Bolivia, un nuevo comprador de tecnología militar rusa en América Latina

El gobierno de Evo Morales ha mostrado su interés por los helicópteros Mi-17. Fuente: www.russianhelicopters.aero

El gobierno de Evo Morales ha mostrado su interés por los helicópteros Mi-17. Fuente: www.russianhelicopters.aero

El ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, declara el interés por adquirir helicópteros polivalentes de transporte militar Mi-17. Este aparato ruso tiene una gran presencia en América Latina, donde más del 40% del total de helicópteros son de este modelo.

Rusia se muestra convencida del crecimiento del mercado de armas en Latinoamérica.  El parque de helicópteros de fabricación rusa en los países de América Latina a comienzos de 2014 superaba las 400 unidades.

A lo largo del año pasado, varios países de la región han comprado armamento a Rusia por un monto aproximado de 1.500 millones de dólares, y los representantes del holding Helicópteros de Rusia afirman que la empresa ha cerrado durante el año pasado contratos para la venta de 41 helicópteros en diferentes países de América Latina. Está previsto que los compradores reciban los helicópteros entre 2014 y 2016.

Los helicópteros rusos suponen el 42% del total de aparatos con los que cuentan los países de América Latina.

Este año puede que se amplíe la lista de países latinoamericanos socios de Rusia en tecnología militar.  El ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, declaró que su ministerio ha solicitado la compra de helicópteros polivalentes de transporte militar Mi-17. Todavía se desconoce con qué material tiene previsto adquirir los helicópteros Bolivia. A mediados de marzo una delegación boliviana visitó Moscú para discutir los detalles de la futura compra.

Según Saavedra, Bolivia actualmente necesita helicópteros que se puedan utilizar en la lucha contra el tráfico de drogas. Esta necesidad ha aumentado después de que EE UU anunciara que se disponía a retirar la financiación a la oficina boliviana para la lucha internacional contra la expansión de las drogas.

"El crimen organizado y la seguridad interna se han convertido en una seria amenaza estratégica en muchos países de Sudamérica, en concreto Colombia, Venezuela, Perú y Bolivia", ha dicho comentando la situación a RBTH el colaborador del Instituto de América Latina, Alexander Shinkarenko.

"En los últimos años se ha agravado el problema de la fabricación de drogas en Bolivia:  han comenzado a producirse anfetaminas y ha prosperado el cultivo del opio. Sin embargo, gracias a las acciones coordinadas de las autoridades, por primera vez desde 2005, según datos de la Oficina de la ONU contras las Drogas y el Delito, los cultivos de coca en este país se han reducido en un 12%.  Bolivia está tomando medidas en la lucha contra el tráfico de drogas", considera este experto.

Dentro del marco de la guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico, el gobierno del país andino ha aumentado el presupuesto para defensa y protección civil. A comienzos de 2014 se decidió crear un comando de defensa aérea que pueda derribar los aviones de los narcotraficantes.

Para detectar las plantaciones ilegales de coca e interrumpir la actividad de los cárteles, Bolivia está creando de forma activa un nuevo parque de helicópteros. El año pasado firmó un contrato con AirBus Helicopters para la adquisición de seis aparatos franceses Super-Puma.

Los helicópteros europeos también se utilizarán para cumplir otras tareas de seguridad, así como en la lucha contra las catástrofes naturales. Los dos primeros llegarán a Bolivia en este año, los otros cuatro, a finales de 2015. Además de la venta de helicópteros Bolivia recibirá un programa fuera de línea, y Francia ayudará a entrenar a 80 técnicos y pilotos bolivianos.

Rusia ya colabora de forma activa con Bolivia en el ámbito energético, sin embargo los fabricantes rusos de tecnología militar todavía no han entrado en el mercado armamentístico. Después de que las relaciones con EE UU empeoraran y de la salida del país norteamericano de mercado boliviano, el nicho que quedó libre lo han ocupado Francia y China, por lo que Rusia tendrá que luchar con la competencia.

"El Mi-17 y el Super-Puma son parecidos en sus características de vuelo técnicas, sin embargo no es sorprendente que, además de los productos de AirBus Helicopters, Bolivia quiera comprar también Mi-17", comenta a RBTH el profesor de la Academia N. E. Zhukovski, y coronel en la reserva Evgueni Matvéiev.

"Va tomando fuerza la tendencia de contar con varios fabricantes en un mismo parque de helicópteros.

Esto permite reducir los riesgos que conlleva las carencias de un fabricante o constructor y los errores de explotación. Pero a pesar de eso, aumenta la competencia en el sector de los aparatos medios y pesados, especialmente en el mercado latinoamericano. La nueva versión, más barata, de los AirBus Helicopters, el AS332C1 es plenamente capaz de competir con el Mi-8/17. Últimamente las características de precio de los helicópteros se han acercado mucho", explica este experto.

El gobierno boliviano tenía prevista la compra de helicópteros polivalentes rusos desde 2013, cuando una delegación rusa de cooperación militar visitó La Paz. Las partes llevaron a cabo negociaciones para la compra, entre otros del Mi-17V-5 dentro del marco de un crédito con facilidades.

La posible venta de helicópteros a Bolivia permitiría a Rusia, no solo ampliar la lista de los numerosos compradores de tecnología de fabricación rusa, sino afianzar su influencia política en la región.