Cómo una banda de drogadictos, disfrazados de médicos, aterrorizó una ciudad soviética

Kira Lisitskaya (Foto: Gennady Jamelyanín/TASS)
Hacia el final de la época soviética, una banda sanguinaria se dedicó a asesinar comerciantes soviéticos para hacerse con su riqueza ilegal.

A principios de los años 80, una ola de brutales asesinatos sacudió la ciudad de Rostov del Don. Alguien tenía como objetivo a personas que poseían un patrimonio ilegal procedente de la venta de productos en el mercado negro. La policía inició una investigación. Esto es lo que ocurrió...

Asesinos con bata blanca

El 5 de febrero de 1980, la policía soviética registró una llamada telefónica de una mujer conmocionada. Los agentes que acudieron al lugar de los hechos descubrieron los cadáveres de dos mujeres y a la mujer que los había llamado, escondida en el balcón.

Una de las víctimas era conocida en Rostov del Don como alguien que se dedicaba a actividades empresariales proscritas por el código penal soviético, y que, gracias a ello, se había enriquecido considerablemente. La mujer fue descuartizada con un hacha de cocina.

Actividad empresarial ilegal en la URSS.

La otra víctima -la hija embarazada del especulador- había sido estrangulada.

La mujer superviviente, que eludió una muerte segura escondiéndose en el balcón mientras los asesinos torturaban y mataban a sus amigas, fue la que llamó a la policía, pero no pudo informar mucho sobre los atacantes.

Rostov del Don, 1988

Las cerraduras del apartamento estaban intactas, lo que llevó a los detectives a creer que las víctimas conocían a los asesinos y les dejaron entrar voluntariamente en el apartamento.

A las pocas semanas de la investigación, se produjo otro asesinato. La víctima era también una mujer que había sido brutalmente asesinada. Otro detalle similar que conectaba los dos crímenes era que la víctima era cónyuge de un conocido contrabandista local.

Los investigadores tenían sobre la mesa una serie de brutales crímenes sin resolver y se enfrentaban a una presión del más alto nivel de la dirección política para detener el derramamiento de sangre.

Uno de los escasos testigos describió a los atacantes como hombres que parecían proceder del Cáucaso soviético y estaban vestidos con batas blancas de médico. En la ciudad empezaron a correr los rumores sobre la brutal “banda de médicos”. 

El adicto

Mientras los investigadores de la policía escudriñaban en los bajos fondos de la ciudad, Zafas Bartsis, natural de Abjasia, planeaba su próximo crimen con su compañero, Jocheres Kosiyán.

Zafas Bartsis (izquierda) y Khocheres Kosiyan (derecha).

Zafas Bartsis, hijo de un director del mercado central de Sujumi, nació en una familia rica. A pesar de ello y de la influencia de su familia en Abjasia, Bartsis se fue por otro camino y se convirtió en drogadicto y se dedicó a actividades delictivas.

Cuando el padre de Bartsis se enteró de los vicios de su hijo, lo envió a Rostov del Don, una ciudad relativamente lejana, donde no haría sombra a la estimada familia.

Al trasladarse a Rostov, Bartsis se introdujo rápidamente en el submundo criminal de la ciudad sureña. Conoció a Khocheres Kosiyan, un jefe criminal que se hacía llamar “As de picas”.

Además, Bartsis encontró rápidamente una nueva fuente de drogas: dos estudiantes de medicina que comerciaban con sustancias prohibidas para obtener beneficios.

Los delincuentes asaltaban las casas de aquellos individuos adinerados de Rostov que no estuvieran dispuestos a denunciar los asaltos a la policía soviética, porque tendrían miedo de revelar las fuentes de sus ingresos ilegales.

Bartsis necesitaba dinero para financiar su destructivo hábito de consumir drogas. Junto con Kosiyan, Bartsis elaboró un plan: asaltarían las casas de aquellos individuos adinerados de Rostov que no estuvieran dispuestos a denunciar los asaltos a la policía soviética, porque tendrían miedo de revelar las fuentes de sus ingresos ilegales.

Bartsis conseguía batas blancas de los estudiantes de medicina a los que compraba drogas y las utilizaba para engañar a sus víctimas y hacerles abrir las puertas a los delincuentes que se hacían pasar por trabajadores médicos.

Sin embargo, el plan fracasó, ya que la banda estaba formada en su mayoría por drogadictos incapaces de controlarse. Los asaltos se complicaban y dejaron un rastro de cadáveres.

Detención

Los autores pensaron que las víctimas no estarían dispuestas a cooperar con los investigadores, debido a la naturaleza de su negocio. En parte, tenían razón y algunas de las víctimas supervivientes o sus familiares se negaron a cooperar con la policía. Sin embargo, los asesinos no tuvieron en cuenta otra faceta del negocio de sus víctimas y cometieron un error.

Una unidad de policía se prepara para un turno en Rostov en 1980.

Algunos de los especuladores ilegales llevaban un registro detallado de sus clientes, incluidos los que solo compraban un artículo. De ese libro llevado por una de las víctimas, los investigadores recuperaron el nombre de Zafas. Bartsis había comprado una vez un abrigo de piel a su víctima.

Los investigadores siguieron a Bartsis y revelaron sus conexiones con los estudiantes de medicina dedicados a la venta de drogas y con un jefe criminal buscado con el nombre de Kosiyán. A continuación se produjeron las detenciones.

En total se detuvieron unas 40 personas en relación con el caso de los “asesinos de la bata blanca”. Bartsis fue condenado a nueve años de cárcel, y Kosiyán a 15.

Jocheres Kosiyán murió en prisión en 1993 a la edad de 68 años. Se desconoce el destino de Zafas Bartsis.

LEE MÁS: Estos fueron los psicópatas más sanguinarios de la URSS 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies