El petróleo, la situación en Oriente Próximo y los negocios acercan a Moscú y Teherán

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a la derecha, junto con su homólogo iraní Mohammad Zarif, durante el encuentro que mantuvieron en Moscú el 29 de agosto. Fuente: flickr

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a la derecha, junto con su homólogo iraní Mohammad Zarif, durante el encuentro que mantuvieron en Moscú el 29 de agosto. Fuente: flickr

El 29 de agosto el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, realizó una visita a Moscú. Se trata del tercer viaje a Rusia en lo que va de año. La agenda de la reunión incluía temas como el ahondamiento en la colaboración económica y comercial, la reducción de la tensión existente respecto al programa nuclear iraní, así como la situación en Siria y en Irak.

El principal objetivo de las negociaciones del ministro de Asuntos Exteriores del país persa, Mohammad Zarif y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, ha consistido en la preparación de la próxima visita a Rusia del presidente de Irán, Hasán Rouhaní. Esta visita tendrá lugar el próximo 29 de septiembre, con motivo de la 4º cumbre de los estados del mar Caspio, que se celebra en Astracán.

En el encuentro se trató un amplio conjunto de cuestiones bilaterales, como el desarrollo de la cooperación económica y comercial. Cabe señalar que el ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, y el ministro de Petróleo de Irán, Bijan Zanganeh, firmaron el 5 de agosto en Moscú un Memorándum Entendimiento entre los gobiernos de los dos países para un plazo de cinco años.

Los próximos días 9 y 10, en Teherán podrían firmarse acuerdos y contratos más concretos, según Javad Zarif, durante la próxima asamblea de la Comisión Intergubernamental Ruso-Iraní para la Colaboración Económica y Comercial. 

El paquete de acuerdos incluye tres proyectos principales. En primer lugar, figura el “Gran Contrato Petrolero”, cuyo volumen se estima en 20.000 millones de dólares y 500.000 barriles de petróleo iraní al día que Rusia pagará con producción industrial y servicios de ingeniería.

En segundo lugar, un “Puente energético” valorado en 8.000-10.000 millones de dólares, que prevé la exportación de 500 MW de energía eléctrica rusa a Irán, la construcción de nuevos generadores y la modernización de prácticamente todas las redes de distribución eléctrica iraníes. 

 

En tercer lugar, las partes preparan un “Proyecto ferroviario” estimado en más de 1.000 millones de dólares, que prevé la modernización y la electrificación de las vías de ferrocarril de Irán, que permitirá reducir el coste del transporte e incrementar la velocidad de los trenes.

Si estos y otros proyectos se llevan a cabo, Rusia e Irán podrían no sólo alcanzar el nivel de cooperación anterior a las sanciones, sino incluso superarlo, opina Lavrov. Y ahora que Rusia, en respuesta a las sanciones económicas de Occidente, acaba de introducir el embargo alimentario a los países de Europa y Estados Unidos, Irán podría participar activamente en el suministro de frutas y verduras al mercado ruso.

“Las sanciones son un modo ilegítimo de ejercer presión y de imponer una política desde fuera, y van en contra del derecho internacional”, asegura Javad Zarif. Es más, son muy poco eficaces: “Las sanciones no ayudan a obtener ningún resultado. Lo único que pueden hacer es presionar al pueblo de un país, pero nada más. Creo que también el pueblo de Rusia está dispuesto a utilizar estas medidas de presión para defender sus propios derechos”, continúa el ministro iraní.

El papel de Rusia en la cuestión nuclear

Javad Zarif felicitó a Lavrov en presencia de la prensa “por la postura positiva del gobierno ruso” en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. “Rusia está ayudando a Irán a resolver los problemas”, declaró. Lavrov señaló que Rusia está a favor de una solución que pase por el respeto del derecho de Irán a desarrollar una actividad nuclear con fines pacíficos, incluyendo el derecho a procesar uranio enriquecido siempre que lo ponga a disposición de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). “Esperamos que las negociaciones en formato '6+1' nos ayuden a alcanzar esta solución”, subrayó el ministro ruso. 

Al mismo tiempo, Lavrov advierte que ninguno de los miembros de las negociaciones con Irán deberá intentar conseguir ventajas unilaterales. “Ya se han dado este tipo de intentos”, señaló Lavrov, recordando que la reanudación del proceso de negociaciones acerca del programa nuclear iraní fue posible gracias a la activa promoción de Rusia de los principios de gradualidad y reciprocidad. “Fueron precisamente estos principios defendidos por nosotros los que se usaron como base del paquete formulado en noviembre del año pasado y que nos permitió alcanzar unos buenos resultados tras la primera etapa de regulación del programa nuclear iraní”, declaraba el diplomático ruso. Lo principal es que este paquete abre una perspectiva real de alcanzar en noviembre de 2014 una regulación fiable y a largo plazo del problema nuclear iraní.

Otra cuestión importante tratada en la reunión de Lavrov y Javad Zarif ha sido la situación en Oriente Próximo. “En esta cuestión compartimos el mismo punto de vista: no existe alternativa posible a la interrupción inmediata de la violencia y la búsqueda de soluciones pacíficas en Siria, y contamos con una buena base para que todos esto tenga lugar: el Comunicado de Ginebra del 30 de junio de 2012, - aclara Lavrov. – Nosotros estamos a favor de que Irán participe en todos los futuros pasos de la comunidad internacional dirigidos al avance práctico en la regulación pacífica de Siria, lo que se corresponde con los intereses de paz y estabilidad en Siria y otros países de la región, especialmente en un momento en el que el principal problema es la proliferación del extremismo y el terrorismo en la zona. Esto se puede aplicar perfectamente a la situación en Irak”.

Según Lavrov, los ministros se han mostrado satisfechos con los resultados obtenidos en las negociaciones en Moscú. “Estoy seguro de que tendremos mucho de que informar a los presidentes de nuestros países”, concluye este.

Lea más: Irán es un lugar cada vez más interesante para hacer negocios >>>