¿Una nueva alianza islamista contra Rusia?

Imagen de Aymán al-Zawahiri leyendo un comunicado.

Imagen de Aymán al-Zawahiri leyendo un comunicado.

AFP/East News
El líder de Al Qaeda ha pedido a los distintos grupos islamistas que olviden sus discrepancias internas en pro de una alianza que pueda hacer frente a Occidente, Rusia, Siria e Irán. Sin embargo, las probabilidades de que los extremistas dejen a un lado sus diferencias y comiencen a actuar como un frente único son remotas.

El líder de Al Qaeda, Ayman Zawahiri, ha instado a otros grupos islamistas a unir sus fuerzas. Según informa la agencia Reuters, el pasado 1 de noviembre publicó un comunicado en uno de los sitios web relacionados con la organización terrorista.

“Norteamericanos, rusos, iraníes, alauitas y Hezbollah se están uniendo para luchar contra nosotros. ¿Acaso no somos capaces de dejar de pelearnos y dirigir todas nuestras fuerzas en su contra?”, declaró Zawahiri. La mención a Rusia indica que el vídeo fue grabado después del 30 de septiembre, cuando Rusia inició sus operaciones militares en Siria.

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuáles son las probabilidades reales de que los extremistas logren alcanzar una alianza. Por un lado, las filas de los grupos radicales de Oriente Próximo se han visto sacudidas por varios conflictos internos en los últimos años. Por otro, Al Qaeda está modificando el formato de su actividad, lo que le permite mantener cierto atractivo a ojos de otros grupos extremistas. 

El principal obstáculo que impide a las organizaciones radicales de Oriente Próximo alcanzar una alianza es la pugna por el control de los flujos financieros. Los islamistas también están divididos por otras divergencias ideológicas y religiosas. “Es un llamamiento a ninguna parte”, comentó a este respecto en una entrevista a RBTH Elena Suponina, experta en estudios orientales del Instituto Ruso de Investigaciones Estratégicas.

De hecho, el llamamiento a la lucha contra EE UU, Rusia y el resto de los ‘infieles’ no es ninguna novedad. De acuerdo con el experto orientalista del Instituto de Análisis Estratégicos Serguéi Demidenko, para los radicales islamistas, los países occidentales y Rusia forman lo que ellos llaman una ‘tierra de guerra’, contra la que están llamados a mantener una guerra santa permanente.

Sin embargo, existe la opinión de que la llamada de Zawahiri constituye una respuesta a la reivindicación por parte del Estado Islámico del atentado contra el avión ruso en la península del Sinaí.

“Al Qaeda intenta movilizarse, pasar a primer plano para ganar algún punto”, declaró a RBTH el director del Centro de Análisis de Conflictos en Oriente Próximo del Instituto de EE. UU. y Canadá, Alexánder Shumilin.

Una amenaza para Rusia

Los expertos difieren sobre las probabilidades de que los militantes de Al Qaeda se alíen con el Estado Islámico, actualmente la agrupación más fuerte en la región. La intransigencia y radicalización de ISIS, así como la rivalidad existente entre los líderes de estas organizaciones, suponen un obstáculo (que se agrava con el hecho de que en su día fuera una rama de Al Qaeda).

Por otro lado, Zawahiri anunció a principios de septiembre que su organización no reconocía al Estado Islámico, aunque sí está dispuesta a unir fuerzas en la lucha contra Occidente. De acuerdo con Vladímir Sotnikov, experto del Instituto de Estudios Orientales adscrito a la Academia Rusa de las Ciencias, desde hace varios años, la organización se está transformando en una estructura menos centralizada, mientras sus ramificaciones regionales ganan autonomía. Esto permite a dichas ramificaciones establecer alianzas puntuales con otras agrupaciones, como el Estado Islámico, lo que convierte a las secciones regionales de Al Qaeda en una seria amenaza para todos los enemigos de los extremistas, incluida Rusia.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.