta a la política de Ankara. Rusia únicamente tendrá en cuenta sus propios intereses.

Las discrepancias respecto a Siria


A diferencia de las cuestiones económicas, la discusión de los problemas políticos entre Rusia y Turquía no resulta tan sencilla. Una prueba de ello es el hecho de que el tema de Siria se retiró del debate público y se debatió después de la rueda de prensa de los dos líderes. Según indican los expertos, Moscú desearía que Ankara cerrara sus fronteras con Siria para que los islamistas sirios no pudieran recibir refuerzos desde Turquía.

Además de debatir el problema sirio, Putin y Erdogan deben, según indica Avatkov, encontrar mecanismos en el ámbito de la seguridad que impidan que se repitan los acontecimientos del pasado mes de noviembre. Según el experto, el futuro de las relaciones entre Rusia y Turquía depende de ello.


El resultado principal de la reunión es el propio hecho de que las dos partes hayan vuelto a hablar de cuestiones relacionadas con la seguridad. En segundo lugar, las declaraciones sobre la reanudación de la cooperación económica resultan especialmente importantes.

Un tercer aspecto relevante es el deseo, con la normalización de la cooperación bilateral, de prestar una mayor atención y un mayor esfuerzo a la tarea de garantizar la seguridad en la región. Esto tiene que ver con la cooperación en la regulación de la crisis siria y en asuntos relacionados con la seguridad en la región del mar Negro.

El cuarto punto más importante del encuentro corresponde a las decisiones tomadas en el sector energético. Queda claro que las negociaciones sobre el Turk Stream avanzan.

Y por último, es significativo que las negociaciones se hayan llevado a cabo en un ambiente positivo.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies