Rusia apoya la integración económica de la región Asia-Pacífico impulsada por China

Moscú y Pekín amplían a ritmos forzados su cooperación económica. Fuente: Reuters

Moscú y Pekín amplían a ritmos forzados su cooperación económica. Fuente: Reuters

La cumbre de APEC que llegó a su fin el 11 de noviembre en Pekín ha demostrado que China intenta ocupar una posición de liderazgo en la región Asia-Pacífico. A esto contribuye en gran medida la débil postura de Estados Unidos y la apuesta de Moscú por la cooperación estratégica con Pekín y el desarrollo del Extremo Oriente. Los encuentros entre Vladímir Putin y Xi Jinping así como la firma de acuerdos en el ámbito de la energía son una muestra del acercamiento mutuo.

APEC (Asia-Pacific Economic Cooperation, en español Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico) se creó en 1989, con el fin de consolidar el crecimiento y la prosperidad de los países del Pacífico. Los temas más importantes de su agenda tienen que ver con el intercambio comercial, la coordinación económica y la cooperación. Integra a numerosos países de Asia, Rusia, EE UU y Canadá. Chile, México y Perú son los representantes latinoamericanos.

En la declaración final de la cumbre, los líderes de las mayores economías de Asia y la cuenca del Océano Pacífico subrayaban: “Esperamos de APEC la consolidación y la promoción de la integración económica de la región, la contribución a un sistema comercial multilateral y la oposición al proteccionismo en todas sus manifestaciones, así como la toma de medidas de prevención contra una posible fragmentación del comercio regional”.

La respuesta a estos desafíos será el lanzamiento del proceso de creación de una zona de libre comercio en la Región Asia-Pacífico, y uno de sus anexos ha sido la Hoja de Ruta de la contribución de APEC a la puesta en marcha de esta zona. Según subrayaba el anfitrión de la cumbre, el presidente chino Xi Jinping este ha sido uno de los mayores logros del Foro.

China ha sido el país responsable de esta iniciativa y planea liderar su realización, aunque el tema de la integración en la región del Pacífico se ha tratado desde el nacimiento del Foro de Cooperación Asia-Pacífico, es decir, hace ya 25 años.

No obstante, la propuesta china es una alternativa a la idea estadounidense de una “Comunidad Transpacífica”, que consiste en una zona de libre comercio de la que formarían parte Estados Unidos, Japón y la mayoría de países de la región cercanos a Estados Unidos, pero de la que quedarían excluidas China y Rusia.

El presidente Barack Obama declaró hace dos años que la región de Asia-Pacífico entra dentro de los intereses nacionales prioritarios y por ello trata de construir un sistema de contención de China. En realidad imita en gran medida el sistema de las relaciones en Europa, donde las fronteras de la UE coinciden casi exactamente con la zona de responsabilidad de la OTAN.

Posiblemente por esta razón, en vísperas de la cumbre de APEC los medios de comunicación chinos calificaron de “banal” la política de Obama. En Rusia los expertos han manifestado una opinión semejante. “Estados Unidos no propone nada nuevo en China”, señala Gleb Iváshentsov, director adjunto del Centro Ruso de Investigación de APEC.

Por otro lado, China propuso una cooperación total, sin líneas divisorias que estimulen la confrontación. En este sentido ha recibido el apoyo incondicional de Rusia. Durante su intervención en la primera asamblea de trabajo de los líderes de las economías del Foro, Vladímir Putin, subrayaba: “En este contexto me gustaría felicitar a la presidencia china por la hoja de ruta que han preparado para la cooperación en la promoción de la zona de libre comercio en Asia-Pacífico. Las medidas previstas ayudarán a conciliar las iniciativas de integración realizadas en el espacio de APEC”. Además, el presidente ruso señaló que “ningún nuevo acuerdo debe perjudicar al sistema de comercio multilateral de la OMC”.

Esta era también una crítica a la concepción estadounidense de la “comunidad transpacífica”, así como un gesto de apoyo a la postura china, que coincide con las propuestas realizadas por Rusia en 2012 durante la cumbre de APEC en Vladivostok.

Unificación de enfoques y crecimiento del comercio

La similitud conceptual de los enfoques de Moscú y Pekín sobre la cooperación en la Región Asia-Pacífico queda confirmada también por el acelerado desarrollo de las relaciones económicas y comerciales bilaterales, que se ha hecho evidente durante la presente cumbre de APEC. Durante la cumbre se ha alcanzado un nuevo acuerdo sobre una nueva ruta (la occidental) del suministro de gas a China, destinada a eliminar el monopolio de Europa como consumidor principal de gas ruso.

Además, Rosneft y China National Oil & Gas Exploration and Development Corporation firmaron durante la cumbre un acuerdo marco sobre la adquisición por parte de esta compañía del 10% de la participación en la empresa rusa Vankorneft. Esto supone una importante preferencia a los importadores chinos. Se incrementará también el suministro directo de petróleo a China. Según declaraba el director de Rosneft, Ígor Sechin, Rusia y China han acordado un suministro adicional de petróleo de más de cinco millones de toneladas al año.

Cabe recordar que en junio de 2013 Rosneft y la corporación china CNPC firmaron un contrato a largo plazo  para el suministro de petróleo ruso a China. “El volumen previsto será de 365 millones de toneladas durante 25 años, y la transacción ascenderá en total a unos 270.000 millones de dólares”, declaraba Sechin en aquel momento.

Todo esto se debe no tanto a la superación de las actuales sanciones impuestas contra Rusia como a un giro estratégico de Rusia hacia Oriente anunciado hace ya dos años por el presidente ruso.

En este sentido, no sólo está en juego el refuerzo de la cooperación con China. La tarea principal de Rusia consiste en regenerar y desarrollar la economía de Siberia y el Extremo Oriente de Rusia en el marco de la cooperación económica en la Región Asia-Pacífico. “Sólo esto permitirá al país recuperar y mantener su estatus de potencia mundial. No hay otro camino”, subraya Gleb Iváshentsov.

Lea más: Cumbre de APEC en Pekín, ¿se acerca un conflicto entre China y los EE UU?>>>