Rituales funerarios paganos de la antigua Rusia

Viktor Vasnetsov
Desde la antigüedad, los diferentes pueblos que vivían en territorio ruso practicaban una gran variedad de ritos funerarios. Estaban los kurganes eslavos, las tumbas domésticas subterráneas de Altái, los enterramientos en la superficie de los pueblos siberianos, y muchos más.

Cuando el cristianismo llegó a las tierras rusas en los siglos X y XI, supuso el cambio o la eliminación total de las tradiciones paganas anteriormente activas entre los muchos pueblos diferentes que habitaban el territorio de la Rusia moderna. Con el desarrollo del Estado ruso, los rusos cristianos conquistaron y sometieron las tierras del este: los Urales y luego Siberia.

La cristianización de los territorios recién conquistados fue una parte inseparable del proceso de conquista. Y los ritos funerarios cristianos fueron sustituyendo poco a poco a los autóctonos. Sin embargo, las fuentes arqueológicas e históricas han conservado una gran cantidad de información sobre cómo los distintos pueblos de Rusia enterraban a sus muertos antes de que los rituales funerarios cristianos empezaran a imponerse. Veamos brevemente la variedad de estos ritos funerarios indígenas.

Entierros en la superficie

Un entierro sobre el suelo encontrado en un bosque ruso

Parece que los pueblos de Rusia practicaban los entierros sobre el suelo mucho antes del cristianismo. Los cuentos populares rusos han conservado menciones de este tipo de rituales. Baba Yaga, la bruja malvada, vive en una cabaña sobre patas de pollo en lo profundo del bosque. Esta cabaña no tiene ventanas ni puertas, y Baba Yaga tiene una “pata de hueso”.

Una

Aparentemente, aquí los cuentos describen un entierro sobre el suelo, un cadáver encerrado en un ataúd de madera, colocado sobre clavijas de madera. Se sabe que los mokshas, un grupo étnico mordoviano que vive en el centro de Rusia, practicaban el entierro de sus chamanes de esta manera. Más tarde, durante la cristianización de Rusia, la mayoría de estas tumbas fueron destruidas, pero la práctica de enterrar en la superficie a los chamanes siguió utilizándose en Siberia durante siglos, ya que el Estado ruso tardó en conquistar y controlar Siberia.

Las mujeres de Moksha con ropa tradicional

Los nenets son el mayor grupo étnico de Siberia. En su visión del más allá, el alma de un ser humano después de la muerte continúa el modo de vida que llevó durante su vida. Por eso, para los nenets era muy importante enterrar a sus muertos rápidamente. Al día siguiente de la muerte, el cuerpo era transportado al lugar del cementerio utilizando corzos.

Los cementerios de los nenets solían estar situados en las cimas de las colinas. Después de llevar el cuerpo hasta allí, se colocaba dentro de un ataúd de madera junto con herramientas, armas y otras cosas que el difunto pudiera necesitar en la otra vida; todas estas cosas se doblaban o rompían de antemano para poder utilizarlas en el otro mundo. Los animales que transportaban el cuerpo eran sacrificados en el lugar del entierro. Pero no se trataba de un entierro en sentido estricto, porque los nenets no enterraban a sus muertos: la tierra helada del norte no permitía cavar agujeros profundos, por lo que el ataúd se cubría con broza y se dejaba en el lugar. Los aldeanos tampoco cuidaban especialmente las tumbas: los cuerpos se dejaban descomponer de forma natural. Si morían bebés o niños, sus cuerpos se colgaban en sacos en las ramas de los árboles, una especie de “entierro en el cielo”.

El etnógrafo V. Vasilyev y un entierro en la superficie de Yakut en la región de Yenisey, Siberia, 1905

El pueblo buriato, que vive en la región del Baikal y alrededores, también practicaba los entierros en la superficie. Vestían a sus parientes muertos con sus mejores ropas, los depositaban en el suelo con armas, herramientas y elementos de los arreos de los caballos, y luego los cubrían con tierra, piedras o matorrales. Intentaban colocar el cuerpo en el lugar donde hubiese animales salvajes, para que el alma pudiera ir rápidamente con sus antepasados.

Las casas-tumba de Altái

La excavación de un entierro de Pazirik.

En la década de 1990, en la meseta de Ukok, en la República de Altái (Rusia), los arqueólogos rusos descubrieron vastos cementerios. Los enterramientos de tipo túmulo, o kurganes, como se denominan en Rusia, pertenecen a la llamada cultura Pazirik, una antigua sociedad escita que habitó el territorio en los siglos V a IV a.C.

El hallazgo más notable fue el de la llamada “Doncella de Hielo de Siberia”, una mujer chamán tatuada enterrada con seis caballos sacrificados y un montón de tesoros. Pero era sólo uno de los muchos enterramientos en los que el cuerpo se conservaba asombrosamente bien debido a las aguas que inundaban los lugares de enterramiento y luego se congelaban, preservando el contenido de las tumbas incrustado en el hielo.

El esquema de la cámara funeraria de Pazyryk: el estado del enterramiento cuando se descubrió (Iz.), la reconstrucción de la cámara funeraria (Der).

Los kurganes de Pazirik eran efectivamente casas hechas para los muertos. Se colocaba una cabaña de madera completa bajo tierra, con una habitación separada en el interior para albergar el cuerpo. Completamente vestido, se colocaba en un ataúd de troncos, y alrededor del ataúd se colocaban las pertenencias necesarias para la vida de ultratumba: caballos, arneses, alfombras, armas e incluso carros y carretas. Por supuesto, sólo los Pazirik nobles y ricos eran enterrados de una forma tan cara y complicada.

Los kurganes eslavos

Un antiguo kurgan en Teplyi Stan, Moscú

Un kurgán es un tipo de túmulo construido sobre una tumba. La mayoría de los kurganes se construían para la gente rica y noble (guerreros, príncipes, etc…) y solían ser pequeñas colinas empinadas formadas sobre la tumba. Los kurganes se extendieron por gran parte de Asia Central y Europa durante el tercer milenio antes de Cristo.

Todavía hay muchos kurganes eslavos en Rusia Central, pero todos ellos están vacíos. Durante la larga historia de su existencia, todos los kurganes visibles han sido saqueados en busca de tesoros. Sin embargo, sabemos cómo se realizaban los enterramientos en kurganes.

Un kurgán podía construirse rápidamente juntando una masa de tierra y rodeando los cimientos con piedras o troncos de madera. El cuerpo del difunto se vestía con las mejores ropas y se celebraba un banquete funerario, junto con la cremación del cuerpo. Los restos se enterraban dentro del kurgán y se cubrían con tierra y piedras. Junto con el cuerpo, se podían enterrar armas, armaduras, utensilios domésticos, dinero y otros objetos. En los kurganes eslavos no se colocaban lápidas ni otros signos.

Dólmenes

Un dolmen cerca del río Zhane, región de Krasnodar, Rusia

Los dólmenes, antiguos sepulcros megalíticos, son tan antiguos que ni siquiera sabemos de qué culturas proceden. Los dólmenes se remontan al año 3000-2000 a.C. En Rusia, la mayoría se encuentran en el Cáucaso Norte.

Creados con piedra arenisca y caliza, los sepulcros dolménicos suelen tener cuatro paredes y un techo. En una de las paredes se hace un agujero, probablemente para colocar el cuerpo dentro de la cámara cerrada. Los tapones de piedra se utilizaban para cerrar estos agujeros. Los dólmenes también podían estar cubiertos por kurganes de tierra.

No se han encontrado rastros de kurganes o restos humanos en el interior de los dólmenes, debido a la antigüedad de las estructuras. Pero podemos estar seguros de que se utilizaron como tumbas: están orientados astronómicamente, y algunos se utilizaron claramente como criptas familiares y otros como santuarios.

LEE MÁS: Los 6 monumentos prehistóricos más sorprendentes de Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies