¿Hay riesgo de enfrentamiento entre Rusia y EE UU en Siria?

La falta de cooperación entorpece la lucha contra el Estado Islámico.

La falta de cooperación entorpece la lucha contra el Estado Islámico.

Reuters
Medios occidentales informan sobre un ataque de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas contra una base estadounidense y británica en Siria. El Ministerio de Defensa de Rusia no lo ha confirmado pero cree que la falta de coordinación pone en riesgo a las fuerzas armadas de los diferentes países.

El periódico Wall Street Journalpublicó la semana pasada una noticia sobre un ataque de las Fuerzas Aeroespaciales rusas contra una base estadounidense y británica en Siria el 16 de junio. En ella se informaba de que el objetivo del ataque en At-Tanf, al sureste de Siria, era una base secreta desde la que operaban tanto sublevados sirios como unidades especiales de EE UU y Gran Bretaña presentes en Siria en el marco de la coalición occidental enfrentada al Estado Islámico.

Las fuentes del WSJ opinan que Rusia llevaba tiempo planeando el ataque contra la base. El Ministerio de Defensa de Rusia ha desmentido estas acusaciones y ha declarado a través de un representante que la coalición internacional militar se encontraba en la zona de acción de las Fuerzas Aeroespaciales por culpa de sus comandantes, que se niegan a coordinar las operaciones en Siria con Moscú.

¿Casualidad o acción planificada?

Víktor Litovkin, experto militar de TASS, opina que el objetivo del ataque aéreo en At-Tanf eran los terroristas. “El Ministerio de Defensa de Rusia no sabía que aquella base la estaban utilizando soldados estadounidenses e ingleses — explica a RBTH — . En esta base había miembros de organizaciones terroristas como el Frente al Nusra.

Al mismo tiempo, el arabista Leonid Isáiev, profesor del departamento de ciencias políticas de la Escuela Superior de Economía, considera que la versión del WSJ parece verosímil, ya que con el ataque a la base, Rusia envía a EE UU Unidos y sus aliados el mensaje de que la falta de coordinación puede ser muy peligrosa. Y este ha dado sus frutos.

“Las recientes negociaciones celebradas entre Lavrov y Kerry [después del ataque contra la base] han tratado precisamente sobre la necesidad de que las tropas rusas y estadounidenses coordinen sus movimientos en Siria”, comenta el experto.

El enfrentamiento directo es poco probable

El hecho de que Rusia haya emprendido un supuesto ataque contra una base estadounidense y británica suena amenazante, pero la reacción al ataque ha sido muy contenida.

Los representantes de los gobiernos de EE UU y Gran Bretaña no hicieron declaraciones sobre el incidente, a excepción de un comunicado del Pentágono del 18 de junio que aseguraba que los militares rusos y estadounidenses estaban discutiendo la situación al detalle y planeaban tomar todas las medidas posibles para evitar que estos casos se repitan en el futuro.

“Ningún militar estadounidense o británico sufrió daños durante el ataque  — declara Víktor Litovkin — . Por eso la reacción de los líderes de estos países ha sido tan contenida”.

Leonid Isáiev asegura que el objetivo del ataque eran los soldados de la oposición, no los miembros del a coalición occidental, y Rusia no tenía ninguna intención de atacar a las fuerzas de EE UU y sus aliados en Siria: “Tanto en Rusia como en EE UU son conscientes de que un enfrentamiento directo podría derivar en un serio conflicto que no beneficiaría a ninguna de las dos partes”.

La dificultad a la hora de coordinarse

Rusia ya ha propuesto a EE UU una colaboración más estrecha en Siria que consista en acordar una lista común de agrupaciones terroristas y compartir las coordenadas de las fuerzas de la oposición leales a la coalición occidental para evitar que se conviertan en el objetivo de los ataques de las Fuerzas Aeroespaciales. Sin embargo, según los expertos esta opción no es viable a corto plazo.

“Para EE UU es muy difícil crear una lista única de las fuerzas de la oposición moderada con las que hay que negociar y a las que no hay que atacar — opina Leonid Isáiev — . El problema consiste en que la oposición está muy diseminada”. Muchos grupos de la oposición, recuerda el experto, cambian, se desplazan bajo banderas diferentes, unos se declaran laicos, otros islamistas y cooperan, entre otros, con el Frente al Nusra, reconocido como una agrupación terrorista tanto en Rusia como en EE UU.

Víktor Litovkin señala que las disputas entre el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa, que mantienen puntos de vista distintos sobre la cooperación con Rusia en Siria, también obstaculizan la coordinación de acciones militares.

“Cuando Serguéi Lavrov consigue llegar a un acuerdo con el secretario de Estado John Kerry, más tarde resulta que el Pentágono y la dirección de las fuerzas estadounidenses en Siria no están de acuerdo”, comenta el experto.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies