Así persuadió el primo de Napoleón al zar ruso para que capturara París

Russia Beyond (Foto: Dominio público; Paul Delaroche; Alexéi Kivshenko)
Charles-André Pozzo di Borgo fue un enemigo jurado del emperador francés y desempeñó un papel importante en su caída. Durante su disputa con Napoleón, llegó a ponerse al servicio de Alejandro I.

“Pozzo di Borgo odiaba y, al mismo tiempo, divinizaba a Napoleón más que nadie” dijo el historiador francés Albert Vandal, al describir a uno de los diplomáticos rusos más influyentes del siglo XIX, que era primo quinto de Napoleón y se convirtió en su enemigo jurado.

Durante su exilio en Santa Elena, Napoleón escribió en sus memorias que los consejos de Pozzo di Borgo al emperador ruso cambiaron el destino de Francia, de Europa y del mundo entero.

Del amor al odio

Charles-André Pozzo di Borgo.

Charles-André Pozzo di Borgo nació en el seno de una antigua familia corsa cuya historia estaba estrechamente relacionada con la no menos antigua familia Buonaparte. Las dos familias estaban vinculadas por un parentesco lejano y actuaban de vez en cuando como aliados y rivales.

De niño, Charles-André fue amigo de Napoleón y su familia. Durante algún tiempo, incluso vivió en su casa de Ajaccio. Los puntos de vista de los chicos coincidían entonces plenamente. Ambos soñaban con la independencia de Córcega, que prácticamente se consiguió poco antes de su nacimiento en la lucha contra Génova, pero que se perdió con la llegada de los franceses en 1769.

Una diferencia de opinión entre ambos apareció poco después de la partida de Napoleón a Francia para sus estudios. Los años en el continente convirtieron a un ardiente patriota corso en un verdadero francófilo.

Napoleón Bonaparte

La rivalidad fratricida comenzó durante la Gran Revolución Francesa, cuando Bonaparte se convirtió en un ardiente opositor a la independencia de Córcega. En la primavera de 1793, Pascal Paoli, líder del movimiento de liberación nacional corso, anunció que había roto las relaciones con París y había pedido ayuda a los británicos. Al año siguiente, el proclamado Reino de Córcega pasó a estar bajo el protectorado del rey británico Jorge III y el principal socio de Paoli, Pozzo di Borgo, fue nombrado presidente del Consejo de Estado local.

La familia de Bonaparte se pronunció contra Charles-André, acusándolo de alta traición. Sin embargo, esto no aturulló a di Borgo, que se convirtió en el principal impulsor de la expulsión de Napoleón de la isla.

En octubre de 1796, debido a las brillantes victorias de Napoleón en el norte de Italia, los británicos se vieron obligados a evacuar sus tropas de Córcega. Los franceses volvieron a ocupar la isla y, ahora, el propio Pozzo di Borgo tuvo que huir. Bonaparte tachó personalmente su nombre de la lista de amnistía.

Al servicio de Rusia

Alejandro I

Después de deambular por las cortes de Austria y Gran Bretaña, Charles-André entró al servicio de Rusia en 1804. Se convirtió en consejero de Estado en el Colegio de Asuntos Exteriores y comenzó a realizar misiones diplomáticas para el emperador Alejandro I en Europa.

La derrota de la cuarta coalición antifrancesa y la firma del Tratado de Tilsit entre el zar ruso y el emperador francés, el 7 de julio de 1807, afectaron directamente a Pozzo di Borgo. Aunque Alejandro se negó a entregarlo a Napoleón, el corso se libró de sus obligaciones.

A pesar de ello, Charles-André continuó informando extraoficialmente al zar sobre el estado de los asuntos en Europa. Curiosamente, en las conversaciones con la aristocracia local, que hablaba con desprecio del “advenedizo corso”, defendía ferozmente a su rival: “¿Qué sabe esta gente de Napoleón? Si supieran tanto de él como yo, temblarían de miedo. ¿Cómo pueden estos enanos compararse con un gigante? ¡Son ridículos! Van a perderlo todo”.

Hacia París

Tropas rusas entrando en París.

La invasión de Rusia por “El Gran Ejército” y el estallido de la Guerra Patria de 1812 permitieron a Charles-André volver al servicio de Alejandro I. Participó en varias batallas contra las fuerzas francesas y también reanudó las misiones diplomáticas del zar. Por la exitosa participación de Suecia en la coalición antifrancesa en julio de 1813, Pozzo di Borgo fue ascendido a general de división.

Fue este corso quien persuadió a los vacilantes aliados en la primavera de 1814 de marchar rápidamente hacia París, lo que, al final, tachó todos los planes militares de Napoleón y aceleró su caída. "El objetivo de la guerra es París. Mientras sigas pensando en términos de batallas, corres el riesgo de ser derrotado, porque Napoleón siempre librará una batalla mejor que tú... Debes aspirar a terminar la guerra no militarmente, sino políticamente... Toca París con un solo dedo y el coloso de Napoleón será destruido, romperás su espada, que no pudiste agarrar", dijo Charles-André.

Un hábil diplomático

En gran parte gracias a los esfuerzos de Charles-André Pozzo di Borgo, los Borbones volvieron al trono francés. Consiguió convencer al rey, que tenía una mala opinión de la dinastía, de que era la única manera de evitar la guerra civil en el país. Fue el corso autorizado por los aliados quien llevó a Luis de Provenza (el futuro Luis XVIII) una oferta de la corona de Francia.

Wellington en Waterloo.

Tras el regreso triunfal de Napoleón al poder en 1815, Pozzo di Borgo sirvió en los ejércitos del duque de Wellington, donde representó al zar ruso. Participó en la batalla de Waterloo, en la que resultó herido. Cuenta la leyenda que durante la batalla los dos enemigos llegaron a verse a través de catalejos.

Después de la guerra, Charles-André sirvió durante muchos años como enviado especial de Alejandro I a la corte de Luis y, como para Bonaparte en su día, Francia se convirtió en un hogar para él. Gracias a sus esfuerzos, los franceses evitaron grandes pérdidas territoriales y las fuerzas de ocupación se retiraron pronto.

El diplomático hizo todo lo que estaba en su mano para devolver a Francia al sistema de relaciones europeas y asegurar que su conexión con Rusia nunca se debilitara. Su influencia fue realmente grande. Tanto Alejandro I (y, después de él, Nicolás I) como los monarcas franceses escuchaban su opinión. Los parisinos llegaron a bromear con que seguían siendo gobernados por un corso.

Pozzo di Borgo murió en 1842, habiendo sobrevivido a Napoleón más de veinte años. Considerando a su primo como su principal enemigo, siempre rindió homenaje a su genio. Ya en 1831, Charles-André le dijo a su sobrino Carlo Pozzo: “Al igual que la mayoría de la gente, yo sólo seré un planeta menor que gira alrededor del gran sol, ya sea el que da la vida o el que quema el mundo”.

Síguenos en nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes 

Estimados lectores,
Nuestro sitio web y nuestras cuentas en las redes sociales corren el riesgo de ser restringidos o prohibidos, debido a las circunstancias actuales. Por lo tanto, para mantenerte al día con nuestros últimos contenidos, simplemente haz lo siguiente:

  • Suscríbete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes
  • Suscríbete a nuestro boletín semanal por correo electrónico: debajo de cada artículo hay un espacio para hacerlo.
  • Habilita las notificaciones push en nuestro sitio web.
    Instala un servicio de VPN en tu ordenador y/o teléfono para tener acceso a nuestra web, aunque esté bloqueada en tu país.

LEE MÁS: Estos fueron los motivos del estallido de la Guerra de 1812 entre Rusia y Francia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies