Crimea acude a las urnas

¿Cuáles son las preguntas y qué ocurrirá a partir de ahora? Fuente: RIA Novosti

¿Cuáles son las preguntas y qué ocurrirá a partir de ahora? Fuente: RIA Novosti

Los colegios electorales de Crimea abren hoy para celebrar un referéndum en el que decidirán si quieren reunificarse a Rusia o mantenerse en Ucrania con una gran autonomía.

Según la resolución adoptada el 6 de marzo por el Consejo Supremo de la República Autónoma, los habitantes tendrán las siguientes opciones: 1. ¿Está a favor de que Crimea se una a Rusia como una parte constituyente de la Federación Rusa? 2. ¿Está a favor de restablecer la Constitución de la República de Crimea de 1992 y el estatus de Crimea como una parte integrante de Ucrania?

Según el censo, 1,5 millones de personas están llamadas a las urnas. Los colegios electorales abrieron las puertas a las 8.00 de la mañana hora local (06.00 GMT) y cerrarán a las 20.00 horas (18.00 GMT), tras lo que comenzará el recuento que no será público hasta el lunes. Según las encuestas, más del 70% de los crimeos se pronunciarán a favor de la reunificación. 

El 95,5 por ciento de los electores crimeos votó en el referéndum de hoy a favor de la unificación con Rusia, según los datos preliminares difundidos por la Comisión Electoral y recogidos por medios rusos.

Hasta el momento no hay incidentes que reseñar. El primer ministro de Crimea, Serguéi Axiónov, acudió hoy a votar a primera hora de la mañana. Calificó de histórica la jornada y explicó que tiene "confianza en que todo saldrá bien. La gente acude a las urnas desde primeras horas de la mañana. Esto no ocurría desde tiempos de la Unión Soviética", informa EFE. Más de 70 observadores, procedentes de 21 países como Francia, Italia, España o China supervisarán la consulta.

También se realizará una votación en la región autónoma de Sebastopol, ciudad portuaria con un censo electoral de 310.000 habitantes y 90% de población rusa.

Fue en febrero cuando se comenzó a hablar de un posible referéndum, después de la confrontación entre la oposición y las autoridades en Kiev. La población rusa, mayoritaria en la región, temía que se produjesen represalias después de que el nuevo gobierno de Kiev revocase una ley sobre la igualdad de la lengua rusa y la ucraniana en algunas partes del país y tras la huida a Rusia de Víktor Yanukóvich.

Por su parte, el gobierno de Kiev considera el referéndum ilegal, ya que según la actual constitución ucraniana las autoridades regionales carecen de legitimidad para realizarlo. La minoría tártara de Crimea, que constituye el 12% de la población, ha decidido no participar en la consulta.

Los países occidentales apoyan este punto de vista y tampoco reconocen el referéndum. EE UU presentó ayer en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución para "defender la integridad territorial de Ucrania" y no reconocer el referéndum de Crimea. El texto fue vetado por Rusia y aprobado por 13 países, entre ellos tres miembros de la UE, Japón y Turquía. China se abstuvo y declaró que su aprobación "habría traído más confrontación".

En las conversaciones telefónicas que han mantenido Barack Obama y Vladímir Putin durante las pasadas semanas, el mandatario ruso ha defendido que las actuales autoridades en Ucrania llegaron al poder tras un golpe de Estado y carecen por ello de legitimidad.

El presidente ruso, además, ha repetido en varias ocasiones que no podían ignorar las llamadas de ayuda que hacía la población rusohablante del este y sureste de Ucrania. Declaró a la canciller alemana Angela Merkel y al británico David Cameron, las decisiones tomadas por las autoridades de Crimea se basan en normas del derecho internacional y su objetivo era asegurar los derechos legítimos de la población de la república autónoma.

Según una encuesta realizada por el Levada Center, el 79% estaba a favor de admitir Crimea como parte de Rusia en caso de que la población local vote a favor de ello. Solamente el 12% estaba en contra de que se diera este paso, mientras que el 9% se mostraba indeciso.

Las autoridades de Crimea han anunciado que en caso de que la mayoría vote a favor de la incorporación a Rusia, tratarán de completar las formalidades requeridas lo más rápido posible.

Vladímir Konstantinov, portavoz del parlamento de Crimea, declaró a la agencia RIA Novosti que el proceso durará no más de dos semanas desde el día del referéndum.

"Se espera que el proceso se desarrolle de la siguiente manera: Crimea vota el referéndum, después lo hará la Duma Estatal. El Consejo de la Federación (equivalente al Senado) lo aprueba. El siguiente paso consiste en la firma por parte del Presidente. Esperamos que estas tres acciones no se demoren por más de dos semanas y que para ese momento tengamos lista una constitución, que deberíamos remitir a la Duma Estatal para su aprobación", explicó Konstantinov.

Sin embargo, Rusia aún no dispone de la legislación adecuada para aceptar Crimea dentro de la Federación. Según las leyes actuales, otro país o la parte de otro país solo podrán unirse a la Federación Rusa tras el mutuo acuerdo entre Rusia y el otro estado, y deber ser confirmado por un tratado internacional.

La Duma Estatal ya está preparando las enmiendas que simplificarán el procedimiento que permitiría a Crimea unirse a Rusia. Pável Dorojin, director del Comité de la Duma sobre industria, declaró que el asunto se discutirá en la sesión plenaria el próximo 18 de marzo.

"Una región, un territorio o una república autónoma puede ser partes constituyentes de la Federación Rusa. Esta cuestión se decidirá tras las consultas entre los dirigentes rusos y las autoridades de Crimea. Estamos dispuesto a apoyar cualquiera de las opciones", declaró Dorojin.

Artículo basado en información de RIA NovostiInterfaxITAR-TASS, Kommersant y la Agencia EFE.