Cómo Rusia aplastó a Napoleón en 1812 (IMÁGENES)

'Soldados franceses del mariscal Ney acorralados en el bosque en la batalla de Krasny, 1856', Adolphe Yvon

'Soldados franceses del mariscal Ney acorralados en el bosque en la batalla de Krasny, 1856', Adolphe Yvon

Manchester Art Gallery / Dominio público
Los franceses creían que la captura de Moscú les daría la victoria en la guerra. Resultó que la ciudad se convertiría en una tumba para la ‘Grande Armée’.

1. En la noche del 23 al 24 de junio de 1812, un destacamento del regimiento de cosacos de los guardias de la vida, que patrullaba la frontera del Imperio ruso en el río Neman, cerca de Kovno (actual Kaunas), descubrió que una compañía de zapadores franceses se acercaba a la orilla. 

'El ejército de Napoleón cruzando el Niemen', 1911, Víktor Mazurovski

“¿Quién viene?” - Un oficial ruso les gritó en francés. Francia, respondieron los soldados en voz baja. ¿Qué vas a hacer aquí? - El ruso continuó. ¡Ya verás, maldita sea!

Al recibir una respuesta tan impertinente, los cosacos dispararon una descarga contra los zapadores y se retiraron. Así terminó la primera escaramuza de la Guerra de 1812, un conflicto que llevaría a una completa remodelación del mapa político de Europa. 

2. Napoleón Bonaparte esperaba que la campaña militar en Rusia fuera rápida y exitosa, y que tras su conclusión triunfal fuera posible imponer su voluntad al zar Alejandro I. Sobre todo, el Emperador pretendía devolver a Rusia el sistema de bloqueo continental con el que Francia intentaba estrangular económicamente a Inglaterra.

'Hazaña de los soldados del general N.N. Rayevski en Saltánovka, el 11 de julio de 1812', 1912, Nikolái Samókish

Formalmente, el zar se había visto obligado a unirse a ella ya en 1807, tras la derrota de los franceses en la batalla de Friedland. Sin embargo, a Rusia le resultaba muy poco rentable romper los lazos económicos con la brumosa Albión y mantenía en secreto un comercio activo con ella. Tal estado de cosas hacía que la idea misma del bloqueo careciera de sentido.

3. El “Gran Ejército” (o la Grande Armée, en francés) invadió el Imperio ruso y contaba con más de 400 mil hombres. En los meses siguientes recibió reservas de 200 mil. En el ejército había suizos, polacos, alemanes, españoles, portugueses, holandeses y soldados de otras nacionalidades. Muchos de ellos habrían preferido luchar contra Napoleón antes que a su favor, pero con el dominio total de Francia en Europa, no tenían otra opción. Los propios franceses representaban algo más de la mitad de las tropas.

'Batalla de Kliastitsy, 1812', Peter von Hess

4. El agresor se enfrentó a tres ejércitos rusos dispares con una fuerza total de 230.000 hombres. Evitando una batalla general, buscada por Bonaparte, se retiraron sistemáticamente hacia el este, hacia el interior. El 15 de agosto, los ejércitos occidentales 1º y 2º conectaron en Smolensk.

'Batalla de Smolensk, 1839', Jean Charles Langlois

El príncipe Mijaíl Barclay de Tolly, comandante en jefe en funciones, tenía la intención de continuar la retirada, pero bajo la presión pública se vio obligado a dar batalla a los franceses. Tras dos días de feroz enfrentamiento, Smolensk, envuelta en llamas, fue abandonada.

5. Para entonces, la campaña rusa ya había dejado de parecer un paseo fácil para el “Gran Ejército”. Avanzando con Napoleón hacia el corazón de Rusia, Moscú, las fuerzas principales sufrían constantemente grandes pérdidas en escaramuzas con las tropas rusas. El cuerpo de ejército del mariscal Etienne MacDonald, que había avanzado hacia San Petersburgo, ni siquiera logró capturar Riga. Al mismo tiempo, la escala de la guerra popular se amplió rápidamente en respuesta a la brutalidad francesa.

'¿Quién es quién? Duelo de cosacos con lancero polaco', Víktor Mazurovski

“El pan seco se ha acabado, no hay ni una gota de vino ni de vodka, la gente se alimenta sólo de carne de vacuno, del ganado arrebatado a los habitantes y a las aldeas de los alrededores”, escribía un oficial de la guarnición francesa desde Smolensk, el 27 de agosto: Pero tampoco hay carne suficiente para mucho tiempo, ya que los habitantes se dispersan cuando nos acercamos y se llevan todo lo que pueden y se esconden en los densos bosques, casi inexpugnables. Nuestros soldados abandonan sus estandartes y se dispersan en busca de comida; los campesinos rusos se enfrentan a ellos uno a uno o en pequeños grupos, los matan con sus garrotes, lanzas y escopetas

6. Los escuadrones de autodefensa formados espontáneamente en las aldeas se enfrentaron sin piedad a los forasteros, los soldados rezagados y los merodeadores. Además, los destacamentos de partisanos compuestos por los húsares y cosacos operaban en la retaguardia del ejército enemigo.

'Batalla de los cosacos de Plátov en Mir, el 9 de julio de 1812', Víktor Mazurski

“El pensamiento dominante de los partisanos de la época debía ser aplastar, molestar, acosar, destrozar y, por así decirlo, agotar al enemigo con fuego pequeño sin parar y sin ceder” - escribió el comandante de uno de esos destacamentos, Denís Davidov, en su Diario de acciones partisanas.

7. Sustituyendo a Barclay de Tolly en el puesto de Comandante en Jefe del Ejército ruso, Mijaíl Kutúzov, en general, compartió la estrategia de su predecesor: aplastar al enemigo, replegándose profundamente en el país. Sin embargo, el público exigía una gran batalla, y el 7 de septiembre en el pueblo de Borodinó, a 125 kilómetros de Moscú, los rusos y los franceses se enfrentaron en una feroz batalla.

'Napoleón en las alturas de Borodinó', 1897, Vasili Vereshchaguin

Tras una de las batallas más sangrientas de la historia del siglo XIX, 80 mil personas acabaron cubriendo el campo de batalla. Ninguno de los dos bandos fue capaz de lograr una victoria decisiva. Como Napoleón comentó más tarde: “La batalla de Borodinó fue la más bella y la más temible, los franceses se mostraron dignos de la victoria y los rusos merecieron ser invencibles”. 

8. Kutúzov se dio cuenta de que el sangrante ejército ruso no podría resistir una nueva batalla. El 13 de septiembre, en un consejo de guerra celebrado en el pueblo de Filí, se tomó la difícil decisión de retirarse, dejando la antigua capital en manos del enemigo. “Con la pérdida de Moscú no se pierde Rusia. La primera tarea, creo, es salvar el ejército”, dijo entonces el comandante en jefe. 

'Consejo en Fili', 1880, Alexéi Kivshenko

9. Una vez ocupada Moscú, el emperador francés decidió que por fin había conseguido la victoria y comenzó a esperar a los embajadores del zar Alejandro I con propuestas de paz. En cambio, fue recibido por un terrible incendio que destruyó tres cuartas partes de los edificios de madera de la ciudad. “¡Qué espectáculo tan terrible! Ellos son los que se incendian a sí mismos.... ¡Qué determinación! ¡Qué hombres! Son los escitas”. - pronunció el Emperador mientras observaba el furioso océano de fuego desde el Kremlin. 

'En el escenario. Malas noticias de Francia', 1887-1895, Vasili Vereshchaguin

Obligado a la inactividad en Moscú, el otrora “Gran Ejército” acabó decayendo rápidamente por la embriaguez y el saqueo. Incapaz de llegar a un acuerdo con los rusos y habiendo rechazado la oferta de sus comandantes de invernar en la ciudad, Napoleón y sus tropas la abandonaron el 19 de octubre.

10. Los franceses pretendían abrirse paso hacia el suroeste, en dirección a Kaluga, donde se encontraban los almacenes de alimentos para el Ejército ruso. El 24 de octubre, en la pequeña ciudad de Maloyaroslávets, se encontraron con las tropas enviadas por Kutúzov para cortarles el paso.

'Batalla de Maloyaroslávets el 12 de octubre de 1812', Nikolái Samókish

“A cada paso se veían brazos y piernas arrancados, cabezas aplastadas por la artillería que pasaba”, recordaría el testigo presencial de la batalla Eugène Labome: Sólo quedaban ruinas humeantes de casas, bajo cuyas cenizas ardientes se veían esqueletos semiderruidos.

Aunque la ciudad quedó en manos de los franceses, no pudieron avanzar debido a las fuertes pérdidas. Napoleón volvió a la carretera de Smolensk, que ya había sido arrasada por sus tropas.

11. Varios ejércitos rusos siguieron a distancia al enemigo en retirada, buscando un momento para atacar. Los destacamentos de partisanos no dejaban en paz a los franceses, y los soldados rezagados tenían muchas posibilidades de encontrarse con campesinos airados.

'Batalla de Krasny', 1849, Peter von Hess

A mediados de noviembre, cerca de la ciudad de Krasni, las tropas rusas consiguieron cortar y derrotar al cuerpo de ejército del príncipe Eugène de Beauharnais, los mariscales Louis-Nicolas Davout y Michel Ney. 10.000 francese murieron y otros 26.000 quedaron heridos. “Multitudes enteras de franceses, ante la mera aparición de nuestros pequeños destacamentos en la gran carretera, se apresuraron a bajar las armas”, afirmó Davidov. 

12. El 24 de noviembre, el ejército francés de 80.000 hombres (de los cuales sólo la mitad podía mantener las armas) se acercó al río Bereziná. Más allá estaba la ruta directa hacia la frontera del Imperio ruso y el Ducado de Varsovia, aliado de Napoleón.

'Retirada francesa a través del río Berezina, el 17 (29) de noviembre de 1812', 1844, Peter von Hess

“Todo el mundo se preocupaba únicamente por su autoconservación personal”, recuerda el oficial Vionnet de Marengonet, “los lazos de la disciplina se habían debilitado finalmente; el orden ya no existía: para llegar al puente, el fuerte volcaba al débil y pasaba por encima de su cadáver. Una gran multitud se precipitó hacia el cruce; por ello, antes de llegar al puente, tuvieron que pasar por encima del montón de cadáveres y escombros; muchos heridos, soldados enfermos, mujeres que habían acompañado al ejército fueron arrojados al suelo y pisoteados: cientos de personas fueron aplastadas por los cañones”. 

13. Los ejércitos rusos que avanzaban intentaron tender una trampa a los franceses, pero el emperador, su personal, los guardias y parte de las tropas consiguieron abrirse paso hacia el oeste. Los demás tuvieron menos suerte: unas 50.000 personas murieron en batallas, fueron capturadas o se ahogaron en las frías aguas del Bereziná.

'La retirada de Napoleón de Moscú', 1851, Adolph Northen

El Gran Ejército” dejó de existir, pero Napoleón, que había recibido un golpe terrible, aún no había sido completamente quebrado. Las tropas rusas tuvieron que marchar por toda Europa, derramar mucha sangre y entrar en París antes de que el emperador francés abdicara finalmente del trono.

Síguenos en nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes 

Estimados lectores,
Nuestro sitio web y nuestras cuentas en las redes sociales corren el riesgo de ser restringidos o prohibidos, debido a las circunstancias actuales. Por lo tanto, para mantenerte al día con nuestros últimos contenidos, simplemente haz lo siguiente:

Suscríbete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes

  • Suscríbete a nuestro boletín semanal por correo electrónico: debajo de cada artículo hay un espacio para hacerlo.
  • Habilita las notificaciones push en nuestro sitio web.
  • Instala un servicio de VPN en tu ordenador y/o teléfono para tener acceso a nuestra web, aunque esté bloqueada en tu país.

LEE MÁS: 350 años del nacimiento de Pedro el Grande, el zar que cambió Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies