¿Por qué los miembros de las fuerzas especiales soviéticas vestían zapatillas Adidas?

Reuters; Avito
Las zapatillas Adidas se usaron en los uniformes del equipo olímpico soviético pero como si fuera una marca completamente diferente. Después se enviaron a las fuerzas especiales a Afganistán.

A pesar de que en la URSS el modo de vida occidental y todo lo que se producía en él se despreciaba oficialmente y se consideraba “inmoral”, las autoridades soviéticas cooperaron bastante con Occidente. Estos vínculos no se anunciaban públicamente, sino que quedaban en informes internos y narrados por la prensa extranjera. Una de esas alianzas secretas fue con la marca de ropa deportiva Adidas. 

Zapatillas

Contratos secretos

Después de la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos se convirtieron en uno de los principales escaparates de artículos deportivos, aunque fuera de manera indirecta y no oficial. Cualquier empresa soñaba con que sus productos acabaran siendo usados por los mejores atletas. La unión era especialmente atractiva en este sentido: los atletas soviéticos estaban entre los más fuertes, y el carácter cerrado del país atraía una mayor atención.

Se cree que la alianza Adidas-URSS tuvo lugar en 1980, cuando Moscú acogió los Juegos Olímpicos, pero empezó mucho antes.

Viktor Saneev, tres veces campeón olímpico de salto con pértiga

En una nota del Comité del Consejo de Ministros de la URSS para la Cultura Física y el Deporte al Comité Central del Partido Comunista en 1979, titulada “Sobre la cuestión de la cooperación con Adidas (RFA)”, se señalaba que “el Comité de Deportes de la URSS ha mantenido una cooperación constante con la empresa alemana durante 20 años”.

Otras marcas occidentales también aparecieron en los atletas soviéticos. En 1965, The New York Times, citando a la agencia de noticias AP, informó sobre un pedido de 46 pares de zapatos para jugadores de baloncesto que la empresa estadounidense Converse Rubber Company recibió de la URSS.

La explicación del doble rasero del gobierno soviético era sencilla: en el país no se fabricaba un buen calzado deportivo de competición, pues no se disponía ni de tecnología ni de materiales. Pero la situación tenía que resolverse de alguna manera.

“Escondiendo las tres rayas”

Así, en la segunda mitad de los años 70, los dirigentes soviéticos comenzaron a formalizar sus relaciones con Adidas. La empresa se convirtió en proveedora de los próximos Juegos Olímpicos y el principal suministro fue el calzado deportivo moderno. Pero en 1979, las tropas soviéticas entraron en Afganistán, provocando un boicot internacional y un grave enfriamiento de las relaciones con Occidente. Como consecuencia, 65 países, entre ellos Alemania, se negaron a participar en los Juegos Olímpicos, y el proveedor oficial se vio en una situación difícil, porque ya había pagado grandes sumas. Los Juegos se realizaron en circunstancias difíciles. Además, según algunos documentos, Horst Dassler, presidente del consejo de administración de Adidas, actuaba de hecho como asesor de política exterior de los soviéticos durante las tensiones que rodeaban los Juegos, informando a los funcionarios sobre el estado de ánimo en otros países.

Los soviéticos compraron la licencia para producir zapatillas Adidas en territorio soviético.

Los soviéticos, a su vez, plantearon sus propias y duras exigencias a las empresas capitalistas. En primer lugar, hubo que eliminar todos los logotipos y el nombre de Adidas para que el fabricante occidental no apareciera en las fotos o vídeos de los atletas soviéticos. En segundo lugar, había que trasladar toda la producción de ese lote a la URSS y dejar allí el equipo.

Serguéi Bubka, Maestro de Honor del Deporte de la URSS, plusmarquista mundial, campeón europeo y mundial de salto con pértiga.

Para ello, la URSS compró una licencia a Adidas para producir zapatillas deportivas. Era una práctica normal para la empresa alemana; en ese momento, la URSS se convirtió en el vigésimo país que fabricaba zapatos bajo licencia de Adidas. Además de la licencia de los alemanes tuvo que comprar equipos, materias primas químicas y otros materiales necesarios. Según los resultados del examen, los soviéticos solo disponían de tres materiales adecuados para la producción de este tipo de zapatos.

Algunas zapatillas fueron directamente a la exportación, otras a los equipos soviéticos. Y este último sólo recibió zapatillas en color azul

La producción se hizo sobre la base de la icónica silueta Gazelle, en varios colores. Aunque apenas llegó a las estanterías: algunas zapatillas fueron directamente a la exportación, otras a los equipos soviéticos. Y este último sólo recibió zapatillas en color azul. Se conservan las reconocibles tres rayas en los laterales, pero se rediseña por completo el logotipo y se sustituye la inscripción Adidas por “Moscú”.  De hecho, en el país estas zapatillas también se llamaban “Moscú” (Moskva).

Competición internacional de atletismo

Fue entonces cuando los soviéticos quisieron llevar zapatillas de deporte en masa: “Antes de las Olimpiadas no había ningún interés particular (por las zapatillas de deporte). Las usábamos más como calzado deportivo y, por ejemplo, no era habitual llevar zapatillas de deporte para trabajar en una organización decente”, recordaba un hombre que vivió aquellos años. Antes de las Olimpiadas había un montón de material sobre los atletas con fotos, sobre todo extranjeras, fotos de películas... Y todo el mundo se fijó y decidió que las zapatillas con vaqueros eran una gran opción de ropa para el día a día, y empezaron a buscarlas. Y entonces empezó a haber escasez de zapatillas.

Por cierto, la Unión Soviética también intentó fabricar sus propios vaqueros, pero el intento fracasó: no se parecían en nada a lo que era popular en Occidente. Al darse cuenta de que podía ocurrir lo mismo con las zapatillas, Adidas introdujo una estricta selección de personal.

Misha Ulikhanián, director de la fábrica de Yeghvard, que producía productos con licencia de Adidas desde 1985, recuerda: “Los alemanes venían aquí, contrataban a chicas jóvenes de hasta 23 años, no se permitían chicas mayores. No se les permitió llevar a ninguna chica mayor. Y [había una condición] que no hubieran trabajado antes y que no tuvieran ninguna especialidad. Porque a esa edad aún no habían aprendido a realizar trabajos de mala calidad. Así que aprendieron a coser solo zapatillas Adidas quienes no tenían experiencia en la producción de zapatos de baja calidad.

Zapatos “cool” para las fuerzas especiales

Los zapatos cosidos en la URSS no tenían una calidad inferior a los fabricados en Alemania. Y en parte por eso las zapatillas “Moscú”, una especie de rebranding de Adidas, acabaron llegando a Afganistán tras el boicot Occidental a los Juegos Olímpicos.

El hecho es que el equipo estándar soviético no era demasiado adecuado para el terreno rocoso de Afganistán, y el mayor problema estaba en el calzado: las botas soviéticas hacían demasiado ruido al caminar y no eran adecuadas para escalar montañas.

La película

Los miembros de las unidades de élite, como las Fuerzas Aerotransportadas y las Fuerzas Especiales, tenían entonces improvisar: elegir su propio calzado ligero y versátil, adecuado para el terreno. La elección recayó en las zapatillas “Moscú”!, aunque hubo algún percance: “Siempre que era posible, los comandantes ponían a sus soldados en zapatillas”, se menciona un informe de la Oficina de Investigación Militar de EE UU de 1995.

Los mandos soviéticos también eran conscientes de ello, por lo que se oponían a la publicación en prensa de fotos de soldados con zapatillas de la marca alemana. Sin embargo, hubo excepciones y llegaron a publicarse. Entonces eso provocó que aumentara su popularidad de tal manera, hasta el punto de que este modelo fue inmortalizado en casi todos los lugares donde aparecen los soldados soviéticos en Afganistán (y luego Chechenia, donde también se usaban estas en zapatillas): en películas, reconstrucciones militares, figuras de juegos y ambientación de juegos.

Las botas soviéticas hacían demasiado ruido y no eran adecuadas para escalar terrenos montañosos.

La producción de este modelo no cesó hasta 2011, cuando fue sustituido por un zapato más avanzado, creado específicamente para los militares como parte de la reforma de las fuerzas armadas.

LEE MÁS: ¿Por qué Rusia está enamorada de los chándales de Adidas? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies