Rusia e Irán refuerzan sus relaciones

AP
Vladímir Putin afirmó en el Foro de Exportadores de Gas celebrado en Teherán que próximamente Rusia aumentará el intercambio comercial con el país persa. Además de la cooperación conjunta en la guerra siria, especialistas rusos podrán asesorar a Irán en la explotación de los yacimientos de gas. A su vez, se estudia la posibilidad de que compañías iraníes compartan parte del gaseoducto Turkish Stream que tiene previsto llevar gas a Europa a través de Turquía.

Rusia aumentará las relaciones comerciales con Irán. Así lo afirmó el presidente ruso, Vladímir Putin, en el Foro de Países Exportadores de Gas celebrado en Teherán el 23 de noviembre. Según Putin, las autoridades rusas planean aumentar el volumen de su intercambio comercial con Irán, incluyendo un mayor uso de las respectivas divisas nacionales en los pagos. “Tenemos la intención de incrementar el ritmo de nuestras relaciones comerciales”, dijo el mandatario ruso al comentar el  resultados de las negociaciones ruso-iraníes.

En concreto, el primer bloque de la central nuclear de Bushehr ha alcanzado su pleno rendimiento, y en el futuro próximo se iniciarán otras dos fases de construcción de nuevas instalaciones. A su vez, Ferrocarriles Rusos se ocupará de la construcción de una sección de la vía Garmsar – Ince Burun, con una longitud de 495 km.

Aunque los expertos rusos consultados señalan que la principal colaboración será en el sector del gas, y fue precisamente esta cuestión la que ocupó la mayor parte de la intervención de Vladímir Putin en la conferencia de prensa.

El Foro de Países Exportadores de Gas, al que se le llama de manera informal “OPEP del gas”,  reúne a los países líderes en el sector. Los miembros de la asociación son países tan diversos como Rusia, Argelia, Bolivia, Venezuela, Qatar y otros. En total, estos países controlan el 45% del mercado mundial.

Los planes de Rusia

Según el presidente ruso hacia 2040 el consumo de gas en el mundo aumentará un 32%, hasta los 4,9 billones de metros cúbicos al año. El aumento del consumo supone una gran oportunidad para incrementar la producción y exportación de hidrocarburos, incluyendo el gas natural licuado (GNL).

Putin afirmó que Rusia planea triplicar sus ventas de GNL, hasta los 60 millones de toneladas. En esa situación, los países consumidores deben compartir los riesgos de inversión con los productores, para poder justificar las inversiones en infraestructura: gasoductos, factorías de licuado de gas y flota petrolera.

En total, según el asistente del presidente ruso, Yuri Ushakov, Rusia planea incrementar su extracción, de los 639.000 millones de metros cúbicos de 2014 hasta 885.000 millones de metros cúbicos en 2035, incluyendo el aumento de la capacidad de producción de los yacimientos existentes y la explotación de nuevas regiones de extracción en Siberia oriental y el Extremo Oriente.

Por su parte, el presidente iraní, Hasán Ruhaní, tras la retirada de las sanciones, Irán tiene la intención de exportar gas a Europa y Asia.

Cooperación con Irán

En opinión del director del departamento de análisis del Fondo de Seguridad Energética Nacional, Alexander Paséchkin, los intereses de Rusia e Irán en el mercado del gas no entran en conflicto. Añade que el papel estratégico de Irán aumentará a medida que se vayan retirando las sanciones. Sin embargo, el país persa necesitará atraer inversiones a gran escala.

Rusia e Irán podrían suministrar gas a Europa a través de Turquía mediante el gaseoducto Turkish Stream, que las autoridades rusas planean hasta el Viejo Continente pasando por el  fondo del Mar Negro, afirma el director del Fondo de Desarrollo Energético, Sergéi Pikin.

De este modo, ambos países pueden eludir las exigencias del Tercer Paquete Energético de  la UE, según las cuales la misma parte no puede ser simultáneamente suministrador del gas y propietario de la infraestructura. Es más, Pikin añade que las compañías rusas podrían participar en la explotación del yacimiento de gas iraní “Pars Sur”.

Compraventa de uranio

Las autoridades iraníes informaron que retomarán el comercio en materia de energía nuclear con Rusia y prevén la venta de 9 toneladas de uranio enriquecido a Moscú mientras que Teherán comprará 140 toneladas de mineral de uranio.

Este programa de compraventa responde a una medida recogida en el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), el acuerdo sobre el programa nuclear entre Irán y el Grupo 5+1 (EEUU, Francia, Rusia, Reino Unido, China y Alemania) alcanzado el pasado mes de julio y que permitirá el fin de las sanciones que pesan sobre el país asiático a cambio de una reducción sustancial de sus actividades atómicas.

Coordinación en Siria

Rusia e Irán coordinan sus acciones militares en Siria. Coinciden en que el mayor enemigo son los grupos yihadistas que operan en todo Oriente Medio -desde Siria hasta Irak y el Yemen- y no el presidente sirio. Ambos coordinan desde hace dos meses sus acciones militares sobre el terreno a través del centro de coordinación antiterrorista con sede en Bagdad. "Irán es un país sólido e independiente, con muy buenas perspectivas. Es un seguro y confiable aliado en la región y en el mundo, y Rusia promete no traicionar esta asociación bajo ninguna condición", dijo Putin en Teherán.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies