Estas 5 armas secretas fueron creadas por los zares rusos

Lapot (CC0); jimmyweee (CC BY 2.0); Museo Histórico Militar de Artillería, Ingeniería y Cuerpo de Señales
Resulta que en el siglo XVI ya se conocían prototipos de cohetes en Rusia, pero los zares tenían aún más guardado en la manga. Sin embargo, la mayor parte de esta guerra tecnológica fue realizada por ingenieros extranjeros.

“El coronel Bauman mostró un dibujo de un enorme mortero que se fundiría en Tula, en la fundición Marselis, con 150 toneladas de metal”, escribió en 1658 Andréi Rhode, secretario de la embajada danesa en Moscovia. “La granada de este mortero, que se suponía fundida de unas 6 toneladas de hierro, era tan alta que llegaba desde el suelo hasta la barbilla de un hombre bastante alto. Se necesitaban 80 kilogramos de pólvora para disparar ese mortero”. Los pesos del arma y de la granada parecen enormes. ¿Era posible fundir un mortero y una granada así?

“Apuesto a que este proyecto no fue más allá del plano”, dice Gueorgui Kizhlo, autor del podcast militar Algo sobre armas. “Es una práctica habitual en la producción de artillería pesada. Lo principal es demostrar a los jefes que ‘no hay análogos en el mundo’. Los jefes están contentos y no hacen preguntas. Dan dinero para el desarrollo y el desarrollo demuestra que no hay nada parecido en el mundo porque nadie lo necesita. Pero oye, hemos inventado una granada que llega, de larga, hasta la barbilla, ¡el enemigo temblará sólo de pensarlo!”.

El cañón del Zar en el Kremlin, Moscú

Efectivamente, el mortero gigante del coronel Bauman nunca fue fundido. Pero este episodio histórico demuestra que en el siglo XVII los zares rusos querían realmente armas impresionantes y estaban dispuestos a financiar su producción. De hecho, los rusos contaban con algunas armas “secretas” producidas por los ingenieros nacidos en el extranjero; de hecho, la mayor parte de la primera artillería rusa fue fabricada por extranjeros. Veamos las más extrañas e impresionantes de esas armas.

1. Cañones hechos con tierra

Arma de madera de un manuscrito italiano del siglo XVI (izquierda) y arma de tierra (derecha), de un manual militar del siglo XVII

La idea de un arma de tierra fue tomada de Friedrich Getkant, un alemán que sirvió a la Mancomunidad de Polonia. Uno de sus aprendices, Hans Timson, sirvió más tarde al coronel Bauman en Moscú y, sometido a escrutinio, reveló los secretos de Getkant. El historiador de la artillería rusa Alexéi Lobin descubrió la descripción de cómo se construía este “cañón de tierra”.

“Se cavaba un gran foso cilíndrico en el suelo sólido, con un agujero más pequeño (una cámara de pólvora) en su interior. Las paredes de la fosa y de la cámara estaban revestidas de tablas sujetas con cuerdas y aros. La pólvora se vertía en la cámara, cubierta con un escudo de madera. Desde la cámara se extendía una larga mecha. Sobre el escudo se colocaron granadas y piedras de diversos tamaños. Tras la ignición de la pólvora, los mortíferos proyectiles volaban hacia arriba y luego caían hacia abajo, cubriendo grandes áreas”.

Los cañones de tierra disparaban proyectiles con un peso total de 16 a 32 kg y eran fungibles: después de una cierta cantidad de disparos, un cañón de este tipo quedaba inutilizado porque los disparos dañaban y quemaban su interior de madera.

La principal pega en la construcción de un cañón de tierra era tener los cálculos correctos, las proporciones adecuadas del foso y de la recámara. Hans Timson reconstruyó los cañones de Getkant y los presentó en el simulacro militar de Vagánkovo, Moscú, en 1672.

La única vez que los cañones de tierra se utilizaron realmente en la batalla fue durante el asedio al monasterio de Solovetski (defendido por los Viejos Creyentes) en 1674-1676. La razón principal fue que el monasterio de Solovetski está situado en una isla remota: el transporte de los pesados cañones de bronce a este lugar era casi imposible, por lo que era mejor construir cañones de tierra allí mismo. Se fabricaron seis cañones de tierra que disparaban haces de clavos de hierro y proyectiles combustibles. Sin embargo, a finales del siglo XVII se perdió el secreto de las proporciones de un cañón de tierra.

2. Cohetes de madera

Un prototipo de cohete de Conrad Haas, 1529

Durante el asedio de Chigirin en 1674, escribe Alexéi Lobin, las fuentes describen un prototipo de cohete (en realidad un proyectil combustible) construido por un desconocido mayor extranjero al servicio de Rusia.

“Se ahuecaron troncos de seis metros y se rellenaron con pólvora en diferentes proporciones. Estos troncos debían ser proyectados más allá de las murallas de la ciudad. El enemigo no podría apagar rápidamente el fuego provocado por los troncos debido a la gran cantidad de aire (humo) que los rodea y que dificulta su aproximación. Se hicieron dos troncos y se llevaron a los atrincheramientos y hay más por venir”.

La pregunta es cómo se proyectaron estos “cohetes” más allá de las murallas ¿probablemente con algún tipo de catapulta?

3. Torres de asedio con cañones

La torre de asedio con cañones que se utilizó para tomar Kazán

En 1552, un ejército de 150 mil personas fue llevado por Iván el Terrible a Kazán, la capital del Janato de Kazán, un estado feudal musulmán. La ciudadela de Kazán tenía muros de madera y piedra de hasta nueve metros de grosor, con cuatro enormes torres con puertas, todo ello rodeado de amplios fosos. La fortaleza era imposible de conquistar sin artillería pesada. Se necesitaron tres meses para traer unos 150 cañones de Moscú a Kazán y siete días para reunir la artillería. Tras semanas de intenso fuego, la ciudadela seguía intacta y los defensores continuaban disparando proyectiles y flechas desde detrás de las murallas.

El zar Iván tenía a su disposición ingenieros de artillería italianos y alemanes, que construyeron torres de cañones, hechas con madera de los bosques cercanos. Eran torres de asedio de tres pisos con troneras para los cañones en todos los pisos, lo que permitía disparar a los objetos detrás de la muralla de la fortaleza “como desde el cielo”, según la crónica llamada Historia de Kazán. Las torres iban sobre ruedas o sobre troncos y se acercaban poco a poco a las murallas, hasta seis metros del foso de la fortaleza.

Esta novedad técnica, realizada “como suelen hacer los italianos”, dice la crónica, ayudó en parte a tomar finalmente Kazán. El asedio duró 32 días y terminó cuando los ingenieros italianos volaron las murallas de la ciudad.

4. Guliai-gorod (“ciudad errante”)

Un fuerte de carros (un rectángulo formado por carros o carretas en un campo abierto durante una batalla) fue un tipo popular de fortificación móvil en Europa desde el siglo XV. Pero los rusos idearon su propia versión, llamada “guliai-gorod” (“ciudad ambulante”).

Un guliai-gorod estaba hecho de tablones de madera de roble que formaban pesados escudos. Los tablones se transportaban rápidamente al lugar de la batalla en una caravana especial. Al llegar al lugar, los escudos se instalaban en carros o trineos, según la época del año. Entre los escudos se dejaban necesariamente pasos para las tropas, conectados con cadenas, que permitían el paso de la infantería, pero seguían bloqueando a la caballería enemiga. En los escudos se abrían huecos para rifles y cañones de pequeño.

Cómo se utiliza el Guliai-gorod en una batalla.

Se utilizaron por primera vez para cubrir las posiciones de artillería en el siglo XVI y, más tarde, para proteger a la infantería de campaña de las flechas y de la caballería tártara. Heinrich Staden, un mercenario alemán, escribió sobre el ataque del Jan de Crimea en 1572 que si los rusos no hubieran tenido un guliai-gorod, este habría logrado el éxito.

En caso de un conflicto importante en el campo con las tribus nómadas tártaras del sur de Rusia, ¡el guliai-gorod también podía ser estirado! “Esta fortaleza de marcha o móvil está dispuesta de tal manera que (según la necesidad) puede extenderse en longitud en una, dos, tres, cuatro, cinco, seis o siete millas”, escribió el diplomático inglés Giles Fletcher en su Of the Russe Commonwealth en 1591.

5. Soroka (‘Urraca’) - prototipo de lanzacohetes Katiusha

Un soroka de 7 cañones

El mejor lanzacohetes ruso de la Segunda Guerra Mundial, el “Katiusha”, increíblemente, fue en realidad un prototipo de Andreí Chojov, un gran ingeniero militar ruso de los siglos XVI-XVII que creó el Cañón del Zar.

En la segunda mitad del siglo XVI, Chojov inventó un arma de varios cañones que disparaba balas de fusil. Se llamaba “Soroka” (Urraca), probablemente por sus agudos y ruidosos chasquidos y por la velocidad de su fuego. Se utilizaba contra la infantería enemiga. Después de que la artillería pesada bombardeara agujeros en los muros de la fortaleza enemiga, las sorokas se colocaban delante de los agujeros para aguijonear con balas a los defensores que salían de la ciudadela en llamas.

Por supuesto, las sorokas también podían utilizarse para proteger las ciudades contra la infantería enemiga. Durante el reinado de Mijaíl Fiódorovich, el primer Romanov, más de diez ciudades del centro de Rusia tenían varias sorokas en sus arsenales.

En 1588, Andréi Chojov creó una soroka de 100 cañones. Su peso era de 5.283 kg, y el arma fue fundida en una sola forma “con 35 canales de núcleo”, según una descripción de 1641. La soroka de 100 cañones disparaba pequeñas balas de cañón “del tamaño de un huevo de ganso” (unos 200 gramos). A finales del siglo XVI, esta increíble pieza de artillería rusa se encontraba en la orilla del río Moscova, cerca del puente Moskvoretski, el paso desde el sur, por si los tártaros de Crimea volvían a atacar Moscú. Desgraciadamente, la soroka de 100 cañones fue fundida con toda probabilidad durante el reinado de Pedro el Grande.

LEE MÁS: 5 armas secretas de Hitler que acabaron al servicio de la URSS

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies