Conflictos congelados en el espacio postsoviético

Residentes de Dzava organizan un grupo d autodefensa para proteger a sus familias. 1 de abril del 1991.

Residentes de Dzava organizan un grupo d autodefensa para proteger a sus familias. 1 de abril del 1991.

Sergey Titov/RIA Novosti
El estallido de las hostilidades entre Azerbaiyán y Armenia de la semana pasada vuelve a poner el foco en conflictos congelados del antiguo espacio soviético. ¿Qué ocurre en Osetia, Abjasia y Transdniéster?

Nagorno Karabaj

Los enfrentamientos ocurridos durante varios días a principios de abril en Nagorno Karabaj se han cobrado la vida de cerca de 60 personas. Se trata de los sucesos más graves entre ambas partes desde el alto el fuego de 1994.

Durante los últimos meses no paró de crecer la tensión en este territorio de mayoría armenia que durante la época soviética fue parte de Azerbaiyán. En la guerra ocurrida entre 1991 y 1994 murieron cerca de 15.000 personas y terminó con la proclamación de la República de Nagorno Karabaj, apoyada por Armenia.

Los expertos subrayan que el conflicto nunca ha llegado a "congelarse" del todo. "No pasaba ni un mes sin que mataran al alguien, sin que no hubiera escaramuzas...", explica Serguéi Mijéiev, director del Centro de Coyuntura Política. Aunque en el último año la violencia en la zona ha aumentado considerablemente.

Foto: R. Mangasaryan/RIA NovostiFoto: R. Mangasaryan/RIA Novosti

Según los expertos rusos, Azerbaiyán está interesado en los enfrentamientos actuales, ya que perdió la guerra hace 20 años. Además de esto, los analistas creen que Bakú pretende distraer a la población de las dificultades económicas por las que pasa el país actualmente. También apuntan al papel desempeñado por Ankara. Turquía ha sido el único país que ha mostrado un apoyo incondicinal a Bakú durante la última crisis. 

Rusia formó parte del grupo de países que alcanzó parar el conflicto hace 20 años, trata ahora de reconstruir las relaciones entre las antiguas repúblicas soviéticas. 

Moscú tiene una relación estratégica con Ereván y por eso lo más complicado para Rusia, señalan los expertos, consiste en determinar hasta qué punto ayuda a Armenia en este conflicto. Aunque hasta ahora Moscú ha tratado de dialogar con ambas partes. El presidente azerí, Ilham Alíev, tras el encuento con el ministro Serguéi Lavrov declaró a la agencia TASS que el alto el fuego se había alcanzado con la mediación de Moscú.

Transdniéster

El conflicto de Transdniéster, otra de las consecuencias de la desintegración de la URSS, fue más breve y menos sangriento que el de Karabaj.

El territorio colindante con Ucrania y que pertenecía a la República Socialista Soviética de Moldavia quiso separarse de la recién independizada Moldavia. Agunos residentes de la RSS de Moldavia, principalmente de la población rusohablante de las zonas industrializadas del este del país, se opusieron a la creación del Estado moldavo, ya que lo consideraban un proyecto nacionalista.

El poder en Chisinau (capital de Moldavia) trató de resolver el problema por la fuerza. Los enfrentamientos militares tuvieron lugar durante varios meses del año 1992. Hubo cientos de víctimas. El conflicto terminó con la llegada de tropas de pacificación rusas, que se encuentran en la zona desde entonces. La autoproclamada República Moldava de Transdniéster existe desde hace casi un cuarto de siglo.

Los observadores hablan del aumento de las hostilidades últimamente pero no creen que vaya a haber una confrontación armada. El empeoramiento de la situación en Transdniéster se da en el contexto de los acontecimientos en Ucrania.

El ambiente prorruso en Transdiniéster ha acabado siendo rehén de la crisis entre Moscú y Kiev. En septiembre de 2015 se trató de organizar un bloqueo de transporte a la región desde Ucrania.

Vladímir Evséiev, del Instituto de la CEI, cree que tanto las partes moldava como ucraniana causas los problemas económicos de la región.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia afirmó que las autoridades moldavas están tratando de arruinar la misión de las fuerzas de paz rusas en Transdniéster, reemplazándolas por una misión civil. Moscú cree que esto conduce a un aumento de la tensión.

Abjasia y Osetia del Sur

Los conflictos de Abjasia y Osetia del Sur recuerdan al de Transdniéster. Tras la deriva independentista de Tblisi hacia la independencia en los últimos años de la existencia de la URSS, Abjasia anunció su propia soberanía. Así lo hizo también Osetia del Sur, que había tratado de aumentar su autonomía dentro de la República Socialista de Georgia.

En ambos casos la oposición entre Tbilisi y las regiones acabó derivando en guerra. En el caso de Abjasia las víctimas fueron 14.000-16.000 personas, mientras que en Osetia murieron menos de 1.000. Ambos conflictos terminaron con el despliegue de fuerzas de paz. En agosto de 2008 las tropas georgianas lanzaron un ataque contra la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali. Posteriormente Rusia repelió este ataque y hubo una guerra de cinco días entre Rusia y Georgia. Poco después Moscú reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia y se desplegaron tropas rusas en la región.

En 2015 hubo serias negociaciones entre Rusia y Abjasia sobre una posible unión y una alianza estratégica. Osetia del Sur ha llegado a un acuerdo de cooperación e integración. 

En la actualidad, la única plataforma para el diálogo entre las dos repúblicas y Georgia son las conversaciones de Ginebra sobre seguridad y estabilidad que tienen lugar bajo la égida de la ONU, la UE y la OSCE.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies