¿Cómo se lavaba la ropa en la URSS?

En la lavandería Chaika de Moscú.

En la lavandería Chaika de Moscú.

Viktor Chernov/Sputnik
En las grandes ciudades, la gente podía lavar la ropa en lavanderías de autoservicio, mientras que en los ríos y estanques de los pueblos pequeños todavía se pueden encontrar plataformas de madera donde la gente lavaba la ropa.

Si has estado alguna vez en un pueblo ruso, probablemente habrás observado que en los ríos y lagos hay plataformas de madera que se extienden desde la orilla. Estas plataformas no se construyeron para pescar o disfrutar de las vistas de la orilla, sino para lavar la ropa.

Lavando una alfombra, región de Krasnoyarsk.

Hace apenas un siglo, así se lavaba la ropa incluso en ciudades como Moscú y San Petersburgo. Se consideraba un trabajo muy duro, especialmente en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando no todas las casas tenían agua corriente. Hoy en día, estas plataformas de madera se utilizan sobre todo para lavar alfombras, y sólo en verano, cuando el agua está caliente.

Día de lavado en la región de Vologda, 1950.

Para lavar la ropa en casa, la gente utilizaba una palangana y una tabla de lavar. La ropa se frotaba en la tabla y luego se aclaraba con agua jabonosa en la palangana. En lugar de polvo detergente, la gente solía utilizar jabón para lavar la ropa. Parece bastante sencillo, pero en realidad era un trabajo duro, y uno podía rasparse fácilmente las manos en la superficie de la tabla de lavar. El lado positivo es que lavar la ropa de esta manera no requería electricidad.

Una escena de la película

Las prendas blancas, como la ropa de cama, las camisas y las toallas, se ponían en remojo antes del lavado. Para ello, se disolvía jabón de lavandería rallado en agua caliente y se dejaba reposar la ropa en ella durante varias horas. Las prendas especialmente sucias podían hervirse en una solución jabonosa con la adición de sosa. El jabón de lavandería contenía una gran cantidad de álcali, lo que le permitía deshacer la grasa.

En el sanatorio de lavanderías, Siberia, 1981.

Las primeras lavadoras soviéticas aparecieron a mediados de la década de 1950. Las listas de espera para las variedades más básicas de los modelos Viatka, Riga, Ural u Oka podían durar varios meses, pero la espera merecía la pena, ya que una lavadora te ahorraba mucho tiempo y trabajo. Todos estos modelos tenían un diseño más o menos similar y eran conocidos popularmente como “cubo con motor”. El artilugio se colocaba dentro de una bañera, se llenaba de agua del grifo y se utilizaba para hacer la colada de una familia durante la semana. El agua jabonosa usada por la máquina se vaciaba a través de una manguera de goma en la bañera. Estas máquinas eran bastante buenas para lavar por sí mismas, e incluso llenarlas de agua y luego vaciarlas no era muy complicado. Su principal defecto era la ausencia de un ciclo de centrifugado; había escurridores, pero no funcionaban bien y prácticamente nadie los utilizaba. Por ello, la ropa lavada pero aún no aclarada debía aclararse en la bañera y luego escurrirse a mano. Esta era la parte más difícil de todo el proceso.

Una de las primeras lavadoras, 1958.

Los ingenieros soviéticos también desarrollaron lavadoras compactas que no ocupaban mucho espacio y eran adecuadas para apartamentos pequeños. El primer modelo se llamó Maliutka (“bebé” en ruso), y todas las variedades posteriores de este tipo de lavadora se denominaron extraoficialmente con el mismo nombre. De hecho, todavía se venden en Rusia y son especialmente populares para las dachas. Lo cual tiene sentido si se tiene en cuenta que pesan menos de 10 kg, cuestan un tercio o un cuarto de lo que cuesta una lavadora estándar y pueden lavar hasta 4 kg de ropa de una sola vez.

Lavadora

Un gran avance en la industria soviética de lavadoras se produjo a finales de los años 70 con el lanzamiento de la lavadora semiautomática Evrika. Costaban mucho, pero aun así sólo se podía comprar una si se tenían las conexiones adecuadas. Requería instalación, pesaba tanto como un “puente de hierro fundido” (unos 80 kg) y se conectaba al grifo con una manguera de agua. Pero, a diferencia de sus predecesoras, tenía un ciclo de aclarado y otro de centrifugado, por lo que el resultado no era sólo ropa limpia, sino también escurrida. Sin embargo, durante el centrifugado la máquina se sacudía y saltaba tanto que había que ponerle un soporte especial. “Cuando empezaba el centrifugado, mi abuela le decía a mi abuelo: ‘¡Volodia, ven a sujetarla!’ Así que los dos la sostenían desde arriba y la soltaban sólo cuando terminaba el centrifugado. El jaleo era terrible”, recuerda el moscovita Vasia Shapóvalov de su infancia en la década de 1980.

La lavadora  Viatka-Avtomat

Las lavadoras totalmente automáticas, como la Viatka-Avtomat, aparecieron más tarde, pero eran una rareza, ya que para una familia soviética típica su precio era tan asequible como comprar una nave espacial.

La URSS comenzó a producir detergentes sintéticos al mismo tiempo que las lavadoras. El primer detergente en polvo, llamado Novost, salió a la venta en la Unión Soviética en 1953. Estaba basado en grasa animal hidrogenada. A mediados de la década de 1960, la gama de detergentes en polvo se había ampliado, apareciendo en el mercado las marcas Era, Lotos, Astra, Luch y otras. Además de los detergentes en polvo, también había pastas para lavar. Olían fatal, pero podían hacer frente a casi cualquier mancha. “Podía utilizarse para lavar la ropa, para lavarse las manos o para limpiar el suelo. Incluso ahora, nada puede limpiar las manos de hollín o suciedad después de reparar un coche tan bien como una de esas pastas”, recuerdan muchos rusos.

Lavandería en Chelyabinsk, 1935-1940.

Uno de los objetivos del régimen soviético, especialmente en sus primeros años, era liberar a las mujeres de la esclavitud de las tareas domésticas. En todo el país aparecieron comedores, fábricas de cocinas y enormes lavanderías mecanizadas para ocuparse de las tareas domésticas. Se instalaron lavanderías en las fábricas para los trabajadores, junto con lavanderías municipales donde cualquiera podía hacer lavar sus cosas. Las lavanderías, como todo en la Unión Soviética, tenían que cumplir ciertas normas de funcionamiento.

En la lavandería Chaika de Moscú

En los años 70, muchas grandes ciudades ya contaban con lavanderías de autoservicio. En Moscú, una de las primeras fue la lavandería Chaika, donde se podía lavar y secar la ropa por un módico precio. También ofrecía servicios de planchado y limpieza en seco.

Hoy en día, es difícil imaginar un apartamento sin una lavadora. Las enormes lavanderías que florecieron en la época soviética ya no tienen demanda, aunque en todas las ciudades de Rusia sigue habiendo, así como tintorerías. Se utilizan sobre todo para limpiar artículos difíciles de cuidar en casa, como alfombras, colchas y abrigos.

LEE MÁS: ¿Cuáles son los inventos más relevantes de los siglos XX y XXI, según los rusos?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies